viernes, 13 de julio de 2012

Madre María de San José, primera Beata de Venezuela

Eumenes Fuguet  Borregales (*)
En la población de Choroní vio la luz primera el 25 de abril de 1875, Laura Evangelista Alvarado Cardozo, futura Madre María de San José; dilecta hija de don Clemente Alvarado y doña Margarita Cardozo. Realiza los estudios elementales en el pueblo natal y en Maracay. Desde joven siente el llamado del Supremo Creador, dedicándose a partir de los diecisiete años, con gran entusiasmo, fervor y apostolado con la catequesis para la debida formación de los niños maracayeros en su Primera Comunión; a tal fin creó una escuela católica gratuita. Por su elevada fe recibe el santo escapulario de la Virgen del Carmen.
En 1889 el sacerdote Justo Vicente López Aveledo, conocido como “El Apóstol de la Caridad”, funda la Sociedad de las Hijas de María; Laura pasa a formar parte de ella, renovando así sus primeros votos. En 1893 el presbítero López Aveledo, la tiene como valiosa auxiliar. Ella funda el Hospital San José en la “Ciudad Jardín”. El 5 de mayo de 1889 el padre López, su guía espiritual y permanente consejero, la encarga de la jefatura del centro hospitalario.
 El 11 de febrero de 1901 ambos deciden fundar una congregación, extendida por varias diócesis de Venezuela. Ella dedicó su preciosa existencia en calidad de Hermana Hospitalaria Agustina al cuidado de los enfermos, adoptando el nombre de Sor María de San José el 22 de enero de 1901. Nombrada Superiora General de la Congregación en 1902, cargo ocupado hasta 1960; En corto tiempo muchas jóvenes se incorporaron como voluntarias en su institución estimuladas por la obra cristiana iniciada por Sor María, que facilitó con esfuerzo, apoyo e iniciativas, fundar la congregación dedicada a fundación de asilos, orfanatos, colegios a nivel nacional, pudiendo mencionar entre otras: el hospital de San Vicente Paúl, de La Victoria, fundado en mayo de 1902, el asilo La Inmaculada Concepción de Maracay, fundado en febrero de 1905, el hospital Santa Ana de Coro en 1909, el hospital Mercedes de Calabozo en 1910, el asilo San José de Barquisimeto en 1918, como también en Los Teques, San Felipe, Caracas, Tinaquillo, Coro, Maracaibo, Valencia, Nirgua, Puerto Cabello. Sor María de San José dedicó el tiempo necesario para visitar todas las instituciones hospitalarias, llevando el mensaje de solidaridad y estímulo a las hermanas de la Congregación y de aliento a los enfermos que la veían como a una Santa.
 Antes de morir su padre, Sor María pide a Dios le conceda la oportunidad, para que reciba la extremaunción y contraiga matrimonio con su madre. Don Clemente accede a estos sacramentos; en respuesta a la gracia concedida por Dios, promete guardar ayuno perpetuo, el cual duró diez años, hasta que el padre Vicente López se lo dispensó. En 1950 la congregación con autorización Papal, fue agregada a la orden de los Recoletos de San Agustín y tomó el nombre de Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús. Luego de una larga y activa vida llena de grandes labores, el 2 de abril de 1967 a los noventa y dos años, sufre una trombosis que termina quitando su vida terrenal; en sus últimos momentos había solicitado que se le concediera la posibilidad de que su cuerpo se enterrara en la capilla del Asilo Inmaculada Concepción.
 Por solicitud del padre Romualdo Rodrigo se inició en Maracay en 1978 el proceso de canonización, es designada como Sierva de Dios en 1985; el Juan Pablo II, “El Papa Bueno” en una ceremonia realizada en la plaza San Pedro en Roma, la declaró oficialmente “Beata” el 7 de mayo de 1995, con lo cual se convirtió en la primera Beata venezolana, privilegio que comparte con la Madre Candelaria de San José. Sus restos incorruptos se encuentran en Maracay cerca de la Plaza Girardot, en la capilla de la Congregación de las Hermanas Agustinas Recoletas. En noviembre del mismo año de su beatificación se inauguró un santuario en su honor, lo cual significó una modificación importante en el casco central de la ciudad.
En 1994, Considerando la posibilidad de su beatificación, una vez cumplidos los requisitos de ley, procedieron a la exhumación de sus restos el 19 de enero de 1994, encontrando la urna deteriorada por la humedad y el cuerpo intacto, el cual fue colocado en un sarcófago de cristal para la veneración de sus fieles. Ello permitió que fuera declarada “Venerable” el 7 de marzo de 1992. El cuerpo incorrupto de Sor María de San José, se encuentra en El Boulevard Madre María de San José, Hogar Inmaculada Concepción. Calle Santos Michelena, Nº 14-10. En Choroní un monumento evoca su gran obra benefactora en beneficio de los más desposeídos.
Historia y Tradición
(*) Gral. de Bgda.
eumenes7@gmail.com 
 @eumenesfuguet
www.el-carabobeno.com

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40