domingo, 16 de enero de 2011

Gral de Div. LINO DE CLEMENTE PALACIOS.

Eumenes Fuguet Borregales (*)
Primer Ministro de la Defensa.
Distinguido oficial de las armadas española y venezolana. Nació en Petare el 23 de septiembre de 1767, producto del matrimonio entre el coronel español Manuel de Clemente y doña Mercedes Palacios Jerez, pariente de María de la concepción Palacios, la madre del Libertador.
Enviado a España, realizó estudios navales en la Armada Real; durante el período de 1786 hasta 1800, fue guardiamarina, alférez de fragata, alférez de navío y teniente de fragata en la Armada Real.

Al solicitar su pase a retiro en mayo de 1800, regresó a Venezuela donde ocupará posiciones en la administración pública como Síndico Procurador General del cabildo caraqueño. Involucrado estrechamente al movimiento revolucionario del 19 de abril de 1810, fue ascendido por la Junta Suprema el 24 de ese glorioso mes a capitán de fragata y designado Secretario de Guerra y Marina, convirtiéndose en el Primer Ministro de la Defensa en la historia militar de Venezuela, cargo que le permitió firmar el 3 de septiembre de ese año, el decreto que creaba la Academia Militar, “Forjadora de hombres dignos y útiles a la patria”. Viudo de Carmen Iriarte contrae segundas nupcias con Vicenta hermana de aquella.

Elegido diputado por Caracas, renunció a la investidura ministerial. Ostenta el honor histórico de haber firmado en julio de1811 el Acta de la Independencia y en diciembre de ese año la Primera Constitución de Venezuela.
Conjuntamente con el capitán peruano José de Sata y Bussy y el diputado Francisco de Miranda, diseñó la escarapela y la gloriosa Bandera Nacional, insignia izada por vez primera el 14 de julio de 1811, en el cuartel San Carlos y luego en la Plaza Mayor -hoy plaza Bolívar por los cadetes de milicias José Prudencio y José María España, hijos del protomártir José María España.

El 11 julio de 1811 cuando Valencia no aceptó la Declaración de Independencia, Clemente debió atender como comandante militar la plaza de Puerto Cabello, facilitando armas y soldados a la naciente República; su valiosa actividad es recompensada con el ascenso a capitán de navío (coronel) en agosto de ese año. La designación que Miranda le confiriera como comandante de los cuerpos de artillería y de la incipiente armada en 1812, fue ratificada por el Libertador. El 6 de mayo de 1814 fue ascendido a general de brigada. Durante el fatal año de 1814 caracterizado por los desmanes del temible Boves, que produjo la pérdida de la Segunda República, Clemente debió emigrar a las Antillas.

En 1817 fue designado agente de Venezuela en Estados Unidos; en 1818 es designado Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en aquel país. De regreso a Venezuela, en 1819, asumió el 5 de junio en Margarita la marina libertadora, mientras el almirante Luís Brión ejecutaba operaciones navales en las costas venezolanas. Su intensa y exitosa labor le hace merecer el grado de mayor general de la marina. El veterano lobo de mar fue enviado a ejecutar operaciones sobre las costas de Cartagena, de donde pasa a Maracaibo y al Sur del Lago y Trujillo, en operaciones terrestres contra el jefe realista Francisco Tomás Morales.

Ya establecida la Independencia, en 1825 fue designado Comandante Militar de la provincia de Caracas. Reconocidos sus méritos militares es ascendido en noviembre de 1826 a general de división, designado comandante provisional del Departamento del Zulia, hasta febrero de 1827. De vuelta a Caracas, ocupó en 1829 los cargos de Prefecto del Departamento de Caracas y Director General de Rentas de los Departamentos de Venezuela, posición que tuvo que entregar en 1830 por enfermedad en enero. A partir de entonces se retiró a un merecido descanso luego de cumplir más de cuarenta años ininterrumpidos en beneficio de la emancipación de Venezuela. Sus inestimables servicios le hicieron acreedor el 2 de abril de 1814, a la “Orden de los Libertadores”, con la denominación de “Benemérito”, la más importante condecoración instituida por Bolívar en octubre de 1813, para recompensar a los próceres que destacaron en la lucha por la Independencia.
El insigne servidor de mar y tierra falleció en Caracas el 17 de junio de 1834. Por decreto del Ejecutivo Nacional se dispuso el 11 de febrero de 1876 que sus restos fueran trasladados al Panteón Nacional; resolución cumplida en julio de 1961.En esa oportunidad sus descendientes participaron en el cortejo que llevó sus restos desde la Iglesia de Altagracia, donde aún permanece su esposa, hasta el Panteón Nacional.

Respecto a la cartera castrense como rama del Poder Ejecutivo, ésta ha ostentado diversas denominaciones: Secretaría de Guerra y Marina durante la etapa de la Independencia, 1810-1830; Secretaría de Guerra y Marina de la República de Venezuela, 1830-1863; Ministerio de Guerra y Marina, 1863-1945. Desde 1945, mantiene su actual denominación como Ministerio de la Defensa. Diversas promociones, instituciones oficiales y privadas, se ufanan llevar el ínclito nombre de este veterano servidor.
(*) Gral. de Bgda eumenes7@gmail.com

Historia y Tradición

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40