sábado, 27 de abril de 2013

Momentos difíciles del Libertador


Eumenes Fuguet Borregales (*)
Durante su existencia dedicada en favor de la independencia de los pueblos de la América del Sur, nuestro Libertador, en algunas ocasiones se vio en la imperiosa necesidad de tratar de atentar contra su valiosa existencia antes que ser capturado o eliminado. Como un ser predestinado para cumplir una noble misión, en unas setenta acciones militares no recibió heridas graves. Bolívar, el 8 septiembre de 1825 se autodefinía: "El Hombre de las dificultades". Su amplia capacidad de asimilar los problemas le facilitó cumplir su juramento de Monte Sacro; superó traiciones, enfermedades, envidias, desconocimiento de su autoridad, hipocresía y todo tipo de adversidades. Pudo atravesar con un ejército semidesnudo el páramo de Pisba a más de 3.000 metros de altura, para vencer en Gámeza, Pantano de Vargas, y en la gloriosa batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819; después vendrían Carabobo, Pichincha, Junín y Ayacucho. 

Ocumare de la Costa: en la ejecución de la Expedición de los Cayos desembarcó en Ocumare de la Costa el 6 de julio de 1816; el  7 el coronel Carlos Soublette es enviado a los valles de Aragua, ante la aproximación del jefe realista Francisco Tomás Morales desde Valencia. El 14 en "Los Aguacates", es derrotado Soublette quien continúa  su marcha. El Libertador al darse cuenta de que las naves de Brión habían zarpado sin su autorización hacia Curazao en busca de víveres. Casi solo y ante la inminente presencia de Morales, estuvo a punto de suicidarse el  día 15, pero la pronta intervención del corsario francés Juan Bautista Bideau impidió la consumación de su funesta decisión; Bideau lo trasladó en la única nave disponible hacia Bonaire, y el 16 regresó a Ocumare y Choroní a buscar a sus compañeros, quienes habían iniciado su famosa "Retirada de los Seiscientos". 

Güiria:
A poco de llegar a Güiria (Sucre), el 22 de agosto de 1816, estalló el complot. Al grito de ¡Abajo Bolívar! ¡Vivan los generales Mariño y Bermúdez!, un grupo de soldados adeptos a los jefes orientales intentó agredirlo. El Libertador se abrió paso espada en mano a fin de evitar ser herido. Bermúdez se abalanzó sobre Bolívar y le tiró un sablazo que hubiera costado la vida del Libertador si no es por la intervención de dos testigos, el coronel Manuel Isava y el licenciado Gaspar Marcano, quienes contuvieron al furioso Bermúdez.
Al Libertador no le quedó más remedio sino embarcarse rumbo a Haití con el propósito de solicitar los auxilios de Alexandre Pétion para organizar una nueva expedición sobre Venezuela. Fue en estas gestiones cuando, al aproximarse a las costas de Haití, su goleta estuvo a punto de irse a pique durante tres días

 Costas de Haití:  Durante los días 23 al 25 de agosto de 1816 durante la travesía hacia Haití, el viento y la lluvia mantuvieron la embarcación a punto de zozobrar; a pesar de la emergencia la nave pudo desembarcar en Jacmel.

 Quiamare: al amanecer del 25 de marzo de 1817, el Libertador salió desde Barcelona hacia Angostura; el coronel Parejo, encargado de la vanguardia, al avistar la presencia enemiga pudo repeler la emboscada; varios oficiales resultaron heridos. Bolívar ileso llegó a Angostura el 8 de abril y estuvo presente en la liberación de Guayana.

 Casacoima: en plena campaña de Guayana, el 2 de julio de 1817, el Libertador remontó la orilla del Orinoco para esperar la flota de Brión. El 4 de julio, las fuerzas realistas desplazaron 6 naves para su captura o eliminación. Cerca de Barrancas, en el caño Casacoima, Bolívar y sus acompañantes tuvieron que lanzarse al caño y nadar para no ser alcanzados por las balas; el Libertador estuvo a punto de degollarse antes que caer prisionero.

Tercera Batalla de La Puerta: el 17 de marzo de 1818, el Libertador atacaba exitosamente las fuerzas de Morales, la llegada del general realista Morillo, en refuerzo de Morales, derrotó a Bolívar, quien en esa oportunidad estuvo a punto de morir, pero la intervención del comandante Valentín García evitó la desgracia; por esta valerosa acción, el Libertador lo denominó: "Valentín Valiente". 

Pativilca: El  7 de enero de 1824 en Pativilca, pueblo costero de Perú, estando enfermo lo visitó su entrañable amigo Joaquín Mosquera y al éste preguntarle qué pensaba hacer, Bolívar, sacando fuerzas de su alma, contestó: ¡TRIUNFAR!...y triunfó en Junín el 6 de agosto.

(*)  General de Brigada                                                                            churuguarero77@gmail.com

@eumenesfuguet
Historia y Tradición

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40