miércoles, 26 de agosto de 2009

La legendaria Ana de Rojas y los verdaderos Amos del Valle de Caracas


Gerónimo Yerena Cabrera
.
Tercera revisión

Cómo la sexta abuela del Libertador trató de envenenar al Tirano Lope de Aguirre
Cómo se formó la “Dinastía” de las Rojas.
Datos parciales de la genealogía del Libertador
Caracas de Antaño

La dinastía de los verdaderos “amos del valle” en Caracas tiene su origen donde comienza la ascendencia del Libertador en la Provincia de Venezuela: La Isla de Margarita y Cubagua.

Isaac J Pardo (Premio Nacional de Literatura de 1984) en su libro Esta Tierra de Gracia (1) en la parte correspondiente a El domador de potros, refiriéndose a El Tirano Aguirre y los acontecimientos durante su nefasta y criminal estancia en Margarita, refiere lo siguiente sic: “En Margarita no cesan de conspirar. Doña Ana de Rojas trama con el marañon Villena el envenenamiento del Tirano. Descubierta la conjura, escapa Villena, y Doña Ana para en la horca.
Sobre el cuerpo aún palpitante de la mujer, los marañones disparan sus arcabuces y Lope celebra los tiros certeros mientras ordena el estrangulamiento del marido de doña Ana, un viejo valetudinario. El verdugo va a casa del anciano, le da muerte y, de paso, mata también a un sacerdote que le hacía compañía”.

Sobre la muerte de Ana de Rojas, José de Oviedo y Baños (1671-1738), sobrino del obispo Diego de Baños y Sotomayor; en su libro Historia y conquista de la población de la provincia de Venezuela, en el Libro Cuarto capitulo IV, publicado en el año de 1723 (2),relata lo siguiente: “Al día siguiente de haber huido Pedro Alonso Galeas, huyó otro soldado, llamado Alonso de Villena, que era uno de los de su mayor confianza y cómplice principal de sus mayores delitos… Luego de esto hizo ahorcar en el rollo de la plaza a una señora principal de la ciudad, llamada Ana de Rojas, tomando por pretexto para crueldad tan inhumana, el que había sido sabedora de la fuga de Villena.
Además de relatar los detalles de ese horrible acto, José de Oviedo y Baños menciona que el esposo de Ana de Rojas, Diego Gómez de Ampuero, también había tenido parte en la fuga de Villena, lo mando a matar junto con el religioso que lo acompañaba”.

El franciscano español Fray Pedro Simón (1574-1628) en el año de 1612 realizó un viaje por Venezuela, el cual lo inicia en Pamplona (Colombia) , hasta Araya (Estado Sucre, Venezuela), a finales de 1613.En esa ocasión tuvo la oportunidad de indagar hechos recientes de lo ocurrido en la Isla de Margarita, en relación con el Tirano Aguirre y Ana de Rojas. En el año de 1627 Fray Pedro Simón escribió su hermoso libro venezolano: Noticias Historiales de Venezuela (3). Relata Fray Pedro Simón lo siguiente: “descubierta las intenciones de Villena, hizo prender a la señora de la casa donde posaban éstos, la cual se llamaba Ana de Rojas, mujer casada y de muy buen nombre. Y achacándole el tirano que, habiendo sabido los conciertos de Villena, no le había querido avisar, hizo que la ahorcasen…..e igual hizo matar a su marido Diego Gómez y a un fraile, sacerdote de la orden de Santo Domingo, con el mismo argumento que utilizó para matar a su esposa”.

Raúl Díaz Legórburu (Premio de Historia 1981) en su libro La Caracas de Bolívar (4). en el capítulo de La Casa Natal del Libertador relata lo siguiente, sic: Ana de Rojas, de la Margarita, muerta por Lope de Aguirre cuando en un convite auspiciado por Pedro Alonso Galea, confabulado junto con Alonso de Villena para matar al Tirano, trató de envenenarlo.

Interesante y ameno el comentario que hace Francisco Herrera Luque en su Historia Novelada, Los Amos del Valle editada en el año de 1979 (5), En el capítulo 46 titulado: Cuando llegaron Las Rojas. Herrera Luque médico psiquiatra, gran historiador e investigador, cronista y hombre de gran cultura, narra lo siguiente: “Cuando Alonzo Díaz Moreno, llega a Caracas con intención de avecindarse en la ciudad, entra a caballo con su mujer Doña Ana, hija de Ana de Rojas y sus dos cuñadas.
El cautivo Garci-González de Silva al verlas sonreir con jactancia remilgona, afirma retumbante: "Son el vivo retrato de su madre, Doña Ana de Rojas, la hembra más grañida y hermosa que pariera la Margarita”.En relación a este comentario sobre la belleza de Ana de Rojas que hace Herrera Luque, Isaac J Pardo en el capítulo La isla de las perlas, de su libro Esta Tierra de Gracia, al hablar de las mujeres de Margarita, cuando se refiere a Ana de Rojas dice: “El rostro de diosa de Ana de Rojas”. Continua Herrera Luque: allí estaba presente Pedro Alonso Galeas, ahora un hombre notable y no un maldito marañon como lo era antes cuando fue compañero de Lope de Aguirre.
Luego que siguieron sus pasos, después de saludar a Garci González de Silva, Pedro Alonso Galeas comentó: “a mi amigo Don Lope de Aguirre, mal llamado el Tirano, pretendió seducirlo. Lo invitó a un almuerzo de sopa de guacuco, chucho asado y toritos rellenos, susurrándole al oído a cada rato y con singular cadencia: mi tiranillo.
A Don Lope, a quien ninguna mujer le había enseñado el colmillo porque era más feo que Sancho Pelao, los requiebros lo pusieron receloso. Cuando entre melindres y con sus propias manos puso en su plato un pescado, la miró de reojo. Sin que ella se diera cuenta lo echó a un perro. El perro murió entre aullidos lastimeros ¡más vale que no¡ Nunca vi tan fiero a Aguirre!”… lo que continúa es similar a los anteriores.
Lo importante de este relato novelado es la intención de Ana de Rojas de envenenar al Tirano.

Más recientemente (2007) el historiador, poeta, literato y abogado Ramón Urdaneta en su libro Historia Oculta de Venezuela (6) en relación al Tirano Aguirre dice lo siguiente: “En la isla, luego de dar garrote al gobernador Villandrando y ahorcar en el rollo de la plaza a doña Ana de Rojas, porque intenta envenenar a Aguirre , siendo su cuerpo aún palpitante, blanco de disparo de los arcabuces, el tirano ordena a la vez el estrangulamiento de su marido Diego Gómez, un viejo valetudinario”. Como se aprecia, Ramón Urdaneta, un investigador de reputación reconocida mantiene lo dicho por Isaac J Pardo.

En este recuento, aunque, ni Fray Simón ni Oviedo y Baños, mencionan la intención de Ana de Rojas de envenenar al Tirano, basta que personas tan notables como Isaac J Pardo, Raúl Díaz Legórburu , Francisco Herrera Luque y Ramón Urdaneta así lo describan, para darle toda la credibilidad que se merece. Sobre Isaac J Pardo muchos saben que fue médico, empresario, historiador y humanista, pero, quizás pocos conocen que fue uno de los pioneros de la Cirugía de Tórax en Venezuela a finales de la década de los treinta.

¿Quién fue Ana de Rojas?Ana de Rojas “La Legendaria” (1525-1561), fue la sexta abuela del Libertador, su origen está entre Salamanca (España), o posiblemente la Isla de Cubagua, según algunos autores.
De haber nacido supuestamente en Cubagua, se llevaría el honor de ser la primera ascendiente del Libertador en nacer en la Provincia de Venezuela, en caso contrario el honor le corresponde a su hija Ana de Rojas, la cual nació en Margarita. Sus padres fueron Lázaro Vásquez de Rojas, natural de Toledo (España), pariente de Alonso de Rojas, uno de los ochos regidores que fueron designados en Cubagua en el año de 1527(7), lo cual demuestra que para la época del nacimiento de ella, ya los Rojas estaban por esas tierras de gracia, y de ahí la posibilidad de que hubiese nacido en Cubagua y no en España.
Ana de Rojas se casó en Cubagua con Don Diego Gómez de Ampuero. Fue un matrimonio distinguido y de familia muy acomodada en la Isla de Margarita, y el fin trágico de ambos ya ha sido narrado.
Tuvo tres hijas: Ana de Rojas, Francisca de Rojas, y Beatriz de Rojas. Con el matrimonio de las tres hijas de la “Legendaria Ana de Rojas”, comienza la historia de “los amos del valle”:

1º Ana de Rojas, la primera hija, casada en Margarita con Alonso Díaz Moreno (1520-1602) natural de Santa Olalla, Provincia de Huelva, ambos quinto abuelos del Libertador.Beatriz Díaz de Rojas hija de este matrimonio, se casó con Simón de Bolívar “El Mozo” en el año de 1592 y desde entonces comienza la línea paterna directa de los Bolívar en el valle de Caracas, y continúa también con ellos la “Dinastía de los Rojas”.
Alonso Díaz Moreno tiene el mérito, para nosotros los caraqueños, de haber sido el primer ascendiente directo del Libertador que llegó a residenciarse en Caracas (8) y trajo a la Capital a su esposa y a sus dos cuñadas.

2º Francisca casada con Francisco Infante (1518-1590) - el vencedor de Guacaipuro- fue junto con Gonzalo de Osorio, uno de los dos primeros alcaldes que tuvo la ciudad de Caracas, y rico encomendero de Baruta; Francisco Infante y Francisca de Rojas, fueron ascendiente directo de la madre del Libretador y de muchos otros proceres de la Independencia de Venezuela. Esto hace que el Libertador fuera descendiente directo por parte de padre y madre de la "Legendaria Ana de Rojas".

3º Beatriz casada en el año de 1574 con Garci-González de Silva (1546-1626) (9). Sobre Garci-González comenta la historiadora Ermila Troconis (10) lo siguiente, sic: “Garci González de Silva fue otro de los grandes terratenientes del valle: con sobrada razón el historiador J.A. de Armas Chitty lo considera el padre del latifundio en esta región y en zonas circunvecinas”.
Casi todas las tierras adjudicadas por Lozada al primer grupo de conquistadores, fundadores de Santiago de León, con el tiempo pasan a ser propiedad de Garci González de Silva”.Todos en Venezuela conocemos al bello pájaro Gonzalito, familia del Ave Nacional el Turpial y del Tordo Maicero, pero, quizás algunos no sepan que su nombre es de origen caraqueño. La historia es está, Isaac J Pardo (11) comenta de Garci-González de Silva que: “Su fama de valiente y su prestigio guerrero no dejaban lugar a dudas. El penacho del extremeño, de plumas amarillas y negras, era conocido y aclamado en toda la provincia. A tanto había llegado su popularidad que la gente llamaba gonzalito a un pájaro canoro que lucía por las enramadas su plumaje amarillo y negro”. El Turpial, el Gonzalito y el tordo amarillo son fáciles de confundir,sobre todo, para una gran mayoría que no se percatan de los detalles en la diferencia de distribución de los colores.

Los herederos de estos tres encomenderos, con los cuales continúan el linaje de los amos del valle y sus respectivos entronques, todos van a ser parientes del Libertador, y de ahí la influencia tan grande que él tenía entre los "mantuanos" caraqueños.

A finales del siglo XVI la representación de los más destacados hacendados-encomenderos del valle, la historiadora Ermila Troconis (12) menciona a los siguientes personajes:
1. Diego Ladrón de Guevara; 2. Juan Martínez de Villegas; 3. Juan de Ibarra; 4. Juan Mijares de Solórzano; 5. Antonio Mejías de Escobedo; 6. Gabriel de Ibarra; 7. Antonio de Tovar; 8. Manuel Francisco Gedler; .9 Mateo Blanco Infante; 10. Rengifo Pimentel; 11. Domingo Baltasar de Fuenmayor; 12. Juan de Liendo; 13. Agustín Nicolás de Herrera; 14. Miguel Ignacio de Portu; 15. Nicolás Sáenz de la Varguilla; 16. José Salvador Medina; 17. Domingo Fernández Galindo y Sayas.
Junto a los tres anteriores mencionados (Garci-González, Alonso Díaz Moreno y Francisco Infante) que suman veinte, y los nueve primeros que cita Troconis, son doce amos del valle que pertenecen de una u otra forma a la dinastía de las Rojas
¡sin lugar a dudas los verdaderos amos del valle son los que entroncaron con las Rojas y por ende con el Libertador!

Esto coincide con el gran cronista e historiador Arístides Rojas en su trabajo El primer Bolívar, de su libro: Orígenes venezolanos. (13), y también, con Francisco Herrera Luque (14) en el primer capítulo de su libro Los Amos del Valle:

¡Veinte somos los Amos del Valle! .

Para esta trilogía (Caracas de Antaño, Los Amos del Valle, Datos Parciales de la Genealogía del Libertador), nada mejor que recordar lo citado por Isaac J Pardo, en el capítulo del Caudillo, de su libro Esta Tierra de Gracia (15) sobre el comentario que hizo de la “dinastía de las Rojas”, Luis de Rojas quién fue gobernador en el período 1583-89 y el cual no tenía ningún lazo familiar con ellos, a pesar de la coincidencia de su apellido:

“…con muchos hijos y nietos que son la mitad del pueblo y acostumbrados a no ser castigados, porque no me puedo averiguar con ellos a causa de que la Audiencia les hace mucho favor porque son ricos…”

Aún más importante este comentario si tomamos en cuenta la opinión que había de Luis Rojas en esa época, tal como lo menciona Guillermo Meneses (16):“El gobernador Luis de Rojas fue de los primeros peleones, violentos, tiránicos y recalcitrantes” y aún así no pudo meterse con la “Dinastía”.

Con esto queda cubierto tanto el inicio de “Los Amos del Valle”, como el principio de la genealogía del Libertador en nuestra querida y cada vez más maltratada capital.

Me pregunto a veces: ¿Qué diría Francisco Herrera Luque y El Libertador sobre los amos del valle del siglo XXI?

Gerónimo Alberto Yerena Cabrera
correo: yerena.geronimo@gmail.com

Bibiografía.
1.- Isaac J Pardo. Esta tierra de Gracia. Monte Avila Editores.1986. Caracas, p. 157.
2.- José de Oviedo y Baños, libro IV. Historia de la conquista y población de la Provincia de Venezuela. Edición Biblioteca Ayacucho 1992, p. 169.
3.- Fray Pedro Simón. Noticias Historiales de Venezuela, tomo II, capítulo XXXVIII. Editorial Biblioteca Ayacucho, p. 259.
4.- Raúl Díaz Legorburu. La Caracas de Bolívar. La casa Natal del Libertador. Gobernación del Distrito Federal. Año cuatricentenario del natalicio del Libertador, p. 87.
5.- Francisco Herrera Luque. Tomo I Capítulo 46. Editorial Pomaire 1979, p. 221.
6.- Ramón Urdaneta. Historia Oculta de Venezuela. Fundur Editores.2007. Nota (190), p. 54.
7.- Arístides Rojas. Orígenes venezolanos. La primera colonia en aguas de Venezuela. Imprenta Nacional, 1972, p. 28.
8.- Gerónimo Alberto Yerena Cabrera. Alonso Díaz Moreno coincidencia con Simón Bolívar “El Viejo”, publicado el día 12 de abril de 2008 en el Blog Venezuela Libre.
9.- Gerónimo Alberto Yerena Cabrera. El Primer Amo del Valle, publicado el 26 de abril de 2008 en el Blog Venezuela Libre.
10.- Ermila Troconis. Caracas, El repartimiento de tierras y solares. Editorial Grijalbo 1993, p. 63.
11.- Isaac J Pardo. Esta tierra de Gracia. Monte Avila Editores. 1084, p. 172.
12.-Ermila Troconis. Caracas, El repartimiento de tierras y solares. Editorial Grijalbo 1993, p. 73.
13.-Arístides Rojas. El primer Bolívar en Caracas. Orígenes venezolanos. Los libros de El Nacional, p.119.14.-Francisco Herrera Luque. Los Amos del Valle. Capitulo 1. Editorial Pomaire 1979, p.15.
15.-Isaac J Pardo. Esta Tierra de Gracia. Monte Avila Editores. 1986, p. 172.
16.-Guillermo Meneses. El Libro de Caracas. Fundarte 1995, p.18.Caracas 15 de febrero de 1998.

Primera revisión, 16 de febrero de 2002.Correos personales.
Segunda revisión,abril 2008, publicada en Venezuela Libre.

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40