miércoles, 4 de diciembre de 2013

Francisco “libertad” Miranda en Pensacola, su sueño integracionista




Eumenes Fuguet Borregales (*)
 
El 25 de enero de 1771 nuestro siempre precursor, Francisco “Libertad” Miranda sin haber cumplido todavía los 21 años se embarca para España, con el propósito de servir en el ejército real; combatirá en tres continentes: África, Europa y América; participará en tres de los eventos más importantes de la historia universal contemporánea: la Independencia de los Estados Unidos, la Revolución Francesa y la Hispanoamericana. En homenaje  a Miranda y su sueño integrador, el Libertador propuso el 14 de diciembre de 1819 en Angostura, la creación de la República de Colombia, conocida como la Gran Colombia y Colombia La Grande, integrada por la capitanía general de Venezuela, virreinato de la Nueva Granada y la intendencia Quito, fue proclamada por el soberano Congreso el 17 de diciembre. El nombre provenía de Colombeia, designación inspirada en Pensacola, dedicado al descubridor del continente Cristóbal Colón. Inglaterra dividió la Florida en dos grandes regiones: la Florida Oriental con la capital en San Agustín, ubicada en el Atlántico, y la Florida Occidental cuya capital es Pensacola, cercana al golfo de México y en la bahía de su nombre. España desde 1779 tenía en sus planes liberar la Florida, a tal fin en Cádiz prepara a comienzos de 1780 una flota para combatir a los ingleses en el Caribe. El regimiento Aragón cuerpo principal de las fuerzas de desembarco, al mando del general Juan Manuel Cagigal Monserrat (no confundirlo con Juan Manuel Cagigal y Niño, quien estuvo luchando en Venezuela), Zarpa el 28 de abril de 1780; la flota estaba al mando de José Solano y Bote, quien estuvo  como capitán en Venezuela en 1763, construyó el fortín Solano de Puerto Cabello en 1766 y funda Chacao en 1768. En la expedición se encontraba el capitán Miranda a las órdenes directas de Cagigal como su edecán; llegan a la Habana el 4 de agosto de 1780. Luego de los preparativos para apoyar en la Florida al general Bernardo de Gálvez, gobernador de Luisiana, que desde agosto de 1779 había estado atacando las posesiones inglesas en la Florida occidental. De La Habana salieron mil seiscientos soldados el 9 de abril de 1781; luego de la destrucción del arsenal británico por un tiro de obús, las fuerzas desembarcadas, logran el triunfo a las tres de la tarde del 9 de mayo de 1781 sobre los ingleses que contaban con el apoyo de mercenarios alemanes y de indígenas seminolas. Miranda asienta en su famoso diario que en el fuerte George en posesión de los ingleses, izaron la bandera blanca en señal de rendición, iniciándose la capitulación por parte del general inglés John Campbell  y Gálvez. Las bajas totales de ambos ejércitos fue de: 224 muertos y 257 heridos. La victoria en Pensacola permitió a España recuperar la Florida, la cual controlará hasta 1819. Por su labor en la planificación y estudio del terreno, Miranda fue ascendido a Teniente Coronel el 20 de julio; permaneció destacado corto  tiempo en esa región, que aprovecha para adquirir  un lote de libros, que aumentará su maravillosa biblioteca; también compró cuatro esclavos negros como forma habitual en la época para proveerse de servidumbre, los cuales vende al regresar a la Habana. Es en Pensacola donde Miranda concibe por primera vez la idea de una gran patria libre para Hispanoamérica, visualizaba un nuevo gran estado que abarcaría desde el Río Misisipi hasta Cabo de Hornos a la que llamaría poco después Colombia o Colombeia. Colombeia es el nombre del extenso archivo de Miranda. El 15 de Marzo de 1810 publicó en Londres el primer número del periódico “El Colombiano” que circuló quincenalmente en Caracas, Buenos Aires, Santa Fe, Trinidad, Veracruz, México, Rió de Janeiro y la Habana. En Pensacola despunta la personalidad de Miranda con amplia visión futurista en la concepción de una gran patria. Fue el primero en concebir  la necesidad de una Hispanoamérica unida,  también el primero que habló al mundo en nombre de América. Le diría a su ayudante el francés Manuel Servier (1785-1816): “Mi primer pensamiento de hombre ha sido un sentimiento de celo nacional, participando en la emancipación de los Estados Unidos. El  primer impulso de mi alma, fue un voto por la liberación de los lugares que me vieron nacer, porque no me atrevía a llamar a la América una patria. Este sentimiento de amor por la libertad, llegó a tener sobre mí tal ascendiente, que desde entonces todos mis pensamientos a él se referían, él se convirtió en móvil de todas mis acciones y en causa de todos mis viajes…Nuestro glorioso Himno Nacional en su tercera estrofa nos recuerda: “Unida con lazos que el cielo formó, la América toda existe en nación”.
(*) Gral. de Bgda.                                                                           churuguarero77@gmail.com
@eumenesfuguet
 Historia y Tradición



Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40