sábado, 22 de enero de 2011

José Rafael Pocaterra, gloria valenciana

Eumenes Fuguet Borregales (*)
En la parroquia Catedral de la “ciudad del Cabriales”, nació el 18 de diciembre de 1889 José Rafael Pocaterra, representante de las letras venezolanas, caracterizado por una prosa recia y humana; hijo de los marabinos Jaime Demetrio Pocaterra y Doña Mercedes Mac Pherson; sus primeras estudios los realizó en el colegio Salesiano, apenas hasta el cuarto grado.
Huérfano de padre tuvo que ayudar al sostén familiar mediante oficios pocos remunerados tales como: ayudante en una zapatería y en una camisería. Contando once años la familia se traslada a Maracaibo, desempeñándose hasta 1905 en una tienda propiedad de italianos, fecha de regreso a Valencia.
Su pasión por la escritura lo lleva a trabajar en el periódico “Caín”, de tendencia opuesta al gobierno de Cipriano Castro. En 1907 el presidente (gobernador) de Carabobo Samuel Niño cumpliendo ordenes de Castro lo detiene y remite al castillo San Felipe, a los pocos meses al castillo San Carlos del Zulia. Pocaterra pudo lograr la libertad a mediados de 1908, gracias a las diligencia de una hija del historiador valenciano Francisco González Guinán.
Es designado en 1909 secretario de Roberto Vargas ministro de Obras Públicas y luego presidente (gobernador) de Guárico, Pocaterra fue designado Tesorero del estado. Escribió en 1910 El Dr. Bebé, una sátira contra el Samuel Niño. El joven José Rafael se dirigió a Maracaibo permaneciendo hasta 1913 realizando funciones públicas; ese año escribió Vidas Oscuras y la novela Política feminista. De nuevo en Valencia se incorporó al grupo de desafectos al régimen de Gómez entre ellos el Dr. Alejo Zuloaga. Evitando caer de nuevo preso se movilizó a Maracaibo en 1914 a desempeñar el cargo de intendente de Tierras Baldías del Estado; se desempeñó luego en la redacción de “El Fonógrafo”; Designado en 1916 Registrador de Principal de la Propiedad del estado Zulia; escribió Vidas Oscuras. La Asamblea Legislativa de estado Zulia lo designó Presidente de la Cámara de dicha corporación.
Su pluma produjo en 1917 Tierra del Sol Amada y Ciudad muerta. En Caracas escribió en 1918 para diversos medios de comunicación social entre ellos El Universal; publicó Patria, la mestiza, referida a la Venezuela pos independentista con la que obtiene el Primer Premio de los juegos Florales.
En enero de 1919 sufrirá la terrible cárcel de La Rotunda durante tres años; el tiempo en la prisión es aprovechado para escribir Memorias de un venezolano en la decadencia, La Casa de los Abila y varios cuentos referentes a la vivencia sin libertad. Durante los primeros meses de 1922 tuvo éxitos con su Lectura Semanal, publicó el cuento Cuentos Grotescos y la obra Diario de una señorita que se fastidia conocida mas adelante como Ifigenia de Teresa de la Parra, magnífica obra premiada en Paris.
Huyendo de Gómez salió apresuradamente el 4 de julio de 1922 a Norteamérica donde tuvo que realizar diferentes oficios antes de seguir a Canadá. Había casado en 1922 con Mercedes Conde Flores con quien tuvo tres hijos; ella falleció en abril de 1925. Participó como Secretario Supremo del Ejército de Asalto con el Román Delgado Chalbaud jefe de la fallida expedición sobre Cumaná con noventa y nueve hombres a bordo del buque alemán Falke ejecutada el 11 de agosto de 1929; antes de ser capturado lanzó al mar las armas, dirigiéndose a Trinidad, y mas tarde a Canadá; al quedar viudo contrajo en 1934 nupcias con la canadiense Marthe Arcand, procrean una hija.
A la muerte de Gómez regresó a Venezuela, asistió en 1939 al Congreso como senador por Carabobo; elegido presidente del Senado en el período 1939-1941; en 1939 escribió Integración Venezolana. Pocaterra pasa poco tiempo al frente del Ministerio del Trabajo para ocupar la presidencia (gobernación) de Carabobo entre 1941 y 1943, designado Embajador en Gran Bretaña y en 1945 igual cargo en Rusia hasta octubre de ese año cuando renuncia en solidaridad con el presidente Isaías Medina Angarita derrocado el 18 de octubre. Diría en esa ocasión:”Renuncié a mi cargo de embajador, porque no soy de los que juegan con ciertos principios éticos”•.
En 1948 representó a Venezuela en la IX conferencia Internacional realizada en Bogotá. En 1948 es enviado como Embajador a los EE.UU de Norteamérica; funciones a las cuales renunció por el vil asesinato de Carlos Delgado Chalbaud. En Canadá ejerció la Cátedra de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Montreal durante hasta 1954. Es designado por el Concejo Municipal como Orador de Orden en marzo de 1955 con motivo del cuatricentenario de Valencia. De tantos aspectos interesantes pronunciados con cierta dificultad dijo: “He buscado en la historia y he encontrado a Valencia”. Ese año publicó el poema Valencia la de Venezuela. Falleció de úlcera duodenal en Montreal el 18 de abril de 1955 este insigne escritor, político, humanista, poeta, diplomático y luchador por la libertad, contaba sesenta y seis años de edad. Sus restos llegaron a Valencia a los cuatro días; le correspondió al Dr. Enrique Tejera pronunciar unas emotivas palabras en el velatorio realizado en el Concejo Municipal. Sus restos reposan en el cementerio municipal de su querida Valencia de honor, glorias y esperanzas.
(*) General de Brigada eumenes7@gmail.com
Historia y Tradición

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40