miércoles, 23 de abril de 2014

INÉS, LA NODRIZA DEL LIBERTADOR

Eumenes Fuguet Borregales (*)

 Doña María de la Concepción Palacios, madre de nuestro futuro Libertador Simón Bolívar, por motivos de salud, no podía amamantar a su cuarto hijo, nacido a las ocho de la noche del 24 de julio de 1783, a tal fin  recibió el apoyo lactante de Doña Inés Mancebo Quiroga de Miyares, quien vivía cerca de la esquina de San Jacinto, no muy lejos de la casa de los Bolívar Palacios, ubicada entre las esquinas de Traposos a San Jacinto-hoy Casa Natal. Inés en esos días había dado a luz a Úrsula; para la fecha la Negra Hipólita, esclava de la familia Bolívar Palacios, aún no había alumbrado a su hijo Dionisio; ella se encargaría pocos meses después, terminar de amamantar y criar a Simoncito, auxiliada  en el cuido y juegos por la Negra Matea, niña de doce años, proveniente de la hacienda de San Mateo, nacida  en San José de Tiznados en 1773, Matea vivió ciento trece años. Doña Inés nació en Santiago de Cuba, casada con  Fernando Miyares y Pérez Bernal, nacido en  la misma población el 4 de febrero de 1749; se casaron en la Habana en 1766.
Una vez en Venezuela, Fernando fue gobernador de  Barinas desde 1786 hasta 1798, le correspondió  el 13 de enero de 1788 fundar San Fernando de Apure. A raíz de la renuncia de Emparan por el movimiento revolucionario del 19 de abril, fue designado el 23 de julio de 1810 Capitán General de Venezuela, cargo que entrega al capitán de fragata Domingo de Monteverde el 30 de septiembre de 1812. Fernando había sido designado gobernador militar de Maracaibo; por problemas de salud se traslada a [Cuba donde fallece en 1818. En Venezuela dejó una estela positiva de hombre probo y distinguido; su viuda Inés fija residencia en Coro en 1819, en la actual calle Falcón 1821. Procrearon nueve hijos, cinco varones y cuatro hembras, nacieron en Maracaibo, Coro y Caracas, dejaron amplia e importante descendencia.
Úrsula, hermana de leche del Libertador se casa en 1809 con  Ramón Correa y Guevara, oficial de carrera del ejército realista, elogiado por el Libertador, nacido en Ceuta en 1767, sobrino del capitán General Manuel de Guevara y Vasconcelos gobernador y capitán General de la provincia de Venezuela durante el período 1799-1807. Ramón Correa, con el grado de coronel, luego de algunas victorias es derrotado por Bolívar el 28 de febrero de 1813 en Cúcuta; ocupó importantes cargos entre ellos gobernador en Maracaibo y Barinas, Capitán General de Venezuela desde 1819 hasta 1821, jefe de la comisión española que junto con el general Antonio José de Sucre por los republicanos, redactan los Tratados del Armisticio y Regularización de la Guerra, firmada a finales de noviembre de 1820 en Trujillo por Bolívar y Morillo.
El 15 de junio de 1821, en Valencia, antes de retirarse a Puerto Rico, le entrega el mando al general Miguel de la Torre y Pando, comandante de las fuerzas realistas ,derrotadas por el Libertador en la inmortal sabana de Carabobo el 24 de junio de 1821. Hipólita, nació en San Mateo en 1763, guió los primeros pasos del futuro Libertador; casó con Mateo Bolívar también de la servidumbre de la familia Bolívar en la hacienda Santo Domingo en Caucagua; el hijo procreado, luchó en Carabobo con el grado de sargento. Desde Cuzco-Perú el 10 de julio de 1825 en carta a su hermana María Antonia, Bolívar dice: “…Te mando una carta de mi madre Hipólita, para que le des todo lo que ella quiere; para que hagas por ella como si fuera tu madre, su leche ha alimentado mi vida”. Como era costumbre en la época colonial, la servidumbre toma el apellido de sus amos; Hipólita y Matea, eran esclavas de los Bolívar, ambas están enterradas en la cripta de la Santísima Trinidad  de la familia Bolívar en la Catedral de Caracas. En cuanto a Inés Mancebo de Miyares, ella y el Libertador mantenían un afecto filial, tanto así que en 1813, en Barinas, el gobernador  Manuel Antonio Pulido, había confiscado  la hacienda de los Miyares Mancebo; ante una solicitud de Doña Inés; Bolívar ordena restituir a sus dueños la propiedad con la siguiente comunicación al coronel y gobernador  Pulido:
‘’Cuanto usted haga a favor de esta señora, corresponde a la gratitud que un corazón como el mío sabe guardar a la que me alimentó como madre. Fue ella la que en primeros meses me arrulló en su seno. ¡Que más recomienda que ésta para el que sabe amar y agradecer como yo!’’.

‘’La historia pide que nosotros hagamos historia’’
(*) Gral. de Bgda.       
 Historia y Tradición
                                                     eumenes7@gmail.com


Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40