sábado, 9 de julio de 2011

Hace 50 años cuando se inauguró la Televisora Nacional se averió el transmisor.

OSCAR YANES
"Hace cincuenta años, el 22 de noviembre de 1951, se inauguró oficialmente la Televisora Nacional"
Mi amor ya viene la TV

"La gente está emocionada con ese gran notición porque La Billo's Caracas se verá en televisión", cantaba Manolo Monterrey y la popular guaracha de Gonzalo Molina, expresaba una inquietud nacional, especialmente cuando anunciaba: "tendré que comprar mi radio, mi radio-televisor". Las esposas le decían al marido cuando regresaba del trabajo: "Mi amor ya viene la televisión. Los aparatos los están vendiendo botados, ¿cuándo compramos uno?".

La futura suegra del humilde muchacho que iba a visitar a la novia, los lunes, miércoles y viernes de siete a nueve, lo recibía con una maléfica sonrisa: "Luis, felicite a su novia. Mi marido me le va a regalar un televisor para que cuando usted venga disfrute con ella de las delicias de un hogar. Lo primero que debe hacer un hombre es complacer a su mujer... Mi hija está contentísima y para que sepa, y no le diga nada, recibió al padre diciéndole: 'Luis hubiera hecho lo mismo".

Hace cincuenta años, el 22 de noviembre, se inauguró oficialmente la Televisora Nacional, pero la ceremonia que se hizo en el estudio con la presencia de Pérez Jiménez, Llovera Páez, Pedro Estrada, Laureano Vallenilla Lanz y Oscar Mazzei no salió al aire. Pocos segundos después de anunciar Magín Pastor Suárez el acto, el transmisor (que era provisional y había sido prestado por la RCA) se averió. La emisora salió al aire en pruebas el 22 de noviembre a las tres de la mañana y estuvo transmitiendo dibujos y documentales, que había conseguido Rafael Zapata Monroy con embajadas, hasta las 7 pm, cuando ocurrió el desperfecto.

Ese día el doctor Eduardo Arriaga Barreto, director de Telecomunicaciones, explicó a los periodistas que la Televisora Nacional "cuenta con un moderno transmisor RCA de 10 kilovatios de potencia para la transmisión de imágenes que, en combinación con una antena especial de alta ganancia irradiará una potencia efectiva de 40 kilovatios. Será la más potente de Suramérica. También cuenta con un transmisor de sonido de cinco kilovatios, y con equipos de estudio y transmisión remota para televisar toda clase de actos: un encuentro deportivo o una manifestación pública desde cualquier sitio de la ciudad".

"A fin de ofrecer un funcionamiento inmejorable la estación dispone además, de cuatro cámaras televisoras con tres lentes cada uno de 50, 90 y 135 milímetros, sin tomar en cuenta la cinematográfica".

El Gobierno informó que el costo total de la primera estación televisora que se instala en Venezuela, alcanza, incluyendo el edificio, a dos millones cuatrocientos catorce, quinientos sesenta y ocho mil bolívares con setenta y cinco céntimos, discriminados así: Equipos de radio, materiales e instalación: Bs. 1.539.568,75. Edificio y vía de acceso: 775.000,00. Instalación de aire acondicionado, fuerza eléctrica, equipo de intercomunicación, etcétera, Bs. 100.000,00.

Laureano Vallenilla le confesó esa noche a Juan Bernardo Arismendi: "Ya el coronel Pérez Jiménez dictó la consigna: Ni un paso atrás. Estas elecciones las ganamos como sea, con TV o sin TV".

Así son las cosas
EL UNIVERSAL

ayanes@cantv.net

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40