jueves, 6 de junio de 2013

LA MESA TRUJILLANA.

Rafael Ángel Terán Barroeta*

 



Mesa de madera, de moderada altura, con patas en forma de “S”, que según los expertos reciben el nombre de patas “cabrioladas”, características de todo el siglo XVIII; estilo que nació en Oriente y de allí pasó a los países bajos e Inglaterra.

Esta fotografía, aparece publicada en la página Nº 324 del libro: Guía General de Venezuela, Primer Tomo, escrito por F. Benet, Director y Editor Propietario. Caracas Apartado 507, 1929.


La única mención relacionada con la fotografía de la “mesa trujillana”, es la que aparece al pie de la misma como ilustración; y dice: “Mesa donde se firmó el célebre decreto de “GUERRA A MUERTE”, adquirida por el Dr. Mario Briceño Iragorri para el Benemérito General Don Juan Vicente Gómez”.


No existe en el texto del libro, otro comentario relacionado con la fotografía de la mesa, publicada en la página 234. El recopilador no realizó afirmaciones ofensivas o despectivas, en contra del Secretario General de Gobierno Dr. Mario Briceño Iragorri.

El libro de Benet, fue editado en la imprenta de Oscar Brandstetter, ubicada en un gran edificio, de la ciudad de Leipzig en Alemania.


Ya en el año 1165 esa localidad, recibió el derecho de ciudad y de mercado. Desde entonces, Leipzig se convirtió en uno de los centros de comercio más importantes de Europa Central. La ciudad tiene una larga tradición de recinto ferial y una de las ferias más antiguas de Europa data de 1190. Junto con Fráncfort del Meno, Leipzig es el centro histórico de la imprenta y el comercio.


El libro de F. Benet, se comenzó a imprimir el 10 de enero de 1929, y se terminó el 9 de febrero del mismo año. La edición fue de 5.000 ejemplares, que se hicieron por cuenta y orden de su director y propietario F. Benet, quien actuó como corrector de pruebas e inmediato inspector de todos los trabajos.


La obra en edición de lujo y papel especial, consta de 832 páginas, 658 fotograbados, 7 croquis de carreteras, 6 dibujos a pluma, dos fotografías iluminadas y una página en colores. Contiene algunos avisos publicitarios de los establecimientos comerciales más importantes de la época.


La imprenta, informa que según convenio con la casa Brandstetter, debe remitirse a Venezuela la edición completa del libro, en dos embarques, el primer embarque el día 2 de marzo de 1929; y el segundo, el día 16 de marzo de 1929.


Este primer tomo de la obra de F. Benet, contiene su trabajo de recopilación informativa, sobre los estados: Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Falcón y Zulia. El Capitulo del Estado Trujillo se encuentra desde la página 257 a la 376; contiene las generalidades del Estado y la descripción de Distritos y Municipios.


Está ilustrado con la fotografía a cuerpo entero del General Emilio Rivas, Presidente del Estado Trujillo, Escudo, y otras, sobre vistas de las ciudades más importantes, puentes, carreteras, plazas, hospitales, casas de gobierno, templos, ferrocarril de la Ceiba, monumentos históricos, etc.


El libro está dedicado así:


“Al General Don Juan Vicente Gómez, Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela, dedica ésta obra el autor”



La primera fotografía del libro, a página completa, corresponde a nuestro Libertador Simón Bolívar.


La segunda fotografía del libro, a página completa, corresponde al Presidente de la Republica General Juan Vicente Gómez; y está ilustrada así:


“Benemérito General Juan Vicente Gómez, Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela; fundador de la Paz; ganadero entusiasta, agricultor experimentado y propulsor de las industrias venezolanas. A su iniciativa constancia y honradez, se debe la soberbia red de carreteras de Venezuela, entre las que se destaca la Gran Carretera de Los Andes”


…………….

De la información, contenida en el texto de la obra, se deduce, que fue un trabajo ordenado por el propio General Juan Vicente Gómez, con fines de promoción personal y política; para además figurar en un libro, al lado del Libertador Simón Bolívar, exhibiendo las obras más importantes de su gobierno, en una excelente recopilación editada, en uno de los más adelantados centros de imprenta de la época.

………………….

En la página Nº 270 del trabajo, aparece publicada una nómina de médicos, dentistas, farmacéuticos, farmacias y expendios de medicinas; ubicados en los diferentes distritos de Trujillo. Dicha lista está suscrita por el Director de Estadística del Estado: Samuel Barreto Peña, y por el Secretario General del Estado: MARIO BRICEÑO IRAGORRI; lo cual prueba que el mismo, para la fecha de la recopilación desempeñaba ese cargo.


En las páginas 261, 262, y 263; aparecen publicadas las fotografías de cerámica precolombina, perteneciente a la colección del Dr. Mario Briceño Iragorri; quien seguramente las facilitó al recopilador.


Las anteriores informaciones, y otros abundantes detalles, forman parte del texto del libro, que aquí referimos, y son una prueba de que las mismas, fueron entregadas al recopilador, por el ilustre trujillano Don Mario Briceño Iragorri, cuando ocupaba el cargo de Secretario General de Gobierno del Estado Trujillo.


Ante hechos evidentes y probados documentalmente, podemos asumir, que la fotografía de la “Mesa Trujillana”, publicada en la página 324, fue proporcionada por el propio Dr. Mario Briceño Iragorri, para hacer constar que durante sus funciones, adquirió de terceras personas, por órdenes del Presidente de la Republica, ese bien mueble, con destino a la Primera autoridad de los Estados Unidos de Venezuela, el General Juan Vicente Gómez.


La mesa, de carácter histórico, seguramente se encontraba en manos privadas, pues de haber pertenecido al Estado, obviamente no era necesario adquirirla, tal como especifica la leyenda de la fotografía.



En el año 1929, no existía en Trujillo alguna institución pública, cuya función fuese el resguardo del Patrimonio Histórico del Estado.


No existía el Ateneo de Trujillo, que fue inaugurado el 13 de noviembre de 1942, con asistencia del Presidente de la Republica General Isaías Medina Angarita, durante el desempeño del Dr. Numa Quevedo, como Presidente del Estado Trujillo.


Tampoco existía el Centro de Historia del Estado Trujillo, que fue creado por Decreto del 24 de julio de 1958, durante el desempeño del ilustre trujillano, Dr. Mario Briceño Perozo, como Gobernador del Estado Trujillo.


Resulta absurdo, ilegal e inconstitucional, considerar como irregular la adquisición de un bien mueble, realizada por un funcionario público, que actuó no como persona natural, sino en su carácter de Secretario General de Gobierno; realizando una gestión oficial con la seguridad de ingresar dicho bien, al Patrimonio Histórico del país; y entregarlo en las manos del propio Presidente de la Republica; que ejercía el poder de una manera omnipotente, bajo el titulo de Benemérito, durante un largo periodo caracterizado por la concentración de todos los poderes en su persona.



La mesa, fue adquirida de buena fe, por el Dr. Mario Briceño Iragorri; quien tomó la previsión de aclarar la identificación de la misma; proporcionando además la fotografía, señalando la naturaleza del acto: “adquisición”, y su correspondiente destino.



La información sobre la mesa, es entregada al editor por el Secretario General de Gobierno, para que forme parte de un texto oficial, ordenado por el gobierno nacional; no de una investigación histórica individual e independiente.



El autor de la recopilación oficial, es un editor extranjero, contratado por el Gobierno del General Juan Vicente Gómez; que se dedicó a recorrer los estados: Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Falcón y Zulia; con su equipo de trabajo, para obtener de los funcionarios públicos, toda la información concerniente a la organización político territorial, las obras del gobierno, los nombres de los funcionarios públicos en ejercicio, comerciantes, profesionales, etc.


Así fue elaborado el texto del libro, el cual es llevado por el comerciante editor, a una prestigiosa imprenta alemana, en cuyos talleres fueron editados 5000 ejemplares, y todos ellos ingresaron al territorio nacional, para dar cumplimiento a un contrato; obteniendo para sí la correspondiente ganancia por el trabajo realizado.


Es de hacer notar, que el recopilador, obtuvo la información geográfica de la obra del Br. y Agrimensor Américo Briceño Valero, quien realizó un mapa especialmente para la Guía de Venezuela; del mismo autor obtuvo el texto de la Conquista, Población y Colonización de la antigua Provincia de Trujillo; la Dirección de Estadística proporcionó los datos de los censos de 1891 y 1926; del libro “Estado Trujillo” de Víctor V. Maldonado fueron tomados los datos sobre la producción agrícola; el Inspector Técnico E. Álvarez de Lugo, proporcionó los datos sobre la Instrucción Pública; de la “Memoria y Cuenta” del Dr. Mario Briceño Iragorri, Secretario General de Gobierno, tomó la lista de las personas que han ejercido la primera magistratura de Trujillo desde su fundación hasta la fecha; del informe rendido por el ex presidente del Estado Trujillo, General Amador Uzcategui, tomó el listado completo de las obras realizadas en Trujillo por el General Juan Vicente Gómez.


Como conclusión de todo lo anteriormente dicho, podemos afirmar, sin ninguna duda, que el Dr. Mario Briceño Iragorri, cuando celebró el contrato de adquisición del bien mueble, con destino a la Presidencia de la Republica; dentro del marco de sus atribuciones como Secretario General de Gobierno del Estado Trujillo, no incurrió en la comisión de ningún ilícito administrativo, ni penal; por el contrario actuó ajustado al cumplimiento de un deber, en el ejercicio de su autoridad y cargo.


Fundamento mi conclusión en lo siguiente:


1.-En el Código Penal, vigente para el año 1929, fue aprobado el 6 de julio de 1926, contemplaba : que no es punible, el que obra en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legitimo de su autoridad, oficio o cargo, tampoco es punible, quien obra en virtud de la obediencia legitima y debida.


2.-En el decreto de fecha 15 de enero de 1902, dictado por el Doctor Leopoldo Baptista, Presidente del Estado Trujillo, publicado en la Gaceta Oficial del Estado en fecha 18 de enero de 1902, donde se establecieron las atribuciones de la Secretaría General de Gobierno, que fue evolucionando en el tiempo, hasta el reglamento dictado en 1927.
La Secretaría General de Gobierno, era el órgano encargado de realizar todo género de contratos, con las más amplias facultades en las materias de la función pública que allí se especifican, gestión que cumplía a través de dos secciones: la sección de Política y Justicia y la Sección de Hacienda y Fomento.

3.- Y por sobre todas las cosas, en la HONORABILIDAD, del ilustre trujillano Dr. Don Mario Briceño Iragorri.

………………

Cuando el Dr. Mario Briceño Iragorri, llega a desempeñarse como Secretario General de Gobierno del Estado Trujillo, ya había pasado por varios cargos de inferior categoría, era un empleado al servicio del Estado, de los que modernamente, la doctrina y la ley reconocen como Funcionarios de Carrera. Es el caso que Don Mario, en una oportunidad desempeñaba el cargo de Archivero del Estado Trujillo (Ver en el álbum de fotografías: una relación de leyes del Estado, con su firma, y cargo de archivero, en manuscrito de su puño y letra).


El Dr. Mario Briceño Iragorri, nunca llegó a ocupar cargos en los puestos ejecutivos de la policía, ni en ningún cuerpo armado al servicio del Estado; no participó en ningún acto de represión, ni en ningún conflicto bélico; en consecuencia no se le puede atribuir ningún hecho punible, relacionado con la integridad de las personas, ni hechos contra los derechos humanos.



La responsabilidad penal, desde los tiempos más remotos es “personalísima”, esto quiere decir, que por la comisión de actos que constituyen delito, solo pueden ser sancionados las personas que materializan los hechos considerados como punibles.


Mario Briceño Iragorri, en el año de 1913, ingresó como cadete a la Academia Militar de Venezuela y abandonó los estudios, para dedicarse a su formación intelectual y carrera humanística.



Actualmente, lo que más interesa a todos los trujillanos, es realizar la búsqueda de la histórica mesa, utilizando todos los mecanismos y recursos que tiene el Estado Venezolano, para rescatarla y colocarla en el sitio que le corresponde: el Centro de Historia del Estado Trujillo.

……………………

El artículo 60 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, establece:


“Toda persona tiene derecho a la protección de su honor, vida privada, intimidad, propia imagen, confidencialidad y reputación”.

……………………..

El artículo 25 de nuestra Carta Magna, establece:


“Todo acto dictado en el ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es NULO; y los funcionarios públicos y funcionarias publicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores”

……………

“…el que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores”


SIMÓN BOLIVAR [19-4-1820]


…………………


*Cordialmente, Abogado Rafael Ángel Terán Barroeta, Cronista de Tucutucu. 16 de junio de 2010.
cronistadetucutucu@gmail.com

………………..

Tomado del blog:  
http://elcronistadetucutucu.blogspot.com/
De Rafael Ángel Terán Barroeta




ALBUM DE FOTOGRAFIAS:


Para ver las fotografías pinche aquí:

http://picasaweb.google.com/cronistadetucutucu/LaMesaTrujillana?feat=directlink

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40