sábado, 29 de agosto de 2015

EL PRIMER AUTOCINE de Sur-America fue en Caracas-Venezuela, el año 1949.


Fachada


Image result for Autocine Los Chaguaramos

Image result for Autocine Los Chaguaramos
¿SABÍAS QUE EL PRIMER AUTOCINE QUE EXISTIÓ EN SURAMERICA (CARACAS) FUE EL AUTOCINE LOS CHAGUARAMOS Y QUE SE CONSTRUYÓ EN 1949?
Ciertamente, en 1949 se construyó en la Avenida de La Colina de la Urbanización Los Chaguaramos, Caracas, el primer autocine de Suramérica, el Autocine Los Chaguaramos, lo cual causó sensación entre los jóvenes de aquella tranquila ciudad de entonces, porque el hecho de ver una película dentro de un automóvil, vestir deportivamente o como uno quisiera, conversar, comentar o estar en la intimidad, sin molestar al vecino o no ser molestado por nadie, fue una novedad muy agradable que se convirtió en moda. La nueva moda atrapó también a los adultos y de pronto la informalidad resultó muy confortable y ofrecía una alternativa al rigor social de tener que vestirse formalmente para ir al cine.
Ese primer autocine de la capital venezolana tenía una capacidad para 250 vehículos y una fuente de soda llamada El Cristal Room, que durante una década se convirtió en el sitio de moda de “La Sultana del Ávila.
En su tiempo, los autocines cumplieron su misión de entretenimiento y diversión para la que fueron creados, pues le ofrecían la oportunidad al ciudadano de pasar un rato agradable disfrutando o no de una película o, en otro caso, la posibilidad de airearse, disfrutar la noche y compartir, con la novia, la amante o con la esposa y los hijos un rato diferente; porque si bien es cierto que alojaron a parejas de enamorados, quienes los utilizaron como refugio de amor, también brindaron la comodidad para salir de casa en piyamas y ver una película cómodamente, disfrutando de una cerveza, fumando un cigarrillo o tal vez degustando algún aperitivo o de una sabrosa hamburguesa o un apetitoso perro caliente.
Tras desaparecer con el paso del tiempo debido a que las ciudades fueron creciendo, los terrenos escaseando y por ende, haciéndose cada día más costosos, el elevado precio de los terrenos los arrastró hasta su desaparición, pues la mayoría de esos terrenos donde funcionaban, eran alquilados.

Hoy, como sucedió en el país que los vio nacer, Estados Unidos, los autocines sólo son un grato recuerdo para la gente que los conoció y disfrutó, sobre todo, aquellos jóvenes que entraban escondidos en tantas maletas de autos que lograban traspasar la puerta y burlar al taquillero, para luego abandonar los carros y celebrar cada travesura. Igualmente, los padres desesperados que acudían a ellos para liberarse de la rutina, cargados con hijos que dormían cuidados y vigilados en el asiento posterior del automóvil. Y ni hablar de aquellos que disfrutaron de momentos tan románticos en sus autos que estacionaban en zonas alejadas, cuyas ventanas subían apenas llegaban al autocine para disfrutar con la complicidad de la noche ardientes momentos de pasión, tan ardientes que esos enamorados salían del autocine sin saber siquiera que película se había proyectado.
Como dato complementario vale la pena señalar que el primer autocine (drive-in theater) que funcionó en los Estados Unidos se construyó el 6 de junio de 1933 en Nueva Jersey.
Para la inauguración del Autocine Los Chaguaramos, la empresa Cines Unidos publicó en un aviso en la prensa venezolana que motivaba a la gente a disfrutar un espectáculo desde su propio carro, en un espacio para 250 autos, con altoparlante individual, rampla con mesas y cómodas sillas para 600 personas y una fuente soda de gran lujo, disponible aun con lluvia, aire puro y un gran ambiente de distinción. El aviso destacaba la novedad con la frase “por primera vez en Suramérica”, anunciando la proyección de estrenos de películas seleccionadas entre las mejores de la industria.

Año 1949. Aviso de prensa anunciando la inauguración del Autocine Los 

  Chaguaramos
 Foto de Humberto Zárraga.

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40