sábado, 6 de febrero de 2016

MAESTRO FEDERICO SEGUNDO VILLENA PÉREZ

                                                                                                                             Oldman Botello*

    Federico Villena, a secas, fue un destacado músico aragüeño de enorme figuración en Caracas, Ciudad Bolívar y Villa de Cura a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y con poco reconocimiento nacional en los días que corren; solo se honra su nombre y actuación con la escuela de música que lo lleva como epónimo en Maracay y que al momento de su fundación se llamó Escuela Popular de Música en 1971, cuyo primer director fue el recordado maestro Oswaldo Guevara y funcionó en Las Acacias.  

   Desde hace algunos años, los diletantes de la historia en Turmero aseguraban que dicha ciudad era su cuna. La documentación que hemos localizado en varios repositorios demuestran otra versión que creemos es definitiva. Se dijo antes que su nombre era Federico Sarco Villena y lo relacionaban con la familia de educadores de mucha reputación oriundos de la capital de Mariño y que se prolongan hasta la actualidad. La versión que se corría es que la S de su nombre era en realidad el apellido Sarco, que se lo había desprendido por un caso similar al que le atribuyen al maestro Simón Rodríguez. Un pleito familiar. Por cierto que los Sarco eran de origen indígena.

  Pero comencemos por el principio. La familia Villena era oriunda de Caracas, de origen español, y residenciada en Turmero, pero los había también en Cagua y en Santa Cruz. En 1830 residían en dicha ciudad de Turmero doña Nieves Villena, de 80 años, de Caracas y Rosalía Villena, nacida en Cagua y residente en Turmero, de 40 años y ambas domiciliadas en la calle de la Libertad. Seguramente eran madre e hija.

  También en 1830 residían en Santa Cruz don José Villena, de 78 años, empleado, soltero, a pesar de su avanzada edad, cuando la expectativa de vida era de 50 años. Era oriundo de Cagua y pariente suyo Félix Villena, de 16 años, nativo de Santa Cruz. El escritor y crítico de arte del siglo XIX don Ramón de la Plaza fue quien divulgó originalmente la especie de que Federico Villena era de Turmero y supuestamente nació hacia el mes de mayo de 1835. Pero creemos rotundamente que Federico nació en Santa Cruz, pueblo adonde se fue a vivir su familia. Gente de origen humilde, el padre ejerció allí el magisterio. Hemos buscado su fe de bautismo en la iglesia matriz de Turmero y no aparece en la fecha indicada, pero todo apunta a Santa Cruz como la ciudad nativa.

   Ya adulto, Federico se va a Caracas y de allí pasa hacia 1864 a Ciudad Bolívar, ya todo un profesional de la música de cámara, religiosa y popular con rango de compositor, ejecutante de varios instrumentos entre ellos el piano y el violín, que fue el primero. En Ciudad Bolívar, ejerciendo la docencia musical en el Colegio del Estado Soberano de Guayana y como seguramente comió la cabeza de la zapoara, pez orinoqueño, allí se prendó de la joven Isabel María Welsh, tal vez de origen trinitario. De su fe de matrimonio que localizamos en el archivo catedralicio de la capital guayanesa obtuvimos que su nombre de pila era Federico Segundo Villena Pérez, hijo de don José Villena y doña María Nieves Pérez. El matrimonio se efectuó en la Catedral bolivarense el 4 de marzo de 1865. La novia era hija de don Pedro Welsh y doña Salvadora Salas o Saa (no está bien definido el apellido en el viejo libro de matrimonios de 1865).  De esa unión nació al menos un hijo, Federico Segundo Eladio Villena Welsh, el 18 de febrero de 1867, apadrinado por don Ramón Afanador, de las principales familias de la capital guayanesa y su abuela doña Salvadora de Welsh.

  El maestro Villena, después de solventados los problemas políticos que le amargaron la vida en Ciudad Bolívar y lo obligaron a huir a Trinidad, regresó a Bolívar y de allí partió definitivamente a Caracas donde dirigió la Banda Marcial por designio del presidente Ignacio Andrade, quien lo conoció en Villa de Cura donde dirigió la Banda del estado Miranda, de la cual era capital la ciudad del Curita y el Tucutunemo.

  Villena dejó entre otras composiciones música religiosa (compuso en 1890 un Himno en honor del Papa León XIII que remitió a través del cardenal Rampolla, Secretario de Estado y que mereció una bendición del Pontífice); música profana (zarzuelas y romanzas), música sinfónica para varios instrumentos; música de salón (valses, polkas, marchas, danzas), música de bandas. Fue exitoso ejecutante de violín, violoncello, viola, contrabajo, guitarra, timbales, pianio, órgno y armonium. Un músico completo.

    Esta es, pues la verdadera historia del maestro Federico Segundo Villena Pérez.


                                                     *oldmanbotello@hotmail.com

Bandera venezolana

Bandera venezolana

Automóviles de los 40

Automóviles de los 40