jueves, 22 de abril de 2010

Antonio Ricaurte…”El Chispero”

Eumenes Fuguet Borregales (Ej.)
El 25 de marzo de 1814, desde tempranas horas de la mañana, el asturiano José Tomás Boves, recuperado de las heridas recibidas en ese sitio el 28 de febrero, al mando de ocho mil efectivos, decidió atacar de nuevo las posiciones republicanas, ubicadas en las estribaciones de la hacienda-ingenio de San Mateo, los intentos de llevar la iniciativa ofensiva los días 22 y 23 habían fracasado. La hacienda es propiedad de la familia Bolívar, adquirida por Simón Bolívar “El Viejo”, las fuerzas al mando del Libertador, totalizaban 1500 soldados de infantería y seiscientos a caballo, lo acompañaban distinguidos oficiales, entre ellos: Lino de Clemente, Ramón Ayala y Mariano Montilla. Para evitar la derrota en desiguales condiciones, realizaban acciones heroicas mediante la construcción de trincheras y fortificaciones improvisadas, ubicadas desde la población de La Victoria. Durante los vanos intentos de derrotar a Bolívar y capturar la hacienda, Boves se entera que en la parte alta de la hacienda-ingenio, se encuentra un polvorín custodiado por el valeroso capitán neogranadino Antonio Ricaurte, de veintiocho años, quien defendía tenazmente el depósito de municiones, algunos heridos y para tal fin disponía con apenas un pelotón de defensores. Aproximadamente a las once de la mañana, Ricaurte al ver la aproximación desde el cerro cercano de unos trescientos atacantes al mando de Francisco Tomás Morales, segundo de Boves, cantando victoria; no teniendo fuerzas suficientes para oponérseles, para evitar que el material bélico cayera en manos enemigas, ordena rápidamente desalojar de la Casa Alta los heridos y luego los soldados que lo acompañaban, a ellos les dijo “ Compañeros, volved a vuestras filas”; utilizando un tizón que le proporciona la señora Petrona, esposa del encargado de la hacienda, valerosamente se inmola mediante una explosión que causó grandes pérdidas a las fuerzas realistas, Bolívar aprovecha la confusión para atacarlos y ponerlos en retirada hacia Cagua y Villa de Cura, donde fueron derrotados el 31 de marzo en Bocachica por el ejercito que se aproximaba del oriente, al mando del general margariteño Santiago Mariño. Boves dejó en San Mateo unas ochocientas bajas entre muertos y heridos. Antonio Ricaurte nació en Villa de Leyva el 10 de julio de 1786, hijo de Esteban Ricaurte y María Lozano; estudia en el conocido Colegio San Bartolomé de Bogotá; se incorpora en la lucha emancipadora con el grupo que el 20 de julio de 1810, declara en Bogotá la independencia de la Nueva Granada. Con el grado de teniente de infantería de Guardias Nacionales; lucha a las órdenes del prócer Antonio Nariño, jefe de las fuerzas Centralistas, opuestas a las federalistas de Camilo Torres; su valor y tenacidad le hizo ganar por ironía del destino el cognomento de “El Chispero”. Forma parte del ejército libertador cuando el 27 de febrero de 1813 junto a Rafael Urdaneta, Atanasio Girardot, Luciano D´Luyar, los hermanos Manuel y Antonio Paris y Hermógenes Maza entre otros voluntarios, se unen en la población de San Cayetano a orillas del río Zulia a las fuerzas de Bolívar que concluían exitosamente la campaña sobre el río Magdalena y se aprestaban a iniciar la campaña Admirable para liberar a Venezuela. El fogoso Ricaurte, se destaca por su heroísmo en los combates de: Cúcuta el 28 de febrero, La Grita el 13 de abril, Carache el 18 de junio, Niquitao el 2 de julio, Taguanes el 31 de julio, Bárbula el 30 de septiembre y Trincheras el 3 de octubre. Ricaurte cual mártir voluntario de la libertad, se inmortaliza en San Mateo el 25 de marzo de 1814; allí tuvo su gloriosa tumba. El Libertador al observar el estruendo provocado por el singular sacrificio de Ricaurte, que prefirió inmolarse comentaría:” ¿Que hay de semejante en la historia a la muerte de Ricaurte? Este suicidio por salvar la patria, al ejército y a mi, sin mas esperanzas que el amor a la independencia y a la libertad, es digno de cantarse por un ilustre genio como Alfieri”. La memoria de Ricaurte es conmemorada cada 25 de marzo en San Mateo; los ejércitos de Venezuela y Colombia tienen unidades tácticas con su glorioso nombre, también en el estado Cojedes y en Colombia un municipio es honrado con su denominación; en la población de Villa de Leyva un Museo guarda algunas de sus reliquias. El gasoducto en construcción de 225 kilómetros en la frontera colombo-venezolana lleva también su preclara designación; el himno del estado Aragua en su III estrofa señala: En el campo sangriento de Marte-libertad a la patria ofrendó-la proeza inmortal de Ricaurte-que en tierra aragüeña- su olimpo encontró.
(*) General de brigada eumenes7@gmail.com
Historia y Tradición

1 comentario:

IRIA dijo...

Excelente descripción de un momento tan glorioso e nuestra historia. Qué Amor tan grande como para dar la vida por lo que crees, por lo que luchas???? Que la gloria de Ricaurte nos llegue al corazón y nos lleve a amar a nuestra Patria de igual manera.... Gracias por este escrito y lo que ello significa....

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40