viernes, 8 de agosto de 2014

“LA EXPEDICIÓN DE LOS BURROS”



Eumenes Fuguet Borregales (*)
Inédita  designación por la actividad revolucionaria planificada y organizada en Venezuela en 1871 para apoyar la liberación de Cuba, por la característica resaltante de incluir en su logística a cuarenta jumentos para el traslado de los insumos  logísticos, luego de realizado el desembarco en la isla caribeña.  La expedición zarpó de Maracaibo el 15 de junio de ese año, en el vapor Virginus, llevando a bordo unos trescientos voluntarios, la mayoría de ellos zulianos, teniendo como jefes a veteranos de la finalizada Guerra Federal, conocida como guerra larga o de los cinco años, realizada desde 20 de febrero de 1859 hasta el 24 de abril de 1863.
 Entre los participantes  mencionaremos al marabino Juan Besson y los hermanos Manuel y Rafael Quezada, oficiales cubanos que solicitaron en Venezuela el apoyo para  su causa emancipadora, promovida por el distinguido abogado, patriota y político Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874), “Presidente de Cuba en Armas” durante el periodo 1869-1873, quien exteriorizo con otros valerosos luchadores el conocido “Grito de Yara”, realizado en esa población el 8 de julio de 1868 y que daría origen a una cruenta lucha de diez años conocida como Guerra Grande que culminó con el pacto de Zanjón en 1878.
El material que llevaba la expedición consistía en: 1.000 fusiles Remington y Spencer, 80.000 cartuchos, 2.000 uniformes, suficientes machetes, equipos médicos y alimentos para soportar acciones prolongadas en apoyo  de los involucrados dentro de la isla.
Luego de desembarcar sin inconvenientes por la parte Sur y al anexársele personal comprometido, avanzaron sin encontrar mayor resistencia para ejecutar el primer encuentro exitoso contra las fuerzas españolas el 9 de julio de ese año en la población de Camagüey, capital de la provincia que lleva ese nombre. El Presidente Céspedes, en muchas oportunidades recordaba y agradecía el apoyo recibido por este grupo de expedicionarios venezolanos que contribuyeron en la lucha emancipadora de Cuba  que concluyó cuando los Estados Unidos le declararon la guerra a España y ocuparon la isla en 1898.
Es bueno recordar que Bolívar después de la magna Batalla de Ayacucho, Cumbre de la Gloria Americana, realizada el 9 de diciembre de 1824, tenía previsto en sus planes enviar en 1825, un numeroso contingente para invadir a Cuba y Puerto Rico, importantes bases logísticas del gobierno español.
En la referida expedición participarían  los brillantes generales José Antonio  Páez, Antonio José de Sucre, Rafael Urdaneta y el almirante neogranadino José Prudencio Padilla,  héroe de la Batalla Naval del Lago de Maracaibo entre otros. Recordamos a uno de nuestros paisanos que participó en la emancipación de Cuba, el caraqueño Narciso López Urriola (29-X-1797-16-IX-1851), veterano oficial de la caballería realista en nuestra guerra de independencia, por cierto fue derrotado por Páez en la Queseras del Medio el 2 de abril de 1819. López Urriola mientras preparaba la expedición para invadir la isla, diseñó en Nueva York la bandera cubana, la cual izó en la población de Cárdenas, cerca de Matanzas el 19 de mayo de 1850; este paisano durante una segunda expedición, fue capturado por las fuerzas españolas y muerto a garrote vil en La Habana, el 1ro de septiembre de 1855, no sin antes pronunciar sus proféticas palabras “Cuba, mi muerte no cambiará tu destino”.
Otro compatriota que lucho por la independencia de Cuba fue Marcos Maceo, nacido en La Vela de Coro quien muere  combatiendo a las ordenes de su hijo el general Antonio Maceo conocido como El Titán de Bronce, en próxima oportunidad ampliaremos datos de nuestros exportadores de libertad… porque la historia pide que nosotros hagamos historia.
(*) Gral. De Bgda.                                                                                     Churuguarero77@gmail.com
@eumenesfuguet
Historia y Tradición

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40