sábado, 20 de marzo de 2010

Baralt, primer hispano miembro de la Academia de la Lengua Española

Eumenes Fuguet Borregales*
El 3 de julio de 1810 nace en Maracaibo este destacado representante de las letras, publicista, literato, filólogo e historiador, cuyas obras han sido elogiadas en España, Francia y reconocidas ampliamente en Venezuela; hijo de Don Miguel Baralt y Doña Ana Francisca Pérez; de niño es trasladado a Santo Domingo a la residencia familiar de su madre, permaneciendo hasta comienzos de 1821. De regreso a su natal Maracaibo el 24 de julio de 1823 pudo observar el desarrollo triunfal de la batalla naval del lago.

En 1826 su familia lo envía a Bogotá a estudiar en el prestigioso colegio San Bartolomé, residenciándose en el hogar de su tío Luis Baralt, senador ante el Congreso grancolombiano; obtenido el título de bachiller en Derecho Público, regresa a la "tierra del sol amada" en 1828, donde ingresa a la milicia marabina, desempeñando funciones administrativas a la orden del prócer margariteño, el general en jefe Santiago Mariño, con quien participa en la Campaña de Occidente realizada en 1830.

Paralelamente recopilaba material escrito de cada acción bélica como insumo para preparar sus obras futuras que lo convertirían en prestigioso investigador, historiador y escritor. En Caracas desarrolla sus cualidades de escritor, dándose a conocer como intelectual de la época.

En 1835, al lado del sabio José María Vargas funge como teniente de artillería durante la conjura de "Las Reformas", que pretendía derrocarlo de la presidencia, siendo el primer presidente civil de Venezuela. Por su lealtad y eficiente desempeño fue ascendido a capitán.

Su amplio conocimiento histórico le permitió complementar los trabajos cartográficos de Agustín Codazzi, con quien viajó a París el 11 de julio de 1840 junto al pintor Carmelo Fernández y Ramón Díaz, a objeto de revisar y supervisar la impresión de su obra de tres tomos "Historia Antigua y Moderna de Venezuela".

De vuelta en Venezuela, a Baralt le reconocen sus conocimientos, y en tal medida le asignan la ingente responsabilidad de estudiar y presentar sus recomendaciones sobre la problemática limítrofe entre Venezuela y la Guayana Inglesa, debiendo viajar a Londres en 1842 en calidad de asesor del embajador Alejo Fortique (1797-1845).

De la capital inglesa se traslada a España donde se radica hasta sus últimos días; en la madre patria realiza la extensa producción literaria que le hará famoso; sus obras se encuentran en cada biblioteca de España y en diversos países europeos. En Sevilla busca documentación sobre el litigio con Guayana Inglesa y luego se traslada a Madrid.

En 1843 entre tantas imporatantes obras publicó "Adiós a la Patria", donde denomina a Maracaibo "La tierra del sol amada". La fama de Baralt le permite ser solicitado para escribir sonetos, odas, poemas y poesías, publicados en medios impresos españoles, donde se desempeñó como redactor.

Su obra "Poesías" escrita en 1848, es ampliamente conocida, al igual que "Programas políticos, "Lo Pasado y lo Presente" y "Libertad de Imprenta". Al perfeccionar sus conocimientos de la lengua española produjo en 1850 "El Diccionario Matriz de la lengua castellana"; en 1855 publica "El Diccionario de Galicismos", con prólogo del prestigioso escritor español Juan Eugenio Hartzenbusch (1806-1880), intensa producción que por su hondo contenido aún ejerce influencia en la España, y que fuera puesta al día en 1945 por el conocido político y orador, Niceto Alcalá Zamora (1877-1949).

Los méritos y capacidad de Baralt como escritor acucioso, permiten su ingreso como Individuo de Numero de la Academia de la Lengua Española, el 15 de septiembre de 1853, ocupando el sillón "R", vacante de Juan Francisco Donoso Corté, instaurado en 1714. Su discurso de incorporación fue catalogado por el eximio escritor Marcelino Menéndez y Pelayo (1856-1912), como una verdadera obra maestra.

La honrosa nominación motivó al ejecutivo español para designarlo "Ministro Residente Honorario, Comendador de la Gran Cruz de Carlos III" y Director de la Gaceta Oficial de Madrid, a cuyas responsabilidades se agregó la administración de la Imprenta Nacional en 1854.

La personalidad y prestigio de este insigne paisano le hacen llegar a Santo Domingo, donde lo designan Ministro Plenipotenciario ante España,con la misión de lograr el reconocimiento oficial por parte de las autoridades; en estas discusiones durante 1857, España no reconoce su nombramiento y suspende sus empleos, sometiéndole a los tribunales respectivos.


Al quedar absuelto de las acusaciones y exaltada su figura, Baralt permaneció en España hasta el 4 de enero de 1860, cuando fallece a causa de una penosa enfermedad a la temprana edad de cuarenta y nueve años; un año antes de morir, su testamento confirmaba la donación de su amplia biblioteca a Santo Domingo, país que lo había declarado "Hijo Ilustre", en 1859.

Por disposición del Ejecutivo Nacional, sus restos inmortales ingresaron al Panteón Nacional el 23 de noviembre de 1982.

Tierra del sol amada, /donde, inundado de su voz fecunda,/ en hora malhadada, /y con la faz airada, /me vio nacer que te circunda.
* General de Brigada (Ej)

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40