miércoles, 11 de mayo de 2011

Francisco Espejo, ilustre civil emancipador

Eumenes Fuguet Borregales (*)
En la población de Siquire, próxima a Santa Lucía en el estado Miranda, a comienzos del mes de abril de 1758, nació Francisco Espejo, hijo de Don Francisco Espejo y Doña Bárbara Caamaño; su nombre completo: Francisco Silvestre Espejo Caamaño.

Los estudios primarios los realizó en Santa Lucía, obtiene el grado de bachiller en artes en la Real y Pontificia Universidad de Caracas en 1775, y el título de bachiller en Derecho Civil en la misma universidad el 30 de abril de 1781.

Francisco Espejo figura junto a: Miguel José Sanz, José Antonio Osío y otros profesionales del Derecho como uno de los fundadores del Colegio de Abogados de Caracas, y tesorero de su primera Junta Directiva el 17 de agosto de 1788; posteriormente electo Decano de dicho cuerpo colegiado; correspondiéndole como tal presidir la sesión solemne de su instalación en 1792.

Entre 1797 y el 19 de abril de 1810, ejerció diversos cargos públicos de importancia tales como: Fiscal de la Real Audiencia de Caracas, comisionado para realizar la instrucción en la causa seguida contra la conspiración de los capitanes Manuel Gual y José María España.

Espejo igualmente actuó como juez en el proceso seguido en 1798 contra unos franceses revolucionarios en Maracaibo; como fiscal militar le correspondió actuar en el juicio contra de Francisco de Miranda, a raíz de su fallida invasión a Coro en 1806. En 1808 siendo Fiscal de la Real Audiencia de Caracas, se opuso al movimiento de cuarenta caraqueños que pretendían declarar la autonomía ante los sucesos de España por la invasión de Napoleón Bonaparte en mayo de ese año; Relator de la Junta Superior de la Real Hacienda.

El 19 de abril de 1810 asistió como Oidor de la Real Audiencia al acto del Jueves Santos en el Cabildo, acompañando al capitán general Vicente de Emparan, correspondiéndole firmar el acta de destitución de éste, y de la constitución del nuevo gobierno republicano denominado Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII. Ese memorable año, se desempeñó Fiscal de la causa seguida contra los implicados en el movimiento contrarrevolucionario de los hermanos españoles González de Linares. A partir de este momento se convirtió en un insomne defensor de la causa emancipadora, incorporándose como presidente de la Alta Corte de Justicia en marzo de 1811.

El 19 de abril de 1811, con motivo del primer aniversario del “grito que Caracas dio”, recorrió las calles y en la plazoleta de Santa Rosalía con su voz aleccionadora explicaba a los asistentes el significado de la efeméride. El 5 de julio invitó al Arzobispo Narciso Coll y Prat unirse a las celebraciones. El 11 de julio actúa como juez en el caso de los implicados en la fracasada intentona llevada a cabo por isleños en Caracas. El 25 de noviembre fue designado por el Primer Congreso gobernador de Barcelona donde redacta el reglamento electoral y el proyecto de Constitución de esa provincia, la cual no pudo aplicarse por los sucesos políticos que sucedieron mas adelante.

El 21 de marzo de 1812 fue electo miembro del Poder Ejecutivo y como integrante del Segundo Triunvirato Junto a Francisco Javier Ustáriz y Fernando Rodríguez del Toro, llegó a ejercer en forma alternada la Presidencia de la República, cargo en el que se mantuvo hasta el 25 de julio de 1812, fecha de la capitulación de Miranda. El 14 de agosto de 1812, fue detenido en la población de La Victoria y remitido al castillo San Felipe de Puerto Cabello, donde permaneció incomunicado hasta abril de 1813, fecha de su traslado a Valencia, sometido a juicio por causa de infidencia que se le seguía. Sobreseído su caso el 5 de julio de 1813, fue liberado y sus bienes restituidos.

Tras el triunfo de la Campaña Admirable, Bolívar lo nombra gobernador civil de Valencia, ciudad sitiada por los jefes realistas José Ceballos y Sebastián de La Calzada, defendida por el general Rafael Urdaneta desde el 28 de marzo de 1814 hasta el 4 de abril. Después de la derrota republicana en el sitio de La Puerta el 15 de junio de 1814, Boves se moviliza a Valencia, arremetiendo contra la indefensa población; El gobernador Espejo pudo huir, siendo capturado por una delación; el jefe español ordenó el fusilamiento y martirio de cientos de persona incluyendo a Francisco Espejo fusilado en la Plaza Mayor de Valencia el 15 de julio de 1814. Se desconoce donde reposan sus cenizas; el distinguido historiador Juan Vicente González al referirse al ilustre paisano dijo: “Alma de la sociedad, abogado audaz e instruido, ensimismado y fecundo, cuyos modales graves, voz sonora y estilo abundante y enfático gustaban a la multitud”.

Historia y Tradición
(*) Gral. de Bgda.
eumenes7@gmail.com

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40