jueves, 28 de junio de 2012

EL DESEMBARCO ANTIGOMECISTA EN FALCÓN EN 1931

Prof.  Oldman Botello *
                                                                                                                              
       Introducción
Servirá el presente trabajo para arrojar luz sobre un acontecimiento de la historia del estado Falcón, el desembarco de un grupo insurrecto contra el gobierno del general Juan Vicente Gómez (1908-1935), acaecido al oeste de Coro el 12 de octubre de 1931 y cuya hueste era capitaneada por el general Rafael Simón Urbina López (Puerto Cumarebo 1897-Caracas 1950), el oficial merideño José Ángel Cano Rocha, entre otros, vencidos por las tropas gubernamentales bajo las órdenes del general León Jurado Rovero, presidente del estado Falcón, el coronel Agustín Graterol, el viejo general Fermín Palencia y general Jesús María Primera hijo. Muchas leyendas y anécdotas se han reproducido desde entonces sobre la asonada. A la luz de la documentación oficial que se da a conocer, cruzada entre el general Gómez, León Jurado, Vincencio Pérez Soto y otros jefes y oficiales podrá establecerse la verdad de los acontecimientos.

    El general Rafael Simón Urbina López

   Tenía fama de guerrillero este cumarebero que se hallaba en México exiliado después del espectacular asalto a la refinería de Curazao que comandó con éxito, acompañado de Gustavo Machado, Miguel Otero Silva y otros venezolanos y curazoleños en 1929. En tierra azteca preparó desde el puerto de Veracuz una invasión a costas falconianas. Bajo engaño reclutó a 137 nativos de esa nación y junto con ocho venezolanos más puso proa a Venezuela. No se avisó la partida al Dr. Carlos León, abogado, ex castrista y ex gomecista de la primera hora, introductor de las ideas socialistas y del marxismo en Venezuela, Centroamérica y Caribe. En alta mar, revólver en mano, Rafael Simón Urbina reveló la verdad de la asonada y ya no hubo más que hacer, los cosecheros del chicle mexicanos se convirtieron en soldados piratas. El barco, originalmente llamado Elvira, que llevaba a bordo mercancía, cambió su nombre por el de Superior y navegaba con bandera argentina. Casi sin combustible arribaron al estado Falcón, a un sitio llamado Puerto Gutiérrez, embarcadero de una compañía petrolera, no lejos de Capatárida. Ya el Gobierno gomecista estaba alertado desde México sobre la inminencia del desembarco de un vapor extranjero por alguna costa venezolana y prácticamente lo esperaban.

  Los que venían a bordo

   En el barco viajaban, además de Urbina, el doctor Miguel Zúñiga Cisneros, médico, político socialista y científico (Guanare 1897-Caracas 1984); Leopoldo Carotti, capitán del barco pirateado; general José Prevé Curbina, dirigente militar y político mexicano, designado jefe de estado mayor del grupo (fue herido en una pierna en combate); coronel e ingeniero mexicano Álvaro Torres Guerra, de quien se dice fue muy cercano a Pancho Villa, jefe de operaciones; el coronel merideño José Ángel Cano Rocha (fue casado en La Victoria, estado Aragua, con doña Cecilia González Blank, emparentada con los González Estévez, de donde surgieron las esposas de los generales Francisco Linares Alcántara y Raimundo Andueza Palacio); no era militar ni guerrillero, sino comerciante y enemigo del gobierno, emparentado por vía materna con el coronel Pepe Rangel, padre del Dr. José Vicente Rangel. Cano estaba acompañado en el barco, desatentadamente, por su esposa Cecilia y su hija Cecilia Teresa Cano González, de solo tres años de edad, con quienes había partido unos meses antes a México (en La Victoria habían quedado cuatro retoños más a cargo de su abuela doña Matilde Blank de González Estévez; una de ellas doña Josefina Cano González de Subero, quien reside en dicha ciudad y recuerda lo que le contaba su madre); el coronel Cano se encargaría de las ametralladoras.
  Los atacantes contaban con 137 hombres, siete ametralladoras, varios mauselines o máuseres livianos de repetición; granadas de mano, dinamita, pistolas, dagas, sables y medicinas.

Los jefes y oficiales gubernamentales 

   Las fuerzas del gobierno gomecista que participaron en las operaciones contra los invasores estaban encabezadas por el general León Jurado Rovero, experimentado y veterano jefe (Hato El Manglar 1874, Falcón-Caracas 1958), quien se desempeñaba como presidente del estado Falcón e incondicional afecto al régimen; el coronel Agustín Graterol, jefe militar de la plaza ( su hija doña Dolores -Lola- Graterol casó con el boticario guariqueño de Valle de la Pascua don Didalco Bolívar, emparentado con los Manuitt de Chaguaramas); general Fermín Palencia, viejo guerrero de la Sierra coriana; general Jesús María Primera hijo. Del Zulia fueron enviados por el secretario general Leonardi Villasmil (el presidente del estado general Pérez Soto estaba en Caracas) el general  Néstor Maya, gobernador de Maracaibo; coronel Mario Maya, gobernador del distrito Bolívar, Santa Rita; coronel Antonio Maya, gobernador de los Puertos de Altagracia (todos trujillanos, parientes; los maracuchos decían “el pecador arrepentido [Pérez Soto] está enredado en un mayal); general Martín Romay Añez, coronel Manuel Castro, coronel Belén Pino, que fue el primero que salió a encontrar a los sediciosos por órdenes del general Gómez, con 100 hombres del batallón “Bárbula”, 100 reclutas y voluntarios y fue uno de los que más combatió en las sabanas corianas y en la Sierra tras Urbina y sus secuaces, pues era hombre de pundonor y no podía llegarle con cuentos a su jefe el general Pérez Soto.

El desembarco y primeras acciones

   A la una de la mañana del 12 de octubre de 1931, el telegrafista de Capatárida Alcifredo Padrón notifica al general León Jurado en Coro el desembarco de Urbina en Puerto Gutiérrez, cerca de esa población, con hombres armados y pertrechos. La información inmediatamente fue retransmitida a Maracay al general Gómez, acostumbrado a esos madrugonazos, como cuando  sus hijos Vicentico, Florencio, Juan Vicente y Gonzalo Gómez lo despertaron muy de mañana el 7 de abril de 1928 en su casa de veraneo de Ocumare de la Costa, para participar el alzamiento de Miraflores y el cuartel San Carlos. En ambas oportunidades se sentó con el telegrafista a dar órdenes y recibir información. La primera orden fue que el coronel Belén Pino saliera del Zulia con 100 oficiales y soldados del ejército regular del batallón “Bárbula” y otros cien hombres reclutas y voluntarios hacia Falcón. En cuatro horas los reunieron y cruzaron el lago hasta los Puertos de Altagracia de donde siguieron en camiones hasta Capatárida. León Jurado despachaba al mando del coronel Agustín Graterol 150 hombres de Churuguara, 20 de Sabaneta de Coro, 20 de Urumaco y 40 de las fuerzas acantonadas en Coro. Con esto bastaba y sobraba para doblegar a los atacantes, que irrumpieron en Capatárida a las seis de la mañana, haciendo huir a la sorprendida guarnición y autoridades encabezadas por el general S. Borregales con cuyos oponentes cruzaron algunos tiros mientras tuvieron proyectiles. En la mañana del día 13 llegaron las tropas zulianas a dicho pueblo en rol de combate pero ya Urbina la había desocupado a las 5 de la tarde del día anterior. Hubo varios combates entre Capatárida, la sabana inmediata, Orocodones y el camino de la Sierra, vía Buenavista. Una emboscada de los revolucionarios resultó victoriosa bajo la dirección del coronel Cano Rocha que fue ascendido allí mismo por Urbina a general de regimiento. Dejaron un estero de cadáveres en la quebrada de Taques. Allí mismo fue atacado por 200 hombres al mando del coronel Agustín Graterol y el teniente  Conrado Rivero que ignoraban estar a tiro fijo de las ametralladoras de los sediciosos.

  Hubo un momento en que sin temor a las balas, los bravos oficiales y soldados del gobierno avanzaron por la derecha de Cano que ya no podría recibir más refuerzos porque los habían cortado. Tomó una ametralladora con algunos de sus hombres y salió al frente. Explica el telegrafista y escritor carabobeño de Güigüe, don Teobaldo Mieres, de acuerdo a relato de participantes en el encuentro, que supuestamente
      […] El avance de Cano apenas sería de veinte metros cuando se vio obligado a refugiarse en un árbol que le quedaba a la izquierda porque del lado derecho le venía una    
            lluvia de proyectiles. Cuando Cano intentaba dirigir el fuego de su ametralladora  en dirección de los que le tiraban a punto fijo, una bala lo hizo hacer de rodillas  y
            después sentado, en presencia de todos sus compañeros”.

Allí vino la desbandada y la corneta de los urbineros tocó retirada.  Sigue don Teobaldo Mieres con su relato:

 […] Un soldado falconiano hasta hoy desconocido, viendo el campo de batalla esterado de queridos camaradas, al pisar las posiciones enemigas y notar que no habían tenido
       casi bajas, enfurecido blandió un machete y remató al herido Cano, ignorando quién sería y tan solo creyendo que con sangre podía vengar la muerte igual de tantos
        compañeros de armas”. (Mieres, 1936: 49-50)

  Cuando la esposa recorrió el campo en busca del cadáver de su esposo y lo identificó, dijo un soldado gubernamental: “Ese catire peleó como un tigre”.
  El ejército gubernamental perseguía de cerca a Urbina, auxiliado por expertos guías de la montaña.  Pero a este también lo ayudaban a escapar campesinos conocidos y hasta dueños de fincas que lo internaban en las oquedades de la sierra. Urbina era Urbina.
     El coronel Antonio Maya le envía desde Pedregal un telegrama el 18 de octubre a las 4 p.m. al general Gómez, participándole: “Me  encuentro en esta, marchando hacia El Paraíso, guaridas del faccioso Urbina a fin de interceptarlo nuevamente y evitar en lo que le sea posible cualquier recurso que puedan proporcionarle sus amigos. En Playa Bonita, como usted debe estar en cuenta, lo tuvimos sitiado y hay sospechas que baquianos del mismo lugar lo sacaron, pues él se encontraba en situación lamentable de cansancio y desorientado”. (AOB)

Por culpa de la invasión no hubo cine en Mérida de Yucatán

   El 16 de octubre zarpó del territorio falconiano la cañonera José Félix Ribas llevando remolcado el vapor “Superior” hasta Puerto de Cabello donde fue entregado a funcionarios aduanales. A bordo del barco pirata llevaban mercancías, inclusive las películas que pasarían esos días en Mérida de Yucatán, enviadas por la Metro Golding Meyer y las cuales fueron reclamadas desde Estados Unidos al representante de la empresa en Caracas, quien debía interceder ante el Gobierno. Esa semana no hubo cine en Mérida, al menos las películas que identificaban el león de la Metro. Pero hay más. El Secretario de Estado de los Estados Unidos, a través del Cónsul en Puerto Cabello también solicitaba reclamar ante el Gobierno sendos cargamentos  de las firmas norteamericanas National Paper and Type, Samborn’s Brothers y la Metro Golding. Responde que el asunto sigue su curso legal por el ministerio de Hacienda.

El presunto fusilamiento de los prisioneros

  Tanto desde México como de los Estados Unidos corrían alarmantes noticias. Los periódicos mexicanos anunciaban que 66 connacionales habían sido fusilados por las fuerzas gubernamentales: desde Washington también recibieron la información. La Legación venezolana en EE. UU. Se apresuró a responder: “Venezuela es un país civilizado, en donde la costumbre de fusilar a los prisioneros es desconocida y estrictamente prohibida por la Constitución. Prisioneros están sometidos a los regulares procedimientos legales”. (AOB)

   Siempre hubo desde entonces la conseja de que el general León Jurado habría dicho que “los zamuros corianos comerán carne mexicana”. La falacia de la especie la desmiente el telegrama que el  19 de octubre de 1931  envió el general Jurado al general Gómez: “Recibido. Tomo muy buena nota de las órdenes que me da Ud. en relación con el prisionero Álvaro Torres Guerra y en tal virtud se le guardarán consideraciones y se procurará que no le falte ningún cuidado, sin dejar de tenerlo con las debidas seguridades. Aprovecho significarle que todos los prisioneros así como también los heridos se están tratando de la mejor manera posible”. (AOB)

   Desde Bolivia (¿la ciudad de Pedraza, en Barinas o Zamora?), el coronel José Vicente Rangel Cárdenas, Don Pepe Rangel, felicita al general Gómez ignorante de que uno de los caídos en la acción era su pariente José Ángel Cano Rocha: “Permítome enviarle mis sinceras felicitaciones por el nuevo triunfo de armas que acaba de realizar el ejército nacional que Ud. brillantemente dirige. Por aquí ninguna novedad”. Y desde Barcelona hace lo propio el secretario de Gobierno de Anzoátegui, el periodista y escritor Enrique Bernardo Núñez, futuro patrono de los Cronistas venezolanos, ante el secretario del Presidente de la República Dr. Rafael Requena: “Cordiales felicitaciones por éxito armas nacionales [en] Coro, que reafirma paz inconmovible sostenida querido Benemérito Gral. Gómez”. (Ibídem)

    Así terminó la asonada con los mexicanos. Todo volvió a la calma. Continuó la “paz inconmovible” en el país a la que hace alusión Enrique Bernardo Núñez. Rafael Simón Urbina desapareció en la montaña y ya no volvería a Venezuela hasta la muerte del general Juan Vicente Gómez. En la cadena de sus fechorías, el 13 de noviembre de 1950 quitaría la vida con otros paisanos suyos al Presidente de la República coronel Carlos Delgado Chalbaud. En ello le fue la vida y entró malamente en la historia.


 *Cronista de Maracay- Mpio. Girardot- Aragua
                                                                                                                                       oldmanbotello@hotmail.com

FUENTES:
Archivo de Oldman Botello (AOB)
Diccionario de Historia de Venezuela. 2ª. Edición. Caracas: Fundación Polar
MIERES, Teobaldo. (1936) Rafael Simón Urbina y 137 mexicanos en Venezuela. San Juan de
                                              los Morros, Tipografía El Lugareño.
Informantes: Doña Josefina Cano González de Subero (La Victoria); Prof. Gisela Pastori de Núñez (La Victoria)




Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40