sábado, 27 de octubre de 2012

AGUAS GUAYANESAS (Metamorfosis)



 Por Ana Carvajal.
                                                                               I
 Entre fusas y semifusas encontré a la musa que me hizo escalar varios tepuyes hasta llegar al Churun Merú, descendí furiosa por sus entrañas esculpiendo el alma de esa montaña, en trenzas de orquídeas y madreselva llegué a mi lecho; convertida en  remanso de aguas tranquilas y cristalinas para deleitar a los nativos y visitantes de ese lugar.
                                                                              II

Rocas ígneas y principescas  escoltan mi recorrido como el  Autana,  el Kukenán y el Roraima,  cuyos nombres de  lengua  indígena han recibido gracias reales  de los Pemones, seres  que habitan   desde el principio esos cenáculos. El  Auyantepuy  de donde  emerge el 
Kerepakupai Venáa    es el Patriarca  de todos ellos  pues  alberga un Ángel y no es plebeyo.
                                                                                 III
Continúo mi viaje cual dromedario como si fuera un serpentario, tallando el cuerpo de esta Princesa tan legendaria, de génesis plasmada en ignotos tiempos del pre cámbrico, quizás fue morada de fieros dragones y dinosaurios ,mi tierra amada es salpicada con mi paleta de mil colores y es por eso la consentida de famosos escritores y pintores.
                                               
                                                                                 I V
Sin  pausas ni sobresaltos  nos transformamos en  majestuosas cascadas fieles testigos  de nuestro espíritu indómito, el Kamá , el  Sapo,  Hacha, Wadaima, Golondrina, Ucaima, el Aponwao, Cortinas de Yuruaní y las pequeñas  quebradas de Jaspe  y  Pacheco son algunos de nuestros  encantos. Es la quebrada de Jaspe la consentida por los viajeros, matizada en rojo escarlata  reposa sus aguas en sílice y cuarzo. Como pueden ver  somos  un bálsamo  si se deciden a visitar nuestra tierra mágica.

                                                                                  V
También  habitamos en  lagunas rojizas como Canaima, retozamos en numerosas cuevas casi todas inexpugnables, semi exploradas y aún vírgenes como la mayoría de los tepuyes, los exploradores quedan rendidos por  nuestra belleza y  casi nadie conoce   las  variadas  especies  que sustentamos. El explorador que más  ha cortejado las tierras que bañan mis aguas  descubriendo especies y también cuevas, tanto en noche como de día, es el insigne Charles Brewer Carías.  .

                                                                                       VI 
Fauna diversa  se alimenta del elixir de nuestras aguas y si es  la flora de las  Orquideas, Bromelias  y los  helechos   siempre se encuentran en eterna floración . Nuestra morada está enclavada en los tepuyes, valles, cuevas, saltos y  en todo los ríos a lo  largo de  nuestra Guayana, pero  este ecosistema es más bien frágil y por eso apelamos a la conciencia de ustedes los seres humanos, quienes  deben cuidarnos y preservarnos para las futuras generaciones y en armonía con los gobiernos   cumplan   señores  el  objetivo siete  de este Milenio.
                                                                                          VII
Antes de besar al Orinoco  nuestras  tostadas   aguas son  atrapadas  en amasijos  de  acero  y  hormigón, sin embargo seguimos  rugiendo cuando  las compuertas se abren de flor en flor y cual avalancha ya   desbocada  regamos   el suelo sagrado del  Caroní, cuna del  fiero Cacique Yarivi y como una doncella en sacrificio  nos ofrecemos   por el progreso de nuestro  país. Para finalizar nunca olvidemos que en nuestras aguas dejó su impronta  y también su estela  el Indio  Sucre Figarella.

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40