miércoles, 15 de julio de 2015

MIRANDA: 200 AÑOS DESPÚES


Raúl Sanz Machado
Image result for Francisco de Miranda 
El 14 de julio de 1816, a la 1.05 de la madrugada, Pedro José Morán, fiel ayudante del Generalísimo Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez, comunicaba a los Señores Duncan Shaw, en Londres, la noticia de su muerte, tras una penosa agonía, en el Fuerte de las Cuatro Torres, del arsenal de La Carraca, cercano a San Fernando de Cádiz. Morán agregaba en su nota: “No se me ha permitido por los curas y frailes se le hagan exequias ninguna, de manera que en los términos que expiró, con colchón, sábanas y demás ropas de cama, lo agarraron y se lo llevaron para enterrarlo; de seguidas se llevaron todas sus ropas y cuanto era suyo para quemarlo”. Sus restos fueron depositados en fosa común. Triste ocaso para un venezolano de excepción cuyo leitmotiv, fue su apasionante obsesión por la emancipación hispanoamericana, a través de su trashumante deambular por tierras de Europa, Rusia y América durante cuarenta años.

 La víspera del bicentenario de su fallecimiento, el año próximo, es oportuna para conocer o rememorar, algunos de los aspectos más o menos relevantes de la fiel realidad de su vida, despojándolo de la reiterada manía de encumbrar en el Olimpo de la perfección, a los pro-hombres de la independencia según quiere la historiografía de aquellos y de estos  tiempos, dejando de lado que Francisco de Miranda fue un ser humano, de carne y hueso, con fortalezas, debilidades, aciertos, errores, virtudes, triunfos y derrotas, así como de diversos períodos de persecuciones y prisiones, a veces prolongadas, en España, en Francia bajo la garra cruenta del inmisericorde Robespierre, en la Revolución Francesa  y en la naciente Venezuela de 1812, con la capitulación de San Mateo, frente al aguerrido Domingo Monteverde, que implicó la perdida de la primera república con la privación de su libertad y su deportación a España, episodios entretejidos entre los azares de la buena o mala suerte. Aunque en suma, a Miranda, El Precursor”,  bien le caben las palabras del escritor francés Antoine Rivarol: “El hombre es el único ser capaz de encender el fuego y ello le ha dado el imperio del mundo”

Francisco de Miranda,  Precursor de la Emancipación Americana, y Primer Venezolano Universal, suerte de embajador vitalicio y relacionista mundial de su lar nativo, supo encender  el fuego de la antorcha libertaria en su memoria, corazón y sangre, con su  perseverante y preocupada obsesión emancipadora, con la idea hecha fiebre por lograrla, sin conseguir, no obstante el fruto anhelado, en su andar trotamundos con incansable y sufrido empeño, aún en su patria venezolana, donde frente la amenaza inminente del canario Domingo de Monteverde al comando de las fuerzas realistas fue reconocido hasta por los mantuanos que humillaron a su familia, por considerarla gente blanca de “orilla”, como Dictador Plenipotenciario y Jefe Supremo de la naciente república de 1811-1812  cuyo elevado precio habría de costarle la vida. No obstante la Idea, habría de cobrar realidad gracias al procerato patriota que lo siguió en los siguientes lustros, con Bolívar y Sucre a la cabeza.

A los padres del Precursor, Sebastián de Miranda y Ravelo y Francisca Antonia Rodríguez de Espinoza, oriundos de la modesta población de La Orotava, en Santa Cruz de Tenerife,  fueron tenidos por gente “distinguida e ilustre”,  aunque el mantuano Cabildo de Caracas, acusó a Don Sebastián, de “mulato, mercader, aventurero e indigno de desempeñar puestos de categoría” habiendo, sin embargo, recibido sus hijos educación universitaria, lo que demuestra que eran “blancos”. El primogénito de 9 hermanos, Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez, adquirió su formación educativa básica en latín e historia de los clásicos, como Cicerón y Virgilio, en la UCV y al parecer  obtuvo el título de médico a los 17 años, pero  ante el acoso racista a su padre, considerado de “segunda” por hacer fortuna como comerciante y hasta de alcanzar el rango de  Capitán del Batallón de Milicias de Blancos, de Caracas, su condición de isleño de Canarias le ocasionó un severo rechazo de la clase social mantuana.

El joven Miranda, opta entonces por viajar a Madrid con el apoyo económico de su padre, para completar su formación a fines de enero de 1771; estudia los idiomas inglés y francés, además de las matemáticas y la geografía y participa al servicio del Real Ejército Español, recibiendo su bautismo de sangre en la defensa de Melilla, en el norte de Africa, donde se hallaba de guardia, para continuar posteriormente su prolongado tránsito por Inglaterra, Francia, Rusia y otros países de Europa y Estados Unidos donde es ascendido a teniente coronel por su actuación en la toma y capitulación de Pensacola, ocupada  por los ingleses.  Allí surge en Miranda, la concepción de una gran patria libre, a la que llamaría Colombeia o Colombia y aun más, la emancipación hispanoamericana, una de las tres grandes pasiones que colmaron su vida, aunque la suerte no la tuvo consigo; las otras serían una insaciable sed por los libros, la cultura y los viajes e innumerables documentos y papeles de notable valor documental, recogidos con inquebrantable perseverancia, conservados en los 63 tomos del Diario de Miranda que hoy reposan en la Biblioteca Nacional. La tercera pasión fue la del Miranda íntimo de alcoba, por sus numerosos y variados sentimientos pasionales, aunque fue en Londres en su casa de Grafton Street, que hizo hogar junto a su fiel compañera Sara Andrews -¿esposa o amante?- con quien concibe a sus hijos Leandro y Francisco.

En 1785 emprende un dilatado viaje de conocedor e investigador por los principales países de Europa y de Asia Menor y a fines del siguiente año llega a Rusia, donde traba amistad con el Príncipe Potemkin, favorito de la Emperatriz Catalina a quien es presentado en Kiev. No tardó en ganarse el afecto de la soberana, quien lo distinguió autorizándolo a vestir el uniforme de coronel del ejército ruso. Luego visita a Finlandia y Estocolmo donde es recibido por el Rey Gustavo III. Después Alemania, Bélgica, Holanda,  Suiza, para culminar en Inglaterra.  

Durante su estadía en Londres establece relaciones de amistad con el Primer Ministro William Pitt y otras influyentes personalidades en la búsqueda incesante, terca, obstinada, esperanzada, de apoyo a sus planes de emancipación en Venezuela e Hispanoamérica, sin lograr resultados, sin repuestas, sin promesas, ni siquiera por cortesía. Prevalecían los intereses políticos entre Inglaterra y España. Cuando llega la hora de la Revolución francesa, Miranda, el obsesivo, sueña que ese  nuevo pueblo que proclama principios afines a la revolución  americana, puede ayudar a sus planes y se marcha a Francia, para incorporarse a sus luchas, siendo recompensado con el grado de General o Mariscal del Ejército Revolucionario, pero de nuevo la suerte le dio la espalda, siendo víctima de intrigas y acusado de infidente, hasta ser pasado al tribunal revolucionario, salvando la vida de la guillotina, gracias a la reposada serenidad de quien se siente libre de culpa y a su curtido talento para la defensa. Hasta el mismísimo Napoleón, con quien se relacionó, lo veía con suspicacia y recelo por considerarlo un agente-espía inglés, sin dejar de reconocerlo:   “Ese Quijote tiene fuego sagrado en el alma”, decía.

En Estados Unidos, se encuentra con los fundadores de la república:  George Washington, Alexander Hamilton, Benjamin Franklin, Samuel Adams, Thomas Jefferson, Henry Knox y a Thomas Paine notable promotor de la libertad y la democracia, gracias a lo cual pudo organizar su fracasada invasión por Ocumare de la Costa, el 28 de abril de 1806,  retirándose a Trinidad, reorganizando sus fuerzas para la invasión y desembarcando 4 meses después, el 3 de agosto en la Vela de Coro, donde toma el fortín e iza por primera vez la bandera, siguiendo después a Coro, donde la población con la que contaba, había huido. Resignado, días después, se refugia en las islas caribeñas donde transcurre un año sin que los auxilios llegaran. Cuatro años después, en diciembre de 1810, llega por fin a Venezuela. Investido  de Teniente General de los Ejércitos de Venezuela, impulsa la fundación de la Sociedad Patriótica, se incorpora, como diputado por El Pao -Barcelona- y proclama la necesidad de declarar la Independencia, de la cual fue firmante tras la declaración de 1811. Tras los azarientos meses siguientes, Miranda, investido con poderes institucionales, intenta en vano enfrentar las fuerzas españolas de Monteverde en Valencia y el 25 de julio propone y aprueba el convenio de capitulación, firmado en San Mateo.

Al siguiente día, se dirige a Caracas, encargando a su edecán Pedro Antonio Lelaux embarcar su valioso archivo y libros con destino a Curazao, incluyendo una supuesta suma de 200.000 pesos, presumiblemente del erario público.  El día 30, Miranda viaja de Caracas a la Guaira pero en la madrugada del 31, Bolívar con Miguel Peña y Tomas Montilla, apoyados por tropas del Comandante Manuel M. de las Casas lo hacen prisionero siendo conducido por el siniestro oficial español Fernando Xavier Cervériz  quien lo internó con cadenas, en las sombrías bóvedas del fortín de La Guaira. Comenzaba la hora final del Generalísimo. En acertada opinión de la historiadora y académica Inés Quintero, “La entrega de Miranda es uno de los episodios más controversiales de los inicios de nuestra historia republicana”. Con sus aciertos y fracasos, aún hoy El Precursor Francisco de Miranda, sigue siendo centro de apasionados disensos.



   

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40