jueves, 8 de mayo de 2014

TITO SALAS: a ciento veintisiete años de su nacimiento

LIC. VÍCTOR M. MENDOZA CORONADO.* 
Destacado Artista plástico de los lienzos.
SU VERDADERO NOMBRE
BRITÁNICO ANTONIO SALAS DÍAZ

 



 





Acercarse por primera vez a  una obra de arte puede producir en el individuo embelesamiento, encanto visual, efectos de placer o rechazo ante lo que observa.    Más allá de una fuerza inicial, ya sea auténtica, censura o de indiferencia, resulta esencial para nosotros la necesidad de examinar lo que se encuentra mas allá de las valoraciones formales.  Al estudiar una obra de arte, siempre se necesita conocer la finalidad que  tuvo el artista al plasmar ese objeto y que fue lo que lo motivó a plantearse su desarrollo.  Resulta clave en una primera reflexión la postura que se tome frente a lo que se está concibiendo y, a la espera de profundizar en el objeto que se descubre, es posible que nazca un tema de estudio o de exploración.
El personaje a quien nos referimos hoy, nació hace  ciento veintisiete años (127°)  en la ciudad de Caracas,  se trata,  de  Británico Antonio Salas Díaz,  conocido en el mundo de las Artes como Tito Salas; justo el ocho de Mayo de mil ochocientos ochenta y siete.  Su padre José Antonio Salas, fue fotógrafo y pintor, además,  fue uno de los primeros comerciantes que   establecieron en Venezuela una industria cervecera.  Con tan sólo 10 años de edad,  Salas inició sus estudios  en la  Academia de Bellas Artes de Caracas.  En tal ocasión compartió con Armando Reverón, Manuel Cabré y Federico Brandt, entre muchos otros artistas, nombres inevitables en la tradición de las habilidades de la pintura.

Tito Salas tuvo una existencia larga y fructífera hasta su fallecimiento en 1974.   Ahora bien, laboriosamente podrían sintetizarse en este punto sus formidables aportaciones a los estudios de una contemplación venezolana. Desde ese punto de vista, y desde muy temprano como en los años 1901 y 1902, su talento fue registrado durante dos años consecutivos con el Premio de Pintura de la Academia de Bellas Artes. En 1905 va a París para profundizar su formación en la Academia Julián, bajo la dirección del Maestro Jean Paúl Laurens. Alcanza a viajar por varios países de Europa, donde su ojeada se acrecienta ante la perspectiva de pintores como Ignacio Zuloaga, Joaquín Sorolla y otros. Cuando regresa de Italia en 1911, trae consigo el Tríptico de Bolívar.
Por cierto,  acostumbrado a estar en los distintos escenarios protocolarios, he visto muy de cerca las obras de Tito Salas, no soy un experto en las artes plásticas,  pero si he contemplado las líneas de expresión en los dibujos del extinto pintor.  Uno de ellos se encuentra en el Palacio Federal Legislativo, concretamente en el Salón Tríptico, que sirve de antesala al Presidente de la República cuando asiste a las distintas ceremonias como:  Juramentación del Presidente Electo de la República; Presentación del Mensaje Presidencial, Actos del 5 de Julio entre otros.  El cuadro lo describen: el Juramento en el Monte Sacro en Roma; el Paso de los Andes y la Muerte del Padre de la Patria en Santa Marta.
Es importante destacar, que  bajo la Presidencia del General Juan Vicente Gómez, se organizaron distintos actos protocolarios y distintas ceremonias,  con motivo del Centenario de la Independencia Nacional.  La historia reseña un escrito que dejara el extinto notable Uslar Pietri.  Cito: "Para el Centenario de la Independencia -escribió Arturo Uslar Pietri, volvió a Venezuela en 1911 trayendo su famoso Tríptico Bolivariano, vasta composición en la que sintetizaba la obra de Bolívar en los tres momentos culminantes: La Lección de Andrés Bello, El Juramento en Roma y La muerte Solitaria en Santa Marta y más de los años de su madurez los consagro a ilustrar en grandes telas la vida de Simón Bolíva en la Casa Natal y el Panteón Nacional".
Sus cuadros, algunos de ellos imponentes, forman parte del imaginario público venezolano. Además Salas es reconocido por su obra de historiador de la epopeya bolivariana, que ilustró a escala mural para varios monumentos de Caracas: la Casa Natal del Libertador y el Panteón Nacional.  Su Bolívar Ecuestre,  no sólo impresiona a los visitantes del Palacio de Miraflores sino que se trata de una imagen que la mayoría de los venezolanos llevamos con nosotros, aun cuando no sepamos que es una obra de Tito Salas,
Su representación de El terremoto de Caracas de 1812 es indisociable del episodio en el que Bolívar habría pronunciado aquella frase cito: “Si la naturaleza se opone a nuestros designios, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”. Otro imponente cuadro suyo, La Batalla de Araure, quizás resume como ninguna otra la imagen heroica de Bolívar, arriba de un portentoso caballo blanco en el centro de la composición, mientras a su alrededor se observa la diversa elocuencia del combate. Estos pocos ejemplos parecen suficientes para fundamentar esta afirmación: Tito Salas ocupa un lugar esencial en la cultura visual venezolana, entre otras razones porque mucho del imaginario visual de Bolívar se debe a su obra.
Desde el año de mil novecientos treinta y uno, vivió en una bonita y anticuada casa de estilo colonial llamada “El Toboso”, ubicada en Petare, junto al río Guaire y el puente de Baloa. Así mismo, afincado allí amasó las usanzas, tradiciones y emociones religiosas nacionales venezolanos en los trabajos que efectuó para sus familiares y afectos, así como también para la Iglesia Parroquial del pueblo que eligió para vivir con los suyos.
Puede aseverarse que Tito Salas pasó la mayor parte de su tiempo de pintor en moldear a través de sus lienzo o murales la historia de Venezuela.  Siguió pintando hasta que su  expiración lo atrapó en Caracas el dieciocho de marzo de un mil novecientos sesenta y cuatro,  siendo su verdadero nombre Británico Antonio Salas Díaz.  Destacado Artista plástico de los lienzos.
Que así sea-
        
*  Comunicador Social UCV
Presidente del Centro de Coordinación de Ceremonial y Protocolo (CECOCEPRO)
Director de Protocolo de laOrganización Internacional de Ceremonial y Protocolo OICP.
 Miembro Principal de la Comisión de Deontología. Sede en la Ciudad de la Asunción República del Paraguay.








Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40