domingo, 15 de mayo de 2011

ESQUINA EL QUEBRADO,ESQUINA DE PUENTE NUEVO. PARROQUIA SAN JUAN.CARACAS

Gerónimo Alberto Yerena Cabrera

ESQUINA EL QUEBRADO
El nombre del Quebrado para esta esquina se debió a la conformación física de un conocido personaje popular de la barriada de San Juan, el cual vivió en esa zona, posiblemente, a principio del siglo XIX. Esto es frecuente en la nomenclatura de muchas esquinas de Caracas, las cuales, algunas de ellas, se conocen por el nombre, el apodo, el oficio, la condición o las características particulares de personajes populares; esta denominación ha perdurado y aún desplazado, en algunos casos, a los nombres de personajes de reconocida prosapia, o sitios emblemáticos de la ciudad que, quizás, merecían ser más tomado en cuenta. Esto lo apreciamos en varios casos, como es: el de las esquina de La Gorda y de Romualda, la primera por el físico de la vecina, y ambas por sus famosos condumios; o de pulperos o pulperías, como Miraflores, Maturín, Medina-en la Pastora-; o de algunos personajes destacados, en su época, por asuntos banales desde el punto de vista histórico, como fue Juan Miranda, donde la esquina en que vivió lleva ese nombre, y ha confundido a más de un caraqueño, creyendo que se trata del Prócer Francisco de Miranda, el nombre de esta esquina.
Esta manera popular de comunicarse data desde la época de la colonia, quizás producto de nuestro mestizaje; una contribución importante de este modo de ser, lo aportaron los canarios, conocidos cariñosamente en nuestro país como: isleños; quienes tenían, frecuentemente, la costumbres de señalar por apodos o nombres inventados, según las circunstancias de cada quien, o de cada caso. Una mayoría de ellos se asentaron preferentemente en todo el valle de Caracas y sus alrededores. Sin embargo esta característica fue en todo el ámbito nacional, recordemos que, uno de los Estados venezolanos, su nombre se debe a un personaje popular.
El nombre de esta esquina (oeste 12/sur 10), situada a una cuadra de la actual Avenida San Martín, apareció por vez primera en el plano de Caracas del año 1843*,aunque ya la esquina correspondiente al Quebrado-situada en el ángulo suroeste de la manzana correspondiente-, y a la de Angelitos-situada en el ángulo noroeste, antiguamente llamada Angelitos de la Pilita-, ya aparecen en el plano de 1776:Nuestra Señora Mariana de Caracas y los límites parroquiales para 1776, y en el plano de Caracas de 1821, por supuesto, sin el nombre aún de las esquinas; las esquinas de Puerto Escondido y Puente Nuevo, que conforman actualmente el resto de la manzana, en esos planos del año 1776* y 1821*, no existían.
De las cuatro esquinas que limitan esta manzana sanjuanera, para el año de 1843, sí figuran las cuatro esquinas, pero sólo las dos primeras tenían nombres; la esquina del ángulo noreste:esquina de Puerto Escondido, y la situada en el ángulo sureste: esquina de Puente Nuevo, no tenían nombres asignados en los planos de la ciudad para ese año.
ESQUINA DE PUENTE NUEVO
Deriva su nombre por el segundo puente que se construyó sobre el Caroata, aproximadamente en el año de 1835 (el primero fue el de San Pablo, en el año de 1737), al ser inaugurado, las autoridades lo bautizaron con el nombre de Puente de la Unión; este nombre no tuvo aceptación popular y ni siquiera figuró en el plano oficial de esa época; pero el pueblo, el cual es el que impone, en muchos casos, los nombres de los sitios, desde el comienzo de su construcción lo había llamado Puente Nuevo, para diferenciarlo del de San Pablo. Finalmente triunfo la voluntad popular y en el año de 1875, en el plano mandado a levantar por el general Antonio Guzmán Blanco, aparece la esquina con el nombre de Puente Nuevo y la del norte de ella con el de Puerto Escondido.
Es propicio para recordar otra pequeña historia de Juan Röhl, relacionada con el tema:
En el mundo, sólo Caracas y Mérida de Yucatán, tiene nomenclatura por esquinas.

Mérida de Yucatán, en Mexico, comparte con Caracas la privilegiada, aunque no envidiable particularidad, de ser las únicas ciudades en el mundo cuya nomenclatura callejera se guía, no por calles, como todas las ciudades que se respetan, sino por esquinas, con pintorescos y caprichosos nombres cuyo origen es, la más de las veces, desconocido.
En Yucatán, y quizás sea también en el caso de Caracas, esta curiosa distinción se hizo en los tiempos coloniales con el fin de que los indios, ignorantes de letras y números, pudieran guiarse.
He aquí el nombre de algunas esquinas de la ciudad mexicana: El Flamenco, El Colmillo, El Elefante, La Mujer Vieja, El Mono, Las Dos Caras, etc.
Sin embargo, Caracas le gana en originalidad con las de: El Quebrado, Cristo al Revés, Quitacalzón, Pele el Ojo, Peligro, El Muerto, Traposos, La Viuda, Zamuro, Truco, Solitario, Platanal, Mi Resuello, Jabonería, Desbarrancados, Cola de Pato y otros nombres a cual disparatados.


*Planos de Caracas de los años 1776,1821 y 1843.
.-Irma de Sola. Contribución al estudio de los planos de Caracas. Ediciones Cuatricentenario. Caracas.1967.

yerena.geronimo @gmail.com

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40