miércoles, 24 de abril de 2013

LA PRIMERA OPERACIÓN EN EL NUEVO MUNDO


Dr. Roger Escalona*

Dra. Rebeca Dominguez**


El mayor hecho humano mundial llevado a cabo, históricamente, fue el conocido como el Descubrimiento de América, tal vez solo comparable con el viaje lunar realizad a mediados del siglo XX (1) De este primer evento solo conocemos determinadas situaciones que ventila la historia, sobre todo la oficial, que es la que los gobiernos de turno nos transmiten a su conveniencia. Es poco lo que se sabe sobre la cotidianidad de aquellos grupos que, con el objetivo de mejorar su forma de vida, se desarraigaron de su lar nativo para incursionar en áreas desconocidas. Dentro de esos aspectos, los de salud han sido poco considerados, a excepción de las planteadas por las sociedades de historia de la Medicina en el mundo. Se sabe que en los viajes de Colon estaba un médico de nombre Bernal, pero en cuanto a cirujanos, se cree que el primero arribó con Alonso de Ojeda(2).
Es de esperar que en todas las expediciones que se suscitaron en los nuevos territorios incluyeran, al menos, alguien con conocimientos rudimentarios que lograran resolver las situaciones de salud de los expedicionarios. Si bien es cierto que médicos y cirujanos se consideraban por separado, la necesidad, en ocasiones, obligaba a reunir los dos ámbitos, a lo que se sumaba los enfoques indígenas, con basamentos mágicos religiosos (1).
 No es que no se practicaran cirugías en la etapa prehispánica o precolombina, como se considera el segmento histórico hasta el descubrimiento. Nuestros habitantes primigenios practicaban una serie de procedimientos que se desenvolvían en el ámbito de lo mágico, pero que se podía considerar como actos quirúrgicos, como eran los masajes, soplos, succiones, botones de fuego sobre las lesiones que sufrían; actos llevados a cabo por el Piache. Distintas tribus realizaban distintos procedimientos, los sàlivas practicaban circuncisiones en ambos sexos; los guamos practicaban las sangrías en los niños para tratar sus enfermedades; se hacían perforaciones en la lengua para la cefaleas, heridas en la frente para tratar zonas dolorosas, drenajes de abscesos, tratamientos de los forúnculos con hojas de ají pajarito empapadas en sebo derretido, emponzoñamiento ofídico y arácnidos, y hasta amputaciones y reducciones de fracturas (3). Desde el punto de vista del registro histórico, Potenziani menciona los realizados por Colon al conseguir aborígenes circuncidados(4).
Tomando en cuenta este hecho, se podría decir que el título de este artículo sería, a todas luces, inadecuado, por lo que el enfoque debería orientarse hacia la primera operación registrada en el Nuevo Mundo, hecho que se dio en 1542, es decir, a cincuenta años de la llegada de los españoles, que bien visto, sería improbable que no hubiese alguien, en las huestes españoles, que realizará algún tipo de cirugía a los heridos en los enfrentamientos con los indígenas, desde el momento del arribo de los conquistadores. Este evento se llevó a cabo en el territorio de la Provincia de Venezuela, cedida a los Welser, casa comercial de Augsburgo, como concesión por el Emperador Carlos I de Alemania y V de España, contrato firmado el 27 de marzo de 1528, fecha registrada como la del nacimiento de la provincia, la cual abarcaba desde el Cabo de la Vela y el rio Yaro o de el hacha – hoy en la Guajira colombiana – hasta Maracapana, en el actual oriente venezolano, sin especificar los hitos geográficos hacia el interior de tierra firme(2,5). Ninguno de los términos del tratado fueron cumplidos por los Welser, puesto que todos sus representantes se dedicaron a la búsqueda de El Dorado, siendo Felipe de Hutten, el último Capitán General y Gobernador de los alemanes, quien había llegado a Santa Ana de Coro el 06 de febrero de 1535, acompañando a Jorge Spira (6,7). Fue el que recorrió mayor extensión y cuya expedición fue la más prolongada, 5.000 kms en 5 años (5).
Es en el marco de esta empresa que se efectúa el hecho a tratar, cuando Hutten y sus hombres llegan a los que describen como El Dorado, en el llamado Reino de los Omaguas u omeguas, lugar situado por los distintos autores en la zona del Caquetá y el Caguán.(7-9. ) Al hacer los cálculos con el astrolabio, regístrose como ubicado en el ecuador, a decir de Oviedo y Baños. Esta ubicación se considera que es parte de la provincia de Venezuela por la imprecisión de los límites tierra adentro, como ya se mencionó. En su cabalgadura, y al intentar tomar algunos indígenas como prisioneros para interrogarlos, uno de ellos lo hiere con una lanza en la región axilar derecha, siendo recogido por dos de sus hombres y trasladado a un caserío cercano en una hamaca, lo que tomó un día de camino (7,9) Al llegar es atendido por un soldado madrileño que – a decir de Oviedo y Baños - no tenía conocimientos sobre cirugía (9). Su nombre, Diego Montes de Oca, conocido como El Venerable, de gran consideración y de quien Herrera Luque lo cataloga como el más grande cirujano de la zona, lo que hace pensar que habría varios(6,9). Luego de restañar la herida con agua hirviendo, hace vestir a un indio esclavo con la saya de Hutten y, colocándolo en la cabalgadura del Capitán General, recrea la herida y procede a explorar las lesiones en el indio para comprender las lesiones y actuar en consecuencia (8,9). La víctima falleció, no así Hutten, quien se recuperó y continuo su expedición hasta regresar y enfrentar su sino con Juan de Carvajal, quien lo ejecuta.(3)
Como se ve, no solo se trataría de la primera operación registrada en la historia americana, también sería el inicio americano de la cirugía torácica y podríamos elucubrar sobre considerar este hecho histórico como los inicios de la Cirugía Experimental americana, puesto que El Venerable utilizó un modelo para la comprensión del trauma sufrido por Hutten que, para ellos, era animal.
Una vez más, podemos evidenciar como la historia y la medicina coincide en un mismo momento.

*Dr. Roger Escalona
Jefe del Departamento y Director del curso de postgrado en Cirugía General del Hospital General del Oeste “Dr. José Gregorio Hernández”, Caracas, e Individuo de Número de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina en el sillón XVI

 **Dra. Rebeca Dominguez
Residente del postgrado de Cirugía General. HGO



Referencias
1) Escalona, R: La atención hospitalaria en la Caracas colonial. Rev Ven Cir
61(3) 2008  139-143.
2) Donis, M.A: Formación territorial del occidente venezolano Boletín de la
Academia Nacional de la Historia 2011 376(94) 9-110
3) Escalona R: Cirugía en la época de la Independencia. Conferencia dictada n el Hospital Domingo Luciano, 2010
4) Potenziani, J Historia de la circuncisión y su trascendencia en las diferentes culturas En Temas actuales en Urología 2006 Moore de Venezuela 299-285
5) Morón, G: Ciudades venezolanas fundadas para 1627 En: Historia de
Venezuela sexta edición Italgràfica 1974 103-106
6) Herrera L, F: Los vecinos de Coro En: La luna de Fausto Capítulo III
 Pomaire 1983 Caracas 126-145
7) Morón G: Los Belzares en Venezuela En: Historia de Venezuela 1974
sexta edición Italgràfica 1974 10-78
8) Herrera L, F: Los polvos de Oro En: La luna de Fausto Capítulo VI  Pomaire 1983 Caracas 268-279
9) Oviedo y Baños, J: Entra Felipe de Utre en Macatoa y con el favor de su
cacique descubre los omeguas. Queda herido en el primer encuentro y con
un modo extraño lo cura Diego de Montes. Historia de la conquista y
población de la provincia de Venezuela Libro tercero Capítulo I Biblioteca
Ayacucho Caracas 1992 pag 93 – 98


Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40