lunes, 22 de diciembre de 2008

Navidad caraqueña.

Graciela Schael Martínez

Proemio
He seleccionado este artículo de Graciela Schael Martínez, sobre la Navidad caraqueña de antaño, de entre muchos excelentes artículos sobre el tema, porque creo que condensa de una manera tan vivida y amena, todo lo que hay que recordar de las costumbres de esa Navidad; sobre todo el nacimiento, reemplazado hoy por un arbolito, que por muy bonito que sea, muchos no nos hemos acostumbrados de corazón, pero que para no desentonar aceptamos ponerlo en nuestros hogares; las misas de aguinaldos tan bién recordadas y la costumbre de estrenar, que aún la conservo.
Dios quiera, vuelva esas costumbres a nuestros hogares si sabemos transmitirsela a nuestro nietos, creo que aún tenemos tiempo; espero que la retomen aquellos que la hayan olvidado, o los que no las conozcan.
Gerónimo Alberto Yerena Cabrera
*
En los días precursores de la Nochebuena de Pascua ciudades y pueblos se preparan para esta celebración única e idéntica en su esencia, con lo cual se conmemora la navidad o natividad de cristo.
Se alegran las calles con adornos luminosos y multicolores.. En las vitrinas de los comercios lucen arbolitos, nacimientos, flores, juguetes, trajes deslumbrantes, joyas y adornos. Un constante ir u venir de gente en busca de regalos o aguinaldos que brindará su alegría o sorpresa a a quien se destine. En el aire ecos de cantos, villancicos, aguinaldos y gaitas. En los hogares, especiales adornos navideños. En algunos también nacimientos. Alegría y prisa en los quehaceres y en los reparativos para el menú de Nochebuena, en el que la hallaca es la reina, verdadero monumento culinario de aroma y sabor inigualables.

Ayer y hoy en la tradición

Aunque el tradicional nacimiento o pesebre conserva su prestigio y todo su acento, ya no ocurre como antaño cuando desde fines de noviembre o comienzo de diciembre empezaban en los hogares la actividad para montar el pesebre casero, orgullo de todos, el cual ocupaba un gran espacio en el sitio de honor de la casa: salón,corredor o comedor principal. Durante muchos días, alrededor de él se veía al grupo familiar en donde la abuela y los niños eran figuras principales. Dedicábanse a completar los detalles de esta obra llena de encanto, de ingenuidades, anacronismos históricos y duda de perspectiva. Se Se requería tiempo y paciencia para armarla a base de tablas y fabricar sobre ellas, con trozos de coletas pintadas con tonalidades verde o color de almagre, las colinas, los cerros, los valles y la arboleda. Tender el cielo, en que en una tela azul oscuro lucían las estrellas. Con trocitos de espejos formaban lagos que se llenaban de cisnes, deliciosamente desproporcionados. Ríos de estaño o papel plateado, árboles de todo tipo, verdes sembrados de maíz y alpiste recién germinados, de arvejas de tierno retoño, cultivadas en papel de periódico húmedo; pajas y musgos teñidos de verde.
Multitud de casitas en miniaturas, cuyos habitantes se encaminaban a reverenciar al tierno infante. El castillo de Herodes, los ángeles y las estrellas de Belén. Numerosos eran los pastorcillos, ganados y animales domésticos en el más pintoresco de los conjuntos. Presidiendo el nacimiento, San José y la virgen, mientras los tres reyes magos: Gaspar, el rey blanco, de la canosa cabellera, Melchor, el rubio y Baltasar, el de la piel de ébano, hacen sus ofrendas de incienso, oro y mirra ante el niño que sonríe con su mensaje de paz y amor. Laboriosa tarea, toda dedicación y fe era realizar esos nacimientos.

Las abuelas modernas, en su mayoria, carecen del tiempo que parecía sobrar a las de antes, y es diferente su vida. Sería como revivir una antigua pintura verlas armando un nacimiento como aquellos. Afortunadamente, en el comercio se obtienen en diversos tamaños, con sus principales personajes elaborados en madera, loza, cerámica y otros materiales, así como las figuras que van desde las de anime y barro cocido, hasta las de materiales plásticos, que también proporcionan infinidad de detalles complementarios.

Las misas de aguinaldo

Si desde el comienzo de diciembre se iban preparando los nacimientos, después, ya a mediado de mes, en las frias y oscuras madrugadas, se iniciaban las misas de aguinaldo, a las cuales asistían niños y adultos. En ellas, alegres voces cantaban los aguinaldos o villancicos que acompañaban el armonio y las maracas. Después, a la salida del templo, en su cercanías, se detenían los fieles ante los puestos de café negro, aromático y humeante, y las arepitas con su sabor de anís y papelón, color de bronce y forma de globito aerostático, deleite del paladar de chicos y grandes. Luego formando grupos diversos, los madrugadores emprenderían breves excursiones hacia cualquier sitio de la ciudad más cercano al templo, donde asistieron a estas misas de aguinaldo, que se llaman así por los cantos, por los aguinaldos, o cantos juveniles ante el nacimiento. Además, todo en diciembre es aguinaldo; la palabra parece estar unida al ultimo mes del año. Aguinaldo son los emolumentos extraordinarios que perciben quienes trabajan en oficinas públicas o privadas. Aguinaldos, los presente o o regalos que familiares, amistades o relacionados se intercambian en estos días. En torno a ello surge la grata preocupación o el afán de que el obsequio satisfaga tanto el gusto de quien lo da, como de quien lo recibe. Aguinaldos son los que organizaciones de asistencia social ofrecen a los olvidados de la fortuna.

Los estrenos

Entre las antiguas costumbres que hoy perduran está la de estrenar en la Nochebuena; ha sido y es preocupación de estos días. Se estrena de –de pie a cabeza- para asistir a Misa de media noche; es un homenaje al Niño Jesús la ofrenda del placer de vestir nuevas galas, que al visitarle se le hace.
Se estrena para asistir a una cena de etiqueta, a la fiestas de los centros nocturnos de diversión, y para la cena hogareña en la cual se congregan la familia y los invitados. Y no sólo se habla de estreno en lo que corresponde al atuendo; también se extiende la idea y la costumbre a los hogares que lucen nueva pintura, empapelados, adornos, cortinas , lámparas, muebles o arreglos. Y es que el regocijo de los días pascuales todo lo abarca. Ëpoca la más hermosa del año, en ella se propicián ensueños, confraternidad, y un dulce sentimiento de ternura y generosidad que invade el espíritu como queso una estrella, que también hacen evocar la gloriosa que allá en Belén señala el camino a los tres reyes magos, estuviera iluminándolo y como hechizandolo todo. Es el clima, el ambiente de la Navidad, presente inigualable que brinda una tregua de paz y alegría en el diario acontecer.

Artículo elaborado para el blog Venezuela de Antaño y Venezuela Libre.

Tomado del libro Estampas Caraqueñas de Graciela Schael Martínez. Consejo Municipal del Distrito Federal.1975.

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40