martes, 10 de septiembre de 2013

MIRANDA: ENCUENTRO CON MARY WOLLSTONECRAFT EN PARIS

  ANA LUCINA GARCIA MALDONADO.


FRANCISCO DE MIRANDA  PRECURSOR DE LA CULTURA DE RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MUJER.  
 
                    
 INTRODUCCIÒN.
Francisco de Miranda, nombrado como el Precursor, el Protolider, el primer venezolano universal, la Convención de Francia lo declara “Ciudadano del Mundo”,  participó con todo éxito y reconocimiento internacional en la guerra de la Independencia de los Estados Unidos, en la Revolución Francesa, ideólogo del Proyecto de la Independencia y la Libertad de todo el continente Hispanoamericano, creador de la idea de Colombia, contribuyó activamente en la Independencia de Venezuela. Hombre visionario, en tiempos que no se le daba valor a las mujeres en las sociedades o como participante en los asuntos públicos, se adelanta a la época al solicitar  Derechos Políticos, Civiles y Sociales para la Mujer, ante el Presidente de la Asamblea Nacional de Francia, en 1792



MIRANDA PALADIN DE LA LIBERTAD.


Miranda llega a Inglaterra, procedente de los Estados Unidos donde había tenido la oportunidad de alternar con los padres fundadores de esta nueva república, entre ellos: George  Washington. John Adams, Tomás Jefferson, Benjamín Franklin,  los militares que habían actuado en los campos de batalla Generales: Green, Knos, La Fayette, los Coroneles Alexander Hamilton, Lewis Morrisòn , William Smith, el famoso Juez Burke, Presidente de la Corte Suprema de Justicia, admirador de Cervantes, el Canciller Livingston, también conoce las más importantes personalidades y  familias de Charleston, Filadelfia, New York, Boston y de las pequeños `poblados de la costa este de ese país.

En " Colombeia" figuran las señoras y señoritas de apellido,  Roos, Penn, Allen, Marshall, Rutledge, Shiipper, amigas de Miranda con quien conversa sobre los más variados temas, lo que  significa  que poseían grandes conocimientos y cultura, a la par de otras, como la Señora Burn o la Señorita Susàn Livingston con quienes intercambiaba libros referentes a temas de política, filosofía, comercio, arte, poesía y temas similares.



Él estudió minuciosamente la transformación que estaba desarrollándose en los Estados Unidos, nutrió su inteligencia, atrapó el mensaje, la apertura de nuevos tiempos para la humanidad,  desde el mismo momento en que desembarcó el 9 de julio de 1783 en New Bern, Carolina del Norte y durante los 18 meses que pasó recorriendo el territorio de los antiguos colonos ingleses.

Miranda recordara que en New York contactó al espíritu e ideales de la libertad, piensa que él debía  de expandir esta nueva concepción de libertad y democracia hacia las colonias hispanas en América. Así en un Manifiesto fechado en Paris el 18 de Octubre de 1792, redactado con destino al Diputado girondino Gensonnè, confirma:” que fue el año de 1784, en la ciudad de Nueva York, cuando se formó el Proyecto de la Independencia y la Libertad de todo el Continente Hispanoamericano…”. Sale de Boston en Diciembre de 1784, llegando a Londres, el 1 de Febrero de 1785.


 MIRANDA AMIGO DEL PASTOR RICHARD PRICE MENTOR DE MARY WOLLSTONCRAFT.-

Al arribar a tan importante capital europea, entra en los círculos más connotados y aristocráticos de la capital inglesa, a través de las “Cartas de Introducción” (como las llamaba) que era portador, de sus influyentes amigos estadunidenses. Una de estas la envió el Señor Andrew Turnbull, ingles radicado en Estados Unidos al sabio y teólogo Doctor Priesley, descubridor del oxígeno, donde dice que el objeto de los viajes de Miranda es” más bien conversar con hombres que ver países”, calificaba al visitante de “ viajero inteligente y exacto observador de todo lo que pueda instruir al espíritu o añadir dignidad a la naturaleza humana” y agregaba “ Le ruego me haga también el favor de presentar este erudito forastero a aquellos de sus amigos que puedan confirmar la buena opinión que tiene de nuestro merito nacional y nuestra educación”. Roberson, pagina 34.

En los primeros meses del año ha sido abierta la Representación de Estados Unidos ante el Reino Unido, llegando sus amigos, John Adams, designado Ministro Plenipotenciario, con carácter de  enviado extraordinario, su esposa Abigail Adams y el Coronel William Smith, Secretario de la Embajada, quienes lo invitan asiduamente para charlar sobre los acontecimientos políticos, económicos y culturales que se suceden en Europa y América, asimismo ellos visitar otros lugares de Londres.( Tomo III, pág. 443 y 444). El Presidente Adams dejó constancia, con admiración, del extraordinario conocimiento que Miranda tenía sobre las batallas que se dieron para obtener la Independencia de los Estados Unidos.

La biografía de Abigail Smith Adams (1744- 1818)  refiere que durante el tiempo que acompañó a su esposo John Adams, en Gran Bretaña, (Segundo Presidente de Estados Unidos),  hasta el regreso a su país en 1788,” tuvo una gran amistad y tomó muy en serio las enseñanzas sobre” el igualitarismo” del Pastor Richard Price y de su protegida y discípula Mary Wollstoncraft.              

Mujer culta, de mente abierta,  Abigail Adams es considerada como una verdadera erudita, le adornaban sus profundos conocimientos de historia, filosofía, política, poesía, adquiridas desde niña en la biblioteca de su abuelo, convirtiéndola en una aguda observadora política, escritora prolifera e influyente Primera Dama, poco usual en aquella época. En su obra escrita y publicada se presenta como defensora de las mujeres, pensaba que “las mujeres debían de tener  Derechos y desempeñar un papel importante en el gobierno, aunque de forma indirecta, defendía el derecho de propiedad para las mujeres casadas, abogaba por mayores oportunidades en el ámbito de la educación femenina e igualdad en la educación para los niños y las niñas”.

 Miranda también era amigo del Pastor protestante y experto economista Richard Price, lo frecuentaba en la Iglesia Unitaria de Newington Green desde su llegada a Londres procedente de los Estados Unidos, en Colombeia hay una carta dirigida a Miranda, fechada el 25 de marzo de 1785 por el Doctor Garden, donde aparece una extensa referencias del Doctor Price. ( Colombeia Tomo III, páginas 391 y 392)

 Richard Price tomó posición a favor de la independencia norteamericana y de la Revolución Francesa, sus “Observaciones sobre la Naturaleza de la Libertad, los Principios de Gobierno,  la Justicia y Política en la Guerra con América” tuvieron una gran difusión tanto en el Reino Unido como en las colonias, haciéndolo uno de los hombres más conocidos e influyentes de Inglaterra.

La Biografía de Richard Price señala que era de origen gales, filósofo moral, predicador en la tradición de los disidentes ingleses, activo en causas radicales, republicano, liberal similar a los conceptos de la Revolución Francesa. El promovió conexiones entre un gran número de personas incluyendo a redactores de la Constitución de los Estados Unidos, pasó la mayor parte de su vida adulta como Ministro de la Iglesia Unitaria en Newington Greem, donde residía con su esposa,  siendo el miembro más renombrado de la congregación la pionera feminista Mary Wollstonecraft, quien expreso sus ideas sobre el igualitarismo en el espíritu de la Revolución Francesa incluyendo, también los derechos de las mujeres.

Además de sus trabajos como moralista y filósofo político escribió textos de estadística y finanzas, por las que fue elevado a la” Royal Society.” Desde 1770 Price predicaba, en las mañanas en la Capilla Grave Pip en Hackney, continuaba sus sermones en la tarde en NGYC y posteriormente  en la Casa de Reuniones” Old Kewy Street” en la City de Londres, .en todos estos lugares exponía sus razones por las que apoyaba la rebelión de las colonias británicas de Norteamérica, ideas que lo hicieron un predicador famoso.

En su casa e Iglesia de Newington Green recibió la visita de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, Benjamín Franklin, íntimo amigo suyo, Thomas Jefferson, Thomas Paine, John Adams y  su esposa Abigail, los políticos ingleses  Lyttlon , el Conde Shelburne, Earl Stamhope, el Primer Ministro Pitt, los filósofos David Hume y Adams Smith y el español Miranda, entre muchos más

En 1778, fue invitado por el Congreso de los Estados Unidos para que los asesorara en materia financiera y en 1781 a solicitud de George Washington, le fue concedido el” Título de Doctor” en Derecho, por la Universidad de Yale.

Tuvo la suerte de tener amistades duraderas entre sus vecinos y feligreses tales como el banquero Thomas Rogers, el escultor James Burgh, teólogos a los que influyo su prédica como William Ellery Chamning, Teófilo Lindsey, el formidable erudito y clérigo disidente Joseph Priesley, descubridor del oxígeno, pero puede decirse que la asidua feligresa más afamada fue Mary Woolstonecraft, de quien Price era su amigo y mentor. Ella poseía una mente racional, su trabajo en la educación de las niñas además de ser profundamente humano, significaba una crítica a la sociedad de su época, ausente de cinismo y respetuoso con las mujeres. Le presenta su alumna a otro feligrés radical, gran humanista y editor Joseph Johnson, quien guía como una figura paternal, su carrera literaria

Las ideas de Wollstonecraft se inspiraron en los sermones de la Iglesia de Price, empujándola hacia el despertar político. Un par de años, después de abandonar Newington Green, en 1791, estas semillas germinaron en” Vindicación de los Derechos del Hombre”, al año siguiente publicó su obra más conocida, que la inmortaliza “Vindicación de los Derechos de la Mujer”, las dos ediciones como respuesta a la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” en el espíritu del racionalismo de la Revolución Francesa, donde extiende los argumentos igualitarios de Price, a la igualdad de las mujeres,” al igual que los esclavos estaban excluidos de la educación y los derechos civiles, también lo eran las mujeres”

Price, a poco tiempo del entierro de su esposa, fallece el 19 de Abril de 1791.

Las ideas del afamado Pastor aparecen 14 veces citadas en el “Diario” del escritor William Godwin, futuro esposo de Mary Wollstonecraft

En carta enviada a su cuñado Francisco Arrieta, fechada en Londres el 20 de Junio de 1785. Miranda Le dice: “Este clima es moderado y me sienta perfectamente. La filosofía, el gobierno, las academias de ciencias, asambleas parlamentarias y sociedad de sabios y hombres de Estada, dividen todo mi tiempo por el presente, con sumo provecho y contribuyen en algún modo a mitigar el peso de la dura adversidad”.                       

 Es muy  posible que Miranda hubiese conversado personalmente con la futura escritora en Londres, bien cuando visitaba la Legación de Estados Unidos con el Pastor, o en sus asiduos encuentros con Richard Price, que si tienen referencia expresa en “Colombeoa”,  donde era diaria la presencia de Mary Wollstoncraft en la Iglesia de Newington Green. Siendo un asiduo a las más importantes librerías de Londres, es de suponer que conociese sus obras, que causaban sensación en el Reino Unido.



 MIRANDA ADMIRA EL TALENTO FEMENINO.

Miranda sale el 9 de Agosto de 1785 de Londres en compañía del Coronel William Smith, ex-Edecán del Presidente Washington  y en ese entonces Secretario de la Legación de Estados Unidos,  yerno de John Adams, por haber contraído matrimonio con la hija Abigail Adams.  Asisten en Berlín a la célebre Revista Militar del Rey de Prusia, Federico el Grande, (que sería la última, pues el monarca fallece al año siguiente) dónde concurría la más selecta oficialidad internacional y la más rancia nobleza europea, comienza aquí el” Tour” de 4 años que efectúo nuestro compatriota por el viejo continente, el medio oriente, Asia y África que lo convierte en el mejor memorialista de la Europa de su tiempo, regresando a Londres el 18 de Junio de 1789



Los amigos se despiden en Viena el 26 de  Octubre de 1785, Miranda continúa peregrinando, conociendo los personajes de mayor relevancia de su tiempo, visitando y estudiando la historia, la política, la geografía, los gobiernos, la economía, las religiones, la cultura, el arte en el mismo lugar donde ocurrieron los hechos y a veces narradas de boca de sus protagonistas

En " Colombeia" expresó su admiración por las talentosas damas que conoció y trató durante sus viajes.  En esta Obra aparece detalladamente sus impresiones, conversaciones, intercambios de libros, relatos y comentarios de los más importantes hombres y mujeres que contactó en ese largo recorrido, referiré en esta oportunidad, solo ciertas anécdotas de sus observaciones y admiración a la inteligencia, capacidad y cultura de algunas de las señoras y aristócratas con las que alternó en diversos lugares del mundo que visitó.

Durante su periplo por Estados Unidos relata que a la Señora Burr le presta el libro “Filosofía de la Naturaleza”. La señora Mary Walton “le hace llegar la obra de Rousseau, dándole las gracias”.  Igualmente resalta el gesto filantrópico de la Señora Mary Flamer cuando dona al Senado norteamericano,  “un antiguo retrato del célebre descubridor de América, Cristóbal Colon, tomado de un cuadro original de 1592, que ha pertenecido a su familia durante 150 años”.

En Boston se relaciona con Mrs. Macaulay Graham, famosa escritora de “La Historia de Inglaterra” (“Colombeia” Tomo III, pág. 30I). Igualmente tiene una referencia analítica para Plillips Peter,  “negrita esclava venida cuando niña de la Costa de Guinea a esta ciudad. Su amo le dio unos cortos principios de educación y en poco tiempo vea, que las composiciones de Plillips en prosa y poesía fueron a la prensa. Pasó a Inglaterra y fue admirada”.

Expresa su reconocimiento y le da gran valor a las “Cartas” escritas en 1720 por Lady Mary Wortley Mòntagu, en la oportunidad en que acompaño a su esposo” Sir Edward Mòntagu a Constantinopla, cuando este fue nombrado Embajador de Inglaterra ante el “El Gran Señor”. Después de estudiar turco y observar las costumbres otomanas, Lady Mary  dibuja admirablemente con veracidad diversos aspectos de Turquía, país entonces totalmente desconocido en Europa”. ( “Colombeia”, Tomo IV, pág. 42)

Estando en Kherson, llegó a la ciudad el Príncipe Potemkin, quien en ese momento organizaba la logística para un viaje que realizaría ese año la Zarina Catalina con el objeto de conocer sus nuevos territorios. Todos los altos dignatarios de la ciudad salen a recibirlo, dejando a Miranda con las damas, jugando una partida de” lotto”. A los pocos días, el Príncipe lo manda a llamar con su Edecán para conocerlo, queda tan impresionado con su personalidad, conocimientos y al saber que viene de Constantinopla lo invita a viajar en su propio coche, para visitar la Crimea, recientemente anexada al imperio ruso.





En Gotemburgo tendrá una relación sentimental con Catarina Gotheen de Hall, esposa de un acaudalado negociante, quien le escribirá, tiempo después, " Dígame por favor, ¿no hará jamás usted, imprimir la descripción de sus viajes?, sería seguramente la más interesante que se haya escrito nunca, pues no es posible viajar con más utilidad de lo que usted, lo ha hecho.". Dos siglos después se verá cumplido el deseo de la gentil dama sueca al publicarse " Colombeia".

En Hamburgo, la Condesa Schimmelsan lo hace entrar en contacto con intelectuales, diplomáticos, científicos, jurisconsultos, ricos negociantes, bellas mujeres y prominentes personajes del país.

Alternó igualmente, en la casa de la Condensa Carlota Sofía de Bentinck, la personalidad más relevante de Hamburgo, quien lo incorporó a su círculo intelectual íntimo.

En Dinamarca, asiste a un baile en el Palacio, donde conversa con la Princesa Luisa y su marido el Príncipe Holstein Augustemburgo, con la hija de ambos y su esposo. Igualmente ve a la Reina Madre, hermana del Duque de Brunswick a quien derrotará, años después, en la batalla de Valmy.

 En  Estocolmo visita la cárcel llamada” la Torre Azul”, que encuentra en estado deplorable. Allí  una joven de 18 años, llora desconsoladamente, acusada del delito de  infanticidio,  está condenada a ser decapitada próximamente, intercede ante el  Príncipe Real, quien firma el Indulto de la pobre chica y reforma el régimen de las cárceles.

Hace un elogio a la inteligencia de “Isabelle Van Tuyill de Charriere”, famosa escritora en lengua francesa, de origen holandés.( Colombeia, Tomo VIII, pág. 47).

En Ruan, al visitar el sitio del sepulcro de la pobre “Doncella de Orleans” manifiesta expresiones de condena a tanta barbarie.



MIRANDA Y LA ZARINA CATALINA LA GRANDE.

Luego del casual y mágico encuentro en Kherson con el Príncipe Potenkim, Miranda viaja durante un mes por la Península de Crimea, el Príncipe invita a su amigo el Conde de Miranda para que lo acompañe a Kiev, donde la Zarina Catalina tenía pensado instalar su Corte hasta la primavera, para comenzar el recorrido por sus nuevos territorios.

Catalina la Grande era una de los gobernantes de mayor significación en el mundo. Mujer cultísima, se cartea con Voltaire y los enciclopedistas, gobierna con astucia y despotismo, ha ampliado el territorio ruso, a consta de los turcos y los polacos, así mismo ha multiplicado el número de siervos. Voltaire decía” era la monarca más valiosa de Europa, la que había convertido el Siglo XVIII en el Siglo de Oro. A Diderot lo invitó a pasar una temporada en su Corte. Sus otros amigos de preferencia fueron Guillermo Grimm, Jean D Alembert, Claude Adriem Helvetius, Para las leyes que puso en vigencia, redactadas por ella misma, se fundamentó en Montesquieu, cuyo “Espíritu de las Leyes,” era su libro de cabecera



Miranda fue presentado a la Emperatriz, el 14 de Febrero de 1787 e inmediatamente es integrado al sequito de Su Majestad Imperial, en “ Colombeia” dice: “ besé la mano de Su Majestad que con sumo agrado sacó del manguito y me la presentó de paso – pues no se usa aquí genuflexión ni nada, y yo hice una cortesía”. A partir de ese momento se inicia una conversación, casi diaria entre la Emperatriz y el Coronel Español Miranda

Habla con Catalina de política, filosofía, arte, sobre España, América, la Inquisición y los más variados temas. Ella lo interroga sobre el clima de su tierra natal en la América Española, que si era posible que la inquisición subsistiera, aún, le pregunta a cerca de los edificios árabes de Granada, de su arquitectura, jardines, literatura. Se interesa por conocer de América, de los jesuitas, de las lenguas, de los naturales del país, le comenta que la Corte de Madrid, le había negado estas noticias diciendo que eran secreto de estado. También le pregunta sobre las antigüedades de Atenas, el Templo de Minerva y Teseo; de Italia, sobre el Puente de Matalone y de Carlos III en Nápoles. Del arte en España, las célebres pinturas, que debían de haber en los palacios del Rey, Autos de Fe; lo inquiere sobre los personajes importantes en las ex. Colonias Inglesas en América

 El Representante Diplomático de España, presenta una reclamación diplomática por el uso del uniforme de Coronel del Ejército Español que Miranda había mandado confeccionar para usarlo en la Corte. La zarina se alarma, en repetidas ocasiones le dice: “os pueden llevar a España, donde la Inquisición os quitara la vida”. Con el Príncipe Mamonov le manifiesta su aprecio, invitándolo a quedarse al servicio de Rusia, como lo estaban otros militares europeos. Miranda rehúsa tal ofrecimiento haciéndole saber confidencialmente, que lo único que le impide aceptar su generoso ofrecimiento, es su empeño en lograr la libertad de su patria.

Mariscales, príncipes, diplomáticos y escritores son sus contertulios. Todos los cortesanos se disputan la amistad de Miranda, por su cultura, intelectualidad, sus viajes y experiencias dentro y fuera del ejército. La Zarina lo enaltece entre sus amistades. Le concede el Grado de Coronel del  Regimiento de Coraceros de Ekaterinoslav, (la Gloria de Catalina), que comandaba el Príncipe Potenkin, le otorga Su Protección Imperial en todas partes del mundo, enviando Comunicación Oficial a Sus Embajadas y para facilitar la conclusión de su empresa libra una jugosa Carta de Crédito, para caso de necesidad. Miranda se despide de la Augusta Emperatriz en agosto y de Rusia en septiembre de 1787, para continuar su periplo por Europa. Durante el resto de su vida tendrá expresiones de “Emperatriz sabia”, recordará” los” convites majestuosos de la Gran Catalina”.

Regresa a Inglaterra en julio de 1789, luego de tan intenso, memorable y fascinante viaje de 4 años. Entabla relaciones con el Primer Ministro Pitt, solicitándole apoyo para su proyecto emancipador de Hispanoamérica, decepcionado de las constantes vacilaciones del gobierno inglés  resuelve solicitar respaldo para sus sueños libertarios en Francia. Arriba a Paris el 23 de Marzo de 1792.





LA REVOLUCION FRANCESA. LOS SALONES POLITICOS- LITERARIOS DE LAS DAMAS GIRONDINAS.

“Las Cartas de Recomendación” de sus influyentes amigos ingleses lo vinculan con las personalidades más importantes de Francia, su objetivo principal es obtener la ayuda necesaria para liberar a la América hispana del dominio español. Desde su llegada a Paris fue introducido en los medios políticos, literarios y sociales pues había entrado en la intimidad del grupo girondino. Los salones de la aristocracia liberal estaban abiertos a hombres provenientes de otros sectores sociales, a los políticos, los periodistas, a los hombres y algunas mujeres de letras.. En su agenda: los lunes y los viernes asistía al Salón de Madam Roland,  llamado” El Hogar de la República,  lugar de cita político- literario de los extranjeros notables, allí encontró a su viejo amigo Thomas Paine, a Machintosh, al Doctor Cabanis y algunos ideólogos como Brissot, padre de los Brisonianos,  Roland de los Rolandistas movimientos que luego se trasformaron en el  grupo político moderado, federalista girondino de la Asamblea Nacional y la Convención Nacional Francesa Diputados procedentes de la Gironda, en su mayoría eran miembros intelectuales, pertenecían a la rica y alta  burguesía ilustrada del mundo de los negocios entre los que destacaban Brissot, Petiòn, Vergniaud, Viger, Gensommè ,Roland. Estos grupos también se vinculaban a los Salones de Madam Condorcet y Julia Talma, famosa actriz de la comedia francesa. “La Espada Consentida de la Gironda” como se le llamaba a partir de la victoria de Valmy, era muy bienvenido al exclusivo Salón de Madame Stael donde los jueves recibía embajadores o sus aristocráticos amigos en Cenas Intimas de 16 personas, algunos martes en la tarde concurría al Salón de la madre de ella, Madam Necker, cuando abría su casa a los poderosos banqueros.    

 Asiste también, a los Salones o” Clubes Fraternales” mixtos donde se aceptaban mujeres en igualdad de condición con los hombres, allí acudía la famosa Olimpia de Gouges, escritora, dramaturga, e ideóloga revolucionaria, que frecuentaba estos salones literarios y políticos parisinos, donde conoció la élite intelectual del siglo de oro y a los que a su vez invitaba a su propio Salón.

 Miranda conoce el amplio programa de reformas sociales que Olimpia de Gouges presentó a los representantes de las tres primeras legislaturas, a los Clubes Patriotas y a personalidades como Mirabeau, La Fayette, Necker, a los que admiraba.  Las obras literarias de Olimpia de Gouges en favor de la abolición de la esclavitud le abrieron las puertas del “Club de los Amigos de los Negros” que dirigían el Abate Gregoriè y el diputado girondino Brissot. Sus escritos, también  fueron profundamente feministas y revolucionarios.  Defendió la igualdad entre hombres y mujeres en todos los aspectos de la vida pública y privada. Su inmortal “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” de 1791, que la consagró eternamente fue publicada un año antes de la “Vindicación de los Derechos de la Mujer” de Mary Wollstonecraft, en Inglaterra. Asumió la defensa de los diputados girondinos públicamente en carteles y folletos,  posteriormente a que fueran eliminados de la escena política, con el golpe de estado contra ellos del 2 de junio de 1793, lo que le valió ser detenida en agosto. El 2 de noviembre fueron ejecutados sus amigos y ese mismo día fue llevada al Tribunal, luego de un juicio sumario, sin abogado defensor la condenan a la guillotina el 3 de noviembre de 1793.   Después de la Segunda Guerra Mundial ha sido reconocida como una de las Grandes Humanistas de Francia



MIRANDA AMIGO DE LOS INGLESES RESIDENTES EN FRANCIA.

“Colombeia” y otros reconocidos autores coinciden en señalar la predilección que Miranda tenía por los ingleses, elogiaba su gobierno, la constitución, pensaba que solo en Inglaterra era donde el hombre gozaba de toda su plenitud en libertad civil, podía emitir opiniones sin riesgo, tenía en gran estima su agricultura, el comercio y la marina que habían alcanzado un grado de gloria y prosperidad que ninguna nación había podido lograr aun

.En Paris se relaciona en gran cercanía con sus amigos ingleses: John- Hutford Stone, hombre de negocios, Thomas Christie, negociante de Londres, socio de la casa Turnbull quien le presenta a Sir James Mackintosh, notable escritor, médico y abogado que gozó en esta época de gran notoriedad tanto en Francia como en Inglaterra, publica “Vindicare Gallcanoe”, Joel Barlow, poeta y diplomático inglés-americano que publica el poema épico: “ La Colombiada”, Joseph Priestley, químico, filósofo  Francia lo nombra Ciudadano Francés, miembro de la Asamblea Nacional, Thomas Paine, destacado político, editor, escritor, Diputado girondino a la Convención, redactor junto a Condorcet de la Constitución del Año I, promotor del liberalismo y la democracia, Helen Mary Williams, escritora, poetisa, amiga de esta época francesa, quien lo visita en la cárcel de la Force y Mary Wollstoncraf, escritora y activista por los derechos de la mujer.

En la Calle Helvetius abríase acogedor y heteróclito, el Salón de Helen Mary Williams: al té del domingo por la noche iban a hablar de literatura y de política: Brissot, Vegniand,  los Chenier, Càmbaceres, Chamfort,  Bernardino de Saint- Pierre, Manon Roland, Lassorce, Barrer, Rabàn- Saint Etìemme, Carmel y Olimpia de Gouges, también mujer de letras, ligada a los girondinos,   era el lugar predilecto de encuentro de los paisanos británicos de la anfitriona.  En esta casa apareció Miranda y la inglesa tomaba algún interés", por su carácter entusiasta y sus aventuras novelescas, gustaba mucho de la elocuencia de su conversación, le presentó, por intervención de Madam Roland al General Servàn, entonces Ministro de la Guerra.( Caracciolo Parra Pèrez).

 Miss William era amable y espiritual  enloquecía por la revolución y decía frases que, se dio el caso de que Chamfortse las apropiase para hacer canciones.  El General Barón de Thiebanlt, cita una de ellas, que enseguida fue formulada por Ganbon: " guerra a los castillos, paz a las cabañas". Sus libros hacían ruido  y sus poemas le habían dado celebridad en Inglaterra: Lord  Bulwer Lutton llevó a la escena una  de sus novelas. Se instaló en Paris desde 1790 relacionándose  desde los primeros momentos con los hombres y mujeres más destacados del movimiento revolucionario: Bancal des Issarts pidió su mano y le prometió votar por la muerte del Rey, adoraba a Mirabeau y se gastaba en disculpas sobre la Libertad. Miss Willians permanecerá fiel al recuerdo de los girondinos y odiará de todo corazón a Robespierre y a los montañeses. Dejó testimonio de Miranda en dos de sus obras sobre la Revolución Francesa.





MIRANDA HEROE NACIONAL DE FRANCIA Y PRECURSOR DE LOS DERECHOS DE LA MUJER.

 Jerome Petiòn de Villeneuve, Alcalde de Paris y Presidente de la Convención Nacional invita a Miranda a realizar un servicio, para salvar a Francia ante la invasión de Austria y Prusia, " por la causa de la Libertad, que tanto amaba". Miranda dirá: " Por la libertad de los pueblos que habitan la América del Sur.... para ocuparme principalmente de la felicidad de ellos, estableciendo la libertad y la independencia de sus países...", Marcha al frente de batalla bajo el mando del General Dumouriez, con el Gradó de Mariscal de Campo, comandando el ala derecha de la Segunda División de los Ejércitos del Norte, logrando un impresionante triunfo en la Batalla de Valmy, el 20 de septiembre de 1792, derrotando y expulsando a los ejércitos prusianos del Duque de Brunswick, considerados los mejores del mundo en esa época.

Valmy fue la primera victoria que salvó a la Revolución Francesa. Sus méritos bien ganados en los campos de batalla, el haber compartido peligros y notabilidad durante la Revolución y su aguda inteligencia le fueron reconocidos por el Rey Luis Felipe de Orleans, quien siendo Duque y soldado adolecente sirvió a las órdenes de Miranda en la Campaña de Bélgica, cuarenta años más tarde  dejò testimonio de ello al inscribir su nombre con letras de oro entre los inmortales del Arco de Triunfo, en la Plaza de la Estrella de Paris, ordenar su retrato en el Salón de los Héroes  “ Sala de la Glorias de Francia 1792”, en el Palacio de Versalles , colocar un Medallón que lo glorifica en el Museo de Los Inválidos y erigir un monumento estatutario en el Campo de Batalla de Valmy.

Nuestro compatriota está muy ilusionado con los ideales  de la Revolución Francesa: Libertad,  Igualdad y  Fraternidad, aun cuando sabe que el tema de los Derechos Políticos y Sociales para las mujeres no era importante, desea que se haga justicia con las féminas francesas, cuya presencia en las grandes escenas multitudinarias habían representado un papel determinante en las primeras etapas de la Revolución. De sus viajes guarda altísima estima, respeto, consideración por las mujeres, ha observado sus nobles atributos, su inteligencia, nobleza, sabiduría, cultura, ingenio, valentía, abnegación, sacrificio como madres, esposas, hermanas, amigas, sus dotes para la política y la diplomacia cuando han podido actuar como su admirada amiga la Zarina de Rusia. Tiene conocimiento de la “lista de quejas” presentadas a los Estados Generales por varias representantes del sexo femenino,  en folletos y peticiones ulteriores donde se habían formulado reclamos y exigencias específicas, ha conversado personalmente y leído las justas propuestas de las escritora Olimpia de Gouges en “La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadanía” publicadas el año anterior de 1791.

Así mismo, está enterado de los diversos pensamientos de destacados pensadores y filósofos de la Revolución: Juan Jacobo Rousseau con su exaltación de la maternidad, tenía debates a cerca de la educación en la Asamblea Nacional. Aunque unas pocas y solitarias voces reclamaban igualdad de oportunidades para las niñas en la educación, la mayoría compartía la opinión  expresada por Prudhomme, el Editor de la Obra “Revolución de Paris”: “ una madre de familia necesita libros para criar a sus hijos? ¿Acaso no tienen en su corazón el libro de la naturaleza?



El argumento se extendía a los Derechos de las Mujeres. Talleyrand escribió en un informe a la Asamblea Constituyente “El bien común, sobre todo el de las mujeres exige  que no aspiren al ejercicio de los derechos y las funciones de carácter político. Busquemos sus intereses en el deseo de la naturaleza. ¿No es evidente que su delicada constitución física, sus inclinaciones gentiles, los múltiples deberes de la maternidad, deban separarlas siempre de los compromisos intensos y los deberes agotadores, e inducirlas a las ocupaciones pacíficas y los cuidados del Hogar?

El primero en realizar un enunciado en favor del sexo femenino como importante miembro de la Asamblea Constituyente fue el Marqués de Condorcet, heredero de las grandes tradiciones filosóficas del siglo XVIII, discípulo de Voltaire y Diderot, quien en el verano de 1790 había publicado su alegato en defensa del sufragio femenino ” Sobre la Admisión de las Mujeres en el Derecho a la Ciudadanía”, luchó por los derechos civiles de los protestantes, por el fin de la esclavitud, el tráfico de los negros y por los derechos civiles y políticos de las mujeres..

 Adopta como punto de partida la igualdad de los derechos de la especie humana en general como derecho natural de todos, “quien vota contra los derechos de otros, cualquiera sea su religión, su color o su sexo, desde ese mismo momento ha adjurado de los propios”.” El hábito puede familiarizar a los hombres con la violación de sus derechos naturales hasta el punto que,…..Algunas de estas violaciones han pasado inadvertidas incluso a filósofos o legisladores cuando se ocupaban con el mayor celo de establecer los derechos comunes de los individuos de la especie humana, para hacer de ellos el fundamento único de las instituciones políticas. Por ejemplo ¿no han violado todos el principio de la igualdad de los derechos al privar tranquilamente, a la mitad del género humano, del derecho de concurrir a la formación de las leyes, al excluir a las mujeres al derecho de la ciudadanía?... Los derechos de los hombres se derivan únicamente de que son sensibles, susceptibles de adquirir ideas morales y de razonar con esas ideas. De esta manera puesto que las mujeres tienen esas mismas cualidades, tienen necesariamente esos mismos derechos. Sería difícil probar que las mujeres son incapaces de ejercer los derechos de la ciudadanía. ¿Porque unos seres expuestos a embarazos y a indisposiciones pasajeras no podrían ejercer derechos de los que nunca se pensó privar a la gente que tiene gota todos los inviernos o que se resfría facialmente?  Las grandes mujeres de la historia la Reina Isabel la Católica, Isabel I de Inglaterra o Catalina la Grande habían demostrado su capacidad para gobernar .Estos planteamiento los realizo en el Palais Royal, el 3 de Julio de 1790, aunque muy discutidos en el ámbito de la teoría, no tuvieron efectos prácticos.

La defensa de los Derechos Humanos por parte de Miranda puede seguirse en la larga lucha de la Independencia de la América española, sus actuaciones en la Revolución Francesa y los testimonios de sus “Diarios”.

Cuatro días después de la Batalla de Valmy el Alcalde Petiòn, para entonces Presidente de la Convención Nacional, le envía al caraqueño una emotiva Carta para expresarle su placer por las felices noticias recibidas donde había aportado como oficial su experiencia y como excelente ciudadano que sabía cómo merecer la confianza de los soldados que están bajo su mando.” No se trata solamente – dice Petiòn – de asegurar el triunfo de la Libertad de Francia, sino de la Libertad del mundo entero. Nunca lucharemos por una causa más grande o más noble” (Robertson, “La Vida de Miranda”, 1967, pág. 102)..

 Para Miranda los ideales revolucionarios deben de ser considerados para ser aplicados a todo el género humano, sea hombre ò mujer en el momento en que Francia está dando un gran paso , rompiendo con todo esquema discriminatorio de injusticia medieval y se apresta a diseñar un nuevo modelo para la humanidad y así se lo expresa a su amigo el” Ciudadano Petiòn, Presidente de la Asamblea Nacional”, desde Valemciennes, el 26 de Septiembre de 1792, Año I de la Republica, en una larga carta que contesta a la anterior, tal como aparece en el Tomo 10, Documento 1675 de “Colombeia”, cuyo contenido lo eleva a ser considerado como un pionero de las luchas femeninas en el mundo. En la extraordinaria Carta cuando le señala… “del bien de la cosa pública…” indica: “El Comité de Legislación me parece estar muy bien compuesto, y sus nueve miembros poseen más conocimientos sobre esta importante materia que quizá todo el resto de los hombres juntos!

”Le recomiendo una cosa de mi parte, sabio legislador, y! son las mujeres! ¿Por qué, en un gobierno democrático, la mitad de los individuos no está directa o indirectamente representada, mientras que ellas están igualmente sujetas a la misma severidad de las leyes que los hombres han hecho a su voluntad? Por qué, al menos, no se les consulta sobre las leyes que les atañen más directamente como son las del matrimonio, divorcio, educación de los hijos, etc.?

Confieso a V. que todas estas cosas me parecen usurpaciones inauditas y muy dignas de ser tomadas en consideración por nuestros sabios legisladores. Si yo tuviera aquí mis papeles, encontraría algunas observaciones que he hecho sobre este mismo tema, hablando de ello con algunos legisladores de América  y Europa, que nunca me dieron ninguna razón satisfactoria, habiendo convenido en su mayoría de la injusticia, etc.”

“Aquí se refiere a sus discusiones en Estados Unidos e Inglaterra a cerca del Derecho al Voto negado a las mujeres” como lo indica Miquel Castillo Didier en su obra “Miranda Escritor” editada por el Centro de Estudios Griegos .Facultad de Filosofía y Humanidades- Universidad de Chile´- 2010

Caracciolo Parra Pérez, destaca que Miranda encontrándose en el frente de guerra en los agitados meses de septiembre de 1792 a mayo del año siguiente, no deja de preocuparse por temas políticos de Francia y de la cuestión fundamental para él, de la liberación de “América”. Entre los primeros asuntos, recuerda su crítica a la demagogia de Robespierre y de Marat y su reclamo por la falta del derecho al voto de la mujer.( Miranda y la Revolución Francesa, Ediciones del Banco Caribe 1966. Vol. I pp.151 y 152.

.Esta Misiva es precursora de los Derechos Políticos, Civiles y Sociales para las mujeres, en ella Miranda solicita los Derechos Políticos para” la mitad de los individuos, las mujeres”, su representación directa o indirectamente en un gobierno democrático, lo que equivale en nuestra época a subsanar la violencia política, violencia del Estado hacia las mujeres. El Derecho al voto, a elegir y ser elegida al Poder Legislativo: la Asamblea Nacional, el Congreso, a ocupar cargos en el Gobierno, Municipal, Estadal, Nacional. Estas aspiraciones son obtenidas por las mujeres francesas como premio a heroísmo a su actuación en” la resistencia” durante la Segunda Guerra Mundial en 1946, ese mismo año se le concede el derecho al sufragio y el acceso al Parlamento a las venezolanas, luego de grandes luchas

La humanidad muy lentamente ha ido tomando conciencia de los derechos fundamentales de la persona humana. Para Miranda era prioritario el derecho básico de la Libertad en la esfera individual, política y social. La cuestión del voto de las mujeres nos lleva al tema del Derecho a la Igualdad pero en general en los Estados Europeos y en las colonias españolas en América había desigualdades de sexo, sociales: peninsulares, blancos de orilla, procedentes de las Canarias, criollos, raciales: blancos, negros, indios, zambos etc.

Las mujeres políticas venezolanas tuvimos en 1988, que realizar manifestaciones en las calles de Caracas para presionar a los partidos políticos a que nos incluyeran en las listas como Candidatas a Diputadas o Senadoras, logrando en ese entonces un 13% de representación femenina en el Congreso de la Republica. Ahora en 2013, la misma alcanza al 19% de la Asamblea Nacional lo que equivale a una de los representaciones femeninas más bajas en Latinoamérica y el mundo, cuyos estándares de empoderamiento femenino se suscriben hacia la paridad tanto en los parlamentos, gobiernos y todas las esferas de Poder Nacional e Internacional-

   Miranda igualmente manifiesta su disconformidad ante la discriminación jurídica que sufren las mujeres que “si están sujetas a la misma severidad legal”, hechas por los hombres, que les exigen su cumplimiento, significa la violencia jurídica, violencia del Estado hacia las mujeres con la aprobación de leyes discriminatorias, pero si les aplican el castigo. Pocos meses después  al controlar en forma violenta los Jacobinos la Asamblea Nacional, se instala el terror en Francia, prohibiéndoles a ellas asistir a las sesiones, se les obliga a cerrar los “Salones de Fraternidad” y al año siguiente en 1793, las condenan a morir en la guillotina, tal es el caso de la reina María Antonieta, Madame Roland, Carlota Corday, Olimpia de Gouges, entre muchas más

 Exhorta a Petiòn a dar a las mujeres el derecho de participación en la elaboración de las leyes sobre” el matrimonio, divorcio, educación de sus hijos”, es decir las que hoy  están contempladas en el Código Civil referidas al Derecho de Familia, al Derecho de Menores.

Miranda tiene clarísima conciencia y lo manifiesta expresamente que son “usurpaciones irritantes, inauditas y muy dignas de consideración por parte de nuestros sabios legisladores”,  les da una campanada de alerta para que corrijan, enmienden tal “ injusticia”, que le han reconocido privadamente sus amigos legisladores de América y Europa, “sin que le hayan dado razón satisfactoria”.  Con esta aseveración señala las manifestaciones de naturaleza estructural de las relaciones de desequilibrio histórico entre el hombre y la mujer que ha conllevado a la dominación y discriminación entre los dos sexos, quitándole a la mujer la igualdad real, su plena emancipación y autonomía, es la violencia contra la mujer como mecanismo social que las ha mantenido en posiciones de subordinación con respecto a los hombres.



Dos siglos tardará el mundo para que se reconozca el derecho a la educación de las mujeres, ingresen masivamente a las universidades y con plena conciencia reclamen la vergonzante situación de “capitis de minutio” establecida el Código Napoleónico transferida a los Códigos Civiles de Europa y América. Las abogadas venezolanas desde 1969 comenzamos a estudiar las odiosas discriminaciones establecidas en las leyes, en 1974  abogadas integrantes de la Federación Venezolana de Abogadas ( FEVA)  escribimos el” Proyecto de Reforma al Código Civil”, para dar igualdad jurídica a la mujer en la familia y a los hijos frente a los padres y la sociedad. Me correspondió, en mi condición de Presidenta de FEVA presentarlo al Congreso Nacional, como Iniciativa Popular, usada por primera vez en la historia legislativa del país, con el apoyo de 33.000 firmas que recogimos las abogadas en conjunto con las organizaciones femeninas del país. Luego de una intensa campaña nacional de 13 años fue aprobada la “Ley Aprobatoria de la Reforma al Código Civil” el 6 Julio en el Congreso de la Republica y el día 26 del mismo mes de 1982 el Presidente Luis Herrera Campins puso el Ejecútese, en un solemne acto realizado en el Palacio de Miraflores.

Las  reformas a la legislación en Francia efectuadas a comienzo del siglo XIX, solo mejorarían el destino privado de las mujeres: igual participación en la herencia familiar, derecho a ser testigo en asuntos legales, el divorcio, continuaron en la condición de seres económicamente dependientes (legalmente menores de edad) se les negaba el poder trabajar o emplearse fuera de la casa sin permiso marital, hasta bien avanzado el siglo XX.

La Republica americana extendió su influencia por encima del océano Atlántico  e inspiró  la Revolución Francesa, esta trasmitió sus principios al mundo en la “ Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano” de 1789, y la” Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana”, de 1791,  ciento cincuenta y nueve  años después, no por casualidad, una mujer Eleonora Roosevelt, traspasa nuevamente el océano Atlántico para entregarle al mundo desde Paris, cuna de tales principios, la” Declaración Universal de los Derechos Humanos”,  donde se reconocen por primera vez, como derechos fundamentales el “valor de la persona humana” y “ la igualdad de los derechos del hombre y la mujer” para satisfacción a las demandas realizadas en la Ciudad Luz, de los precursores Condorcet, Olimpia de Gouges, Francisco de Miranda y Mary Woollistonecraft.

Las abogadas pertenecientes a la Federación Internacional de Abogadas (FIDA) con sede en New York y a la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas (FIMCJ) de Paris, organizaciones con estatus consultivo en la Comisión Económica Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) han sido las abanderadas de los cambios jurídicos para las reivindicaciones de la mujer, tanto a nivel regional de la Organización de Estados Americanos ( OEA) como a nivel global en las Naciones Unidas ( ONU).

En 1972, la Doctora Helvi Sipila, abogada de Finlandia y Ex -Presidenta de FIDA es designada como Sub-Secretaria General de Naciones Unidas, impulsando la celebración en 1975 del “AÑO INTERNACIONAL DE LA MUJER” y en un esfuerzo sin precedentes propone la ”CONVENCION INTERNACIONAL SOBRE LA ELIMINACION DE TODA FORMA DE DISCRIMINACION CONTRA LA MUJER” (CEDAW), aprobada por la Asamblea General en 1979 y abierta a la firma en 1980, proceso en el que tuve el honor de participar en mi doble condición como Representante del Gobierno de Venezuela y como miembro de FIDA. Esta Convención Ratificada por 186 países ha señalado los profundos cambios jurídicos de igualdad, favorable a la mujer en el mundo

En 1988 en mi condición de Delegada Titular de Venezuela con rango de Embajadora ante la Comisión Interamericana de Mujeres de la Organización de Estados Americanos (OEA)  propicie el estudio de un tema invisible en aquella época, la violencia contra la mujer,  al constatar que era recurrente el sufrimiento de casi todas las 300 millones de mujeres que habitan en  la región, lideré el proceso de la” Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer”, obteniendo el apoyo del Comité Ejecutivo, Secretaria Ejecutiva y Delegadas Titulares de CIM, Secretario General de la OEA, Joao Baena Soares, Embajadores Representantes Permanentes de los 34 países de la OEA, Juristas, Expertos y el consenso de los  Gobiernos y Cancillerías del Sistema Interamericano, hasta que fue aprobada por aclamación el 9 de Junio de 1994, en Belem do Pará, durante la celebración de la XXIV Asamblea General de la OEA.. Hoy cuenta con 32 Ratificaciones que han provocado la creación de novísima legislación,  Políticas de Estado, Tribunales y Fiscalías Especiales y una nueva organización administrativa para la protección en las Américas, de las víctimas de violencia contra la mujer.

Los Instrumentos Jurídicos Internacionales como son la “ CONVENCION INTERNACIONAL SOBRE LA ELIMINACION DE TODAS FORMAS DE DISCRIMINACION CONTRA LA MUJER”- CEDAW-, la” CONVENCION PARA PREVENIR, SANCIONAR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER ” Convención de Belem Do Pará, aunadas a las Leyes Aprobatorias de los 186 países ratificantés de la primera, las 32 Leyes Aprobatorias a nivel regional, la CONVENCION UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS, LA CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS, la Jurisprudencia emanadas de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y de la Corte Penal Internacional, han creado lo que se denomina la ”JUSTICIA GLOBAL DE GENERO”.

Miranda se adelanta a los tiempos solicitando igualdad política y jurídica para la mujer ante la Convención Francesa, en 1792 como pionero de la Cultura de los Derechos Humanos de la Mujer.



JUICIO A MIRANDA ANTE EL TRIBUNAL CRIMINAL EXTRAORDINARIO Y REVOLUCIONARIO.   

 El 6 de Noviembre DE 1792, la fortuna lo corona nuevamente con la victoria de Jemappes. Posteriores reveses militares en Maestricht y en la batalla de Neerwinden, la conducta inadecuada con posterior traición y deserción del General Dumouriez, en conjunción con los  cambios de conducción política en Paris, complican la intachable y leal actuación de Miranda, quien es acusado injustamente de haber traicionado los intereses de la República Francesa.

Miranda es remitido, por Decreto de la Convención, luego de encrespados debates de parte de los miembros del Club de los Jacobinos, donde los extremistas: Robespierre, Dantòn y Marat contribuyen a formar la trama, al Tribunal Criminal Extraordinario y Revolucionario, Allí  el terrible acusador público Antoine Quentin Fouguir- Trinville, ordena el 19 de Abril de 1793, que sea detenido y conducido a la prisión de la Conciergerie del Palacio de la Citè de Paris, para ser enjuiciado.

Miranda nombra como defensor al célebre abogado Claude François Chaveau – Lagarde, una de los más grandes figuras del Foro francés, defensor de la Reina María Antonieta, Madame María Isabel, Carlota Corday y Brissot. Ha sido víctima de denuncias públicas de todo género, como era costumbre en aquellos días. Inculpado por unos y disculpado por otros, Miranda da respuesta a todos

El proceso comienza el domingo 12 de Marzo con la primera audiencia de testigos en el Tribunal, bajo la Presidencia del Juez J.J.M. Montanè. Se estima que más de 60 personas fueron interrogadas, durante las once audiencias que duró el proceso, como Testigos de Cargo y de Descargo, de todas las profesiones, civiles y militares, franceses, belgas y los siempre consecuentes amigos, disidentes radicales ingleses: Stone, Paine, Christie y Barlow, que habían conocido al General en los Estados Unidos o Inglaterra y  quienes confirmaron en sus declaraciones las convicciones republicanas de Miranda, profesadas durante la mayor parte de su vida.

El admirable relato de la vida de Miranda y el alegato de Chauvau-Lagarde, defensor del acusado de alta traición y de complicidad  con el General en Jefe Dumouriez, calificando la acusación propiamente dicha como “acusación inverosímil”.

Luego, el Presidente Montanè pregunta a los miembros del jurado: Dumout, Fallot, Brochel, Chrètien, Saintex, Jourdeuil y otros…, Si, Miranda ha traicionado los intereses de la Republica… a lo que responden unánimemente, cada miembro del jurado, cada juez, rechazando las imputaciones y  al emitir su opinión añadía un elogio de Miranda, en vista de lo cual el Presidente Montanè decide, el 16 de Mayo de 1793, que Francisco de Miranda queda absuelto de la acusación presentada contra él, por el Acusador Público y ordena sea puesto de inmediato en Libertad,  que su asiento de encarcelamiento sea borrado de los registros de las cárceles donde haya estado detenido

Concluida la sentencia,  Miranda tomó la palabra y se dirige a la audiencia en un discurso improvisado. El pueblo emocionado aplaude, tanto la resolución del Tribunal como las palabras del General, uniéndose en éstas manifestaciones el fiscal acusador Fouguier-Triville .Es sacado en hombros del pueblo, coronado de laureles y llevado hasta su casa en el Hotel de Saxe, rue du Vieux Colombier de París, recibiendo muestras de alegría y felicitación de sus amigos y compañeros de armas, por la justicia, reconocimiento del Tribunal y de la opinión pública a su conducta cívica y militar. El Abogado Chauveau-Lagarde manifestará posteriormente: “Que el día más hermoso de su vida fue el día que defendió a Miranda” (“Colomneia, Tomo XV. Pàg. 29).

 Es muy posible que Mary Wollstonecraft concurriera al Tribunal junto a su amiga Miss Williams y sus compatriotas quienes testificaron en el juicio, que asistiera el día de la Sentencia compartiendo la emoción de los ingleses y junto al pueblo parisino celebrarán la victoria de Miranda.



MIRANDA SE REUNE CON SUS AMIGOS DE FRANCIA E INGLATERRA Y MARY WOLLSTONCRAFT EN SU CASA A LAS AFUERAS DE PARIS.

Miranda decide alejarse del centro de las intrigas, mudándose con todos sus muebles, libros, arte y demás enceres a Mènilmontant, un pequeño suburbio en las afueras de Paris, Municipalidad de Belleville, para vivir retirado, en paz , alejado de los negocios públicos, en una casa que había alquilado a Tissot. Al efecto dice CHampagneux: “Se había retirado a una casa de campo en las puertas de Paris, donde mostraba las ricas colecciones de libros, gravados, cuadros y estatuas que había reunido en sus viajes”. El Presidente Montanè que sintió estima por el General durante el proceso, quiso que este conocimiento fuese más amplio, visitándolo en varias oportunidades dice: “He encontrado en Miranda un hombre con la cabeza mejor organizada, perfectamente instruido, cultivador constante de la literatura, las ciencias y las artes. He hallado en su casa una habitación inmensa compuesta de los libros  más selectos y más raros, mapas de todos los países y las mejores geografías”.

Entre otras visitas que recibía el General, no eran las menos frecuentes las de Miss Wiliams, la inglesa  lo ve: “Vivir como prudente, con sus cuadros, sus libros, dedicando sus ocios a la literatura”. Ella admiraba mucho a Miranda y encontraba en él: “una vasta provisión de observaciones útiles, un gusto seguro, de conocimientos raros, delicados en las bellas artes, lo cual hacia que su sociedad y conversación fuesen igualmente instructivas e interesantes”. Además “al mérito de una inteligencia y de una instrucción superiores, añadía la sencillez de costumbres que ordinariamente pertenecen a grandes almas”. Era un hombre que gozaba en Europa de la más alta reputación, poseedor de una energía sublime y demostraba el mismo talento como orador que como General”.

Según deja registrado Miranda en el Tomo XV de “Colombeia”,  “ A su casa de Menilmontant van a visitarlo el Presidente del Tribunal, Montanè y su señora, el ex alcalde de Paris, Petiòn, el Juez Dufriche des Madeleines, los ingleses Stone quien le daba cuenta de todo lo que pasaba en Paris, la escritora Helena María Williams, el poeta americano Barlow, su abogado Chauveau-Lagarde, el comerciante de estampas, Pierre Roux, testigo de descargo en el proceso, etc., al mismo tiempo que es invitado por Etiemne Chaviere, Ministro de las Contribuciones Publicas y el socio de Turnbull, J. Christie, quien le acerca a la célebre escritora inglesa Mary Wollstonecraft, futura mujer de William Godwin, autor de “Political Justice”.

Según indica “Colombeia” en el Tomo XV, respaldado por los Documentos Números: 3453, 3461, 3462, 3463, 3474 y 3478, “Allí en Menilmontant, Miranda, en aparente tranquilidad, continúa recibiendo invitaciones de personalidades como el del Ministro de Contribuciones, Etienme Chavier, el Presidente Montanè, el Juez Dufriche des Madeleines, sus amigos ingleses: Barlow, Stone, J. Chistie y de las escritoras inglesas Helena María Williams y Mary Wollstoncraft”.

Mary Wollstonecraft, nacida en Londres en 1759, es la pionera de los Derechos de la Mujer en el Reino Unido, decía en su libro “Vindicación de los Derechos de la Mujer”, publicado en 1792, “como el poder persigue la obediencia ciega, los tiranos y los libertinos están en lo cierto cuando tratan de mantener a la mujer en la oscuridad, porque los primeros solo desean esclavos y los últimos juguetes”. Es una obra extensa, en donde hace una fuerte defensa de la mujer como un ser racional, capaz de extraer beneficios de la educación y de cumplir los derechos de un ciudadano.

Fue una filosofa, como talentosa discípula del Pastor y Filosofo Richart Price, precursora de la filosofía feminista, argumenta que la mujer no es por naturaleza inferior al hombre, sino que tan solo puede parecerlo debido a que no han tenido acceso a la educación apropiada. Sugiere que los hombres y las mujeres deben ser tratados como seres racionales e imagina un orden social basado en la razón.

Decide  viajar a Francia para participar en los sucesos revolucionarios que había celebrado en su obra “Vindicación de los Derechos del Hombre”, editada en 1791, anterior a la muy conocida e influyente “Vindicación de los Derechos de la Mujer”, recién publicada.

Llega a Paris en Diciembre de 1792, un mes antes de que Luis XVI fuera guillotinado se relacione con los visitantes británicos cercanos a su amiga la escritora Helen Mary Williams y se une a los círculos políticos, literarios, filosóficos y de editores  en la atmosfera intelectualmente estimulante de la Revolución Francesa. En su famosa obra de 1792, había pedido que leyes del estado se usaran para terminar con las tradiciones de subordinación femenina y fuera el Estado quien garantizara  un sistema nacional de enseñanza primaria, gratuita, universal para ambos sexos.

Reta al Gobierno Revolucionario Francés a que instaure una educación igualitaria que permitiría a las mujeres llevar vidas más útiles y gratificantes. Las mujeres con su otra educación” podrían practicar la medicina, llevar una granja, dirigir una tienda y serán independientes y vivirán de su propio trabajo”. Aceptaba las opiniones de Rousseau sobre la educación de los muchachos, pero  les parecían deplorables y empobrecedoras en relación a las jóvenes, cuando decía que la educación debía prepararlas para realizar correctamente el papel de esposas

Mary Wollstonecraft  pensaba que el objetivo de la educación es: “corregir el carácter como ser humano, independientemente del sexo al que pertenezca”. Solicita la responsabilidad del estado sobre el matrimonio: debía intervenir para rescatar a las mujeres de maridos crueles y de aquellos que abusaban de su fuerza. Insinúa el divorcio que le otorga un Juez a la protagonista de su novela “María”. Creía que el estado debía de reformar el matrimonio, la educación y las leyes debían de acabar con la subordinación de las mujeres y que éstas no debían ser excluidas de la vida política.

Es importante resaltar que en la carta que le escribe T. Christie al General Miranda  donde lo invita a comer con Mary WollstoncrafT, ella le envía una nota con temas que quería hablar con él, tal como lo señala el Documento N· 3474 en el Tomo XV de” Colombeia”:







                                                         Lunes

Estimado Señor:                                             

¿Le convendría a V. que la señorita Wollstonecraft y yo saliésemos y comiésemos con V. el próximo jueves a las 4? Anexo están los temas sobre los que ella desea hablar con V.

Adiós,

T. Christìe

Al Ciudadano General Miranda

Casa del Ciudadano Tissot.  Mennilmontant

Esta Nota adjunta no se encuentra publicada en el citado Tomo, estoy realizando investigaciones manuscritos de la Obra original y con la Licenciada Gloria Henríquez Uscategui y Miren J. Basterra Ariño, ilustres miembros de la Comisión Responsable de la Edición de “ Colombeia”.

Seria interesantísimo conocer los temas que hablaron Miranda y Mary Wollstonecraft, en Paris.

Mary Wollstonecraft recoge valiosa información sobre los hechos que vivió durante ese tiempo en Francia,  que los traslada en su versión histórica de” Los Primeros Años de la Revolución Francesa”. Con la llegada del terror se refugia en El Havre y luego regresa a Londres.

En abril de 1795 contrae matrimonio con el escritor William Goldwin, en agosto de 1799 da a luz a su segunda hija Mary, falleciendo el 10 de septiembre de ese año-

Esta niña, ya mayor convertida también en escritora con el nombre de Mary Shelley dijo sobre su Madre: “… Era uno de esos seres, que solo aparecen una vez por generación para arrojar sobre la humanidad un rayo de luz sobrenatural. Ella brilla aunque parezca oscurecerse y los hombres crean que está apagada, pero se reanima de repente, para brillar eternamente”. 

Miranda deja su legado de justicia a las mujeres de todo el mundo, en su exordio 1792, a la Asamblea Nacional Francesa  para que se le reconozcan los Derechos a la Mujer, por ello bien podemos decir que es el Precursor de la Cultura de Respeto a los Derechos Humanos de la Mujer, derechos, que fueron Proclamados por la Conferencia Mundial de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, celebrada en Viena, en donde a través del testimonio de 33 mujeres se denunció la invisibilidad histórica de la mujer y se reconoció que como seres humanos tienen los mismos derechos de los hombres, 200 años después que el Generalísimo abogara por ellos, el 25 de Junio de 1993, hace apenas 20 años.


  



.





.   



.



.











 

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40