sábado, 19 de septiembre de 2009

JOSÉ CORTES DE MADARIAGA / Primera parte

NICOLÁS PERAZZO.

Santiago de Chile, 8-7-1766 / Riohacha, Colombia, Marzo 1826
Sacerdote y Doctor en los dos derechos, canónigo de merced de la Catedral de Caracas; escritor, orador y político, una de las figuras principales de la revolución de Venezuela el 19 de Abril de 1810. Hijo de Francisco Cortés Cartavia y de Mercedes Madariaga y Lecuna. Muy joven inició sus estudios en el seminario de su ciudad natal. En 1788 se ordenó de sacerdote. Continuó sus estudios hasta doctorarse en la Universidad de San Felipe (Chile). En 1798, en competencia con el Dr. Miguel de Eizaguirre, aspiró a la cátedra de decretales en la misma universidad en la cual se había graduado. Por no haberse producido la decisión en Chile, los dos contendores viajaron a Madrid ese año en busca del fallo correspondiente. Al cabo de dos años, las autoridades españolas optaron por no dar la cátedra a ninguno de los dos aspirantes. Cortés de Madariaga, por Real Cédula del 17 de Agosto de 1800, recibió una prebenda de merced en la Catedral de Santiago. El 12 de Abril de 1802 se embarcó en España rumbo a Chile, pero por contrariedad de los vientos, llegó a Venezuela, “casi como un náufrago”, dice Cortés. Ese mismo año, de La Guaira pasó a Caracas , y allí solicitó una canonjía en la Catedral de Caracas, la cual le fue concedida el 8 de Marzo de 1803, y de ella tomó posesión el 28 de Julio del mismo año. El 22 de Julio de 1804, desde Caracas solicitó al inquisidor decano del Tribunal del Santo Oficio en Cartagena de Indias, que se le nombrara Comisario de la Inquisición en Caracas. Su solicitud no fue atendida. El 19 de Abril de 1810 se hallaba en los alrededores de la Iglesia de La Merced, cuando fue advertido por el Presbítero José Félix Blanco de los acontecimientos que se estaban sucediendo ese día en la mañana, y en consecuencia, se trasladó al Ayuntamiento, en momentos cuando los cabildantes y otros señores allí reunidos estaban pidiendo al Capitán General Don Vicente Emparan y Orbe, una definición de su actitud frente a la situación política planteada. Cortés de Madariaga, diciéndose representante del clero, fue uno de los que le conminaron en tal sentido. Emparan, antes de tomar alguna decisión, se asomó al balcón del Ayuntamiento, y dirigiéndose a la muchedumbre congregada en la Plaza Mayor, le preguntó si le querían como gobernador. Cortés de Madariaga, quien había seguido al Capitán General, detrás de éste, hizo señas negativas con la mano, a lo cual la multitud respondió : “ No, no lo queremos”; después de lo cual, oida esta exclamación, Emparan les dijo “…. Si no me queréis, pues yo tampoco quiero mando….” y presentó la renuncia de su investidura. Acto seguido se constituyó un nuevo gobierno que tomó el nombre de “Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII”, formando Cortés parte de ella como representante del clero. El 15 de Julio de ese mismo año, llegó a La Guaira Narciso Coll y Prat, nuevo Arzobispo de Caracas, y al puerto marcharon, comisionados por la Junta Suprema, Cortés de Madariaga, Juan Germán Roscio y el secretario José Ventura Santana, con el objeto de someter al prelado a un interrogatorio y así conocer sus sentimientos sobre la decisión recién tomada en Caracas. El 21 de Diciembre del mismo año, por disposición de la Junta Suprema, Cortés emprendió viaje a la Nueva Granada, donde cumplió una misión diplomática ante el gobierno de aquel Estado, presidido por Jorge Tadeo Lozano. El objeto de la misión era la de arreglar las amistosas relaciones entre los dos pueblos. Al llegar a Timotes (Edo. Mérida), Cortés de Madariaga retiró dos edictos firmados por Santiago Hernández Milanés, Obispo de Mérida, y colocados en la puerta del templo y otros lugares. El 6 de Febrero de 1811, el Obispo Hernández Milanés decretó la excomunión de Cortés de Madariaga, la cual fue suspendida solo después que Cortés de Madariaga restituyese los papeles en su lugar y manifestase públicamente su arrepentimiento. El 6 de Marzo de 1811 Cortés se hallaba en Bogotá. El mismo día se iniciaron las conversaciones , las cuales concluyeron el 28 de Mayo con la firma del Tratado de Alianza y Federación entre Venezuela y Cundinamarca . El 14 de Junio salió Cortés de Madariaga de Bogotá, llevando consigo el primer documento diplomático firmado por un representante venezolano con un gobierno extranjero y 250.000 pesos enviados por Cundinamarca a Venezuela como auxilio. El viaje de regreso lo hizo a través de los ríos Negro, Meta y Orinoco, y dejó a la posteridad lo que él llamó “Diario y Observaciones del Pbro. José Cortés de Madariaga en su regreso de Santa Fe a Caracas, por la vía de los rios Negro, Meta y Orinoco”. Es un trabajo lleno de narraciones y comentarios del autor, acompañado de un plano. El Padre Madariaga cuenta que mientras navegaba con sus compañeros por el río Meta, uno de ellos que era músico, y que “su inclinación lo obligó a soltar los remos y tomar la flauta para ejecutar la Canción de Caracas, Gloria al Bravo Pueblo, etc., y al resonar el suave instrumento unieron sus voces quienes sabían la letra, e hicieron sentir los ecos de la libertad a los bogas, interrumpiéndoles por largo intervalo que continuasen su ejercicio y produciendo en mi corazón emociones tiernas”. El 29 de Junio de 1812, el General Francisco de Miranda, desde los valles de Aragua, donde operaba contra Domingo Monteverde, dispuso que Monseñor Coll y Prat fuese reducido a prisión por considerarlo contrario a la causa de la república, y el encargado de este cometido fue el canónigo Cortés, quien debía entregar la persona del pontífice al gobernador militar de La Guaira Manuel María de las Casas. La detención del arzobispo quedó sin efecto por la intervención del General José Félix Ribas y del Dr. Francisco Javier Yanes, también comisionados de Miranda para la citada operación.
Con ocasión de la capitulación del General Miranda el 25 de Julio de 1812, Cortés pasó a La Guaira en procura de medios para salir de Venezuela, y allí fue apresado por Francisco Cervériz, junto con varios revolucionarios. El 8 de Septiembre del mismo año fue remitido a España en unión de Juan Germán Roscio, Francisco Isnardi, José Barona, Juan Pablo Ayala, José Mires, Juan Paz del Castillo y Manuel Ruiz. Es el grupo al cual Domingo Monteverde dio el nombre de “los ocho monstruos” en su comunicación a las autoridades de la Península cuando hizo el envío de los prisioneros. Cortés fueron confinados en la prisión de Ceuta, después de 7 meses en La Carraca de Cadiz. En 1814, gracias a la intervención del mercader británico Thomas Richards, los prisioneros se fugaron y fueron a dar a Gibraltar, donde se pusieron bajo la protección de la bandera inglesa; pero el Gobernador de la zona los entregó de nuevo a las autoridades españolas, y de nuevo fueron confinados en Ceuta, hasta el 21 de Noviembre de 1815, cuando recobraron su libertad por mediación de Richards ante el gobierno inglés y la opinión pública. En 1816 el canónigo se hallaba en Jamaica. A comienzos de Abril de 1817 llegó a Margarita, y el 17 del mismo mes publicó un manifiesto, por el cual abogaba por la formación de un gobierno representativo emanado de la voluntad popular. Estas ideas las vio plasmadas el 8 de Mayo de ese año, cuando en San Felipe de Cariaco (Edo. Sucre), se reunió el Congreso de Venezuela convocado por el General Santiago Mariño, integrado por 10 representantes y presidido por Francisco Javier Mayz. El Poder Ejecutivo surgido del Congreso lo designó como representante de Venezuela ante Estados Unidos, pero Cortés no llegó a desempeñar esta comisión, pues el 25 de ese mes, ante la llegada de Pablo Morillo a la isla, se embarcó rumbo a Jamaica. Allí desarrolló actividades a favor del reconocimiento de la independencia de Venezuela, especialmente por Inglaterra. En Kingston entró en contacto con el marino francés Luis Aury, a la sazón jefe de una flotilla corsaria en busca de patentes para actuar. El 3 de Junio de 1818, Cortés de Madariaga, autodenominado “Ministro Extraordinario de las Repúblicas de Buenos Aires y Chile, extendió a Aury un documento por medio del cual lo comisionó para desembarcar en Portobelo y Chagres, con el intento de ocuparlos en normes de las repúblicas de Buenos Aires y Chile. Agregaba Cortés que autorizaba a Aury para que se posesionase de la capital de Panamá y del territorio de su provincia, con el empleo de la fuerza, si fuese necesario. En acatamiento de lo dispuesto por Cortés, Aury se apoderó el mismo mes de las islas Vieja Providencia y Santa Catalina, y en ellas enarboló los pabellones de las repúblicas representadas por Cortés. De estas acciones informó el canónigo en Agosto de 1818 a Juan Martín Pueyrredón, jefe del gobierno de Buenos Aires y también al de Chile. Los proyectos de Cortés de Madariaga estuvieron a punto de realizarse. Entre las causas que lo impidieron está la llegada del General Gregor MacGregor a la Vieja Providencia , con buques, 800 soldados, víveres y material de guerra, todo proveniente de Londres. MacGregor propuso a Aury una operación sobre el istmo para ocupar Portobelo y seguir hacia Panamá, acogiendo Aury los planes del escocés. Otra de las causas del fracaso de Cortés en sus acciones fue la culminación exitosa de la campaña de Nieva Granada (1819) llevada a cabo por Simón Bolívar, lo cual restó importancia a los planes sobre el istmo. En 1820, Cortés participó en la campaña de recuperación de la costa atlántica desde Santa Marta hasta Cartagena de Indias, llevada a cabo por el Coronel Mariano Montilla, y acompaño a este jefe en la ocupación de Cartagena (1-10-1821); de esta plaza pasó a Santa Marta y de allí a Riohacha. El 29 de Enero de 1823, José Manuel Restrepo, secretario de Estado, le anunciaba que el Vicepresidente de Colombia , Francisco de Paula Santander, lo había nombrado Dean de la catedral de Santa Marta; pero Cortés rechazó el empleo, alegando su derecho sobre la canonjía de Caracas, ignorando que ese cargo había sido ocupado desde 1819. Tras el rechazo del deanato de Santa Marta, el Congreso de Colombia acordó darle una pensión para Cortés por considerarlo un acto de justicia para los servidores de la patria. La Gaceta de Colombia del 26 de Marzo de 1826 dio la noticia del deceso de José Cortés de Madariaga declarando que “…a su firmeza se debió gran parte de la Revolución de Caracas del 19 de Abril de 1810…. El Dr. Madariaga merece los mas tiernos recuerdos de los colombianos por su ardiente patriotismo y amor a la libertad”.


Bibliografía :
ARIAS ARGAEZ, DANIEL : El Congresillo de Cariaco. Academia Colombiana de la Historia. Bogotá. 1936.-
BRICE, ANGEL FRANCISCO : Congresillo de Cariaco. Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas. Nº 200. Octubre-Diciembre de 1963.
GOMEZ, JOSE MERCEDES : La Verdad sobre el Congreso de Cariaco. Academia Nacional de la Historia. Caracas. Nº 276. Octubre-Diciembre de 1986.-
PARRA PEREZ, CARACCIOLO : Antecedentes inmediatos del Congresillo de Cariaco. Revista SHELL de Venezuela. Caracas. Número II., 1954.-

La segunda parte elaborada por el Doctor Luis Arturo López Ramírez, corresponde a un complemento muy bien documentado sobre el mismo personaje.

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40